O estás con el referéndum soberanista de Cataluña o  estás contra Puigdemont y todo el Govern en pleno. La nueva víctima es el hasta ahora director de los Mossos d’Esquadra, Albert Batlle.

El hasta ahora máxima autoridad de la policía catalana ha presentado este lunes su dimisión ante el nuevo conseller de InteriorJoaquim Forn, a dos meses y medio de la fecha anunciada por el Govern para la celebración del referéndum del 1-O, según han informado fuentes policiales.

Batlle, un exalto cargo del tripartito que siempre ha defendido que los Mossos d’Esquadra deben ser políticamente neutrales e imparciales y que la policía catalana debe cumplir y hacer cumplir la ley, ha renunciado al cargo de director político de la policía catalana, al que accedió el 10 de junio de 2014, en sustitución de Manel Prat.

En un mensaje remitido a todos los agentes del cuerpo anunciando su dimisión, Batlle se muestra convencido de que “en los actuales momentos de la vida del país”, en el que el Govern plantea un referéndum de independencia para el 1-O, la policía catalana “seguirá perseverando” en su “misión de defensa de la seguridad y del bienestar” de los ciudadanos. “Y lo hará, como siempre, con escrupuloso respeto y sujeción a la ley“, agrega. 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEnseñanza y Libertad (y III)
Artículo siguienteInsensible oferta del Santander a los pequeños accionistas, incluido empleados, del Popular
Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre y Directora de Comunicación de HoffmannWorld y Catalina Hoffmann. Asesora a personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × cuatro =