El lenguaje, cuando no se utiliza adecuadamente, no sólo discrimina por razón de sexo, sino también por edad. Claro ejemplo de ello es la nota de prensa oficial del Poder Judicial que la pasada semana llamaba anciana a una mujer de poco más de 60 años y que, en el titular, destacaba esa supuesta ancianidad como si fuera relevante en el tema judicial.

El título de la nota de prensa, de la que se hizo eco Diario16, decía que “La Audiencia de Valencia condena a 15 años de prisión a una anciana que asfixió a su amiga con lejía tras golpearle la cabeza contra el suelo”. Ya en el segundo párrafo del texto de la nota oficial se destacaba que se trataba de dos sexagenarias.

Poco tienen que ver las mujeres y los hombres de 60 años hoy con la ancianidad. Los tiempos cambian, las sociedades evolucionan y mantener desde las instituciones determinados clichés en el lenguaje no ayudan a integrar.

Un informe demográfico de Consumer desata que se acepta el criterio de considerar que una persona se encuentra en la tercera edad a partir de los 65 años, “aunque esta apreciación nunca es exacta, pues ocurre que el envejecimiento es un proceso progresivo que no todas las personas sufren con la misma intensidad”. Actualmente , según este mismo estudio, se utiliza el término de “ancianos” para los que tienen más de 80 años y así diferenciarlos de los más jóvenes, dada la longevidad creciente que en general se observa en la población.

Esperemos que desde Prensa del Poder Judicial se tome nota.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorAsesinada una turista española en Costa Rica
Artículo siguientePedro Sánchez se reúne en Mallorca con Felipe VI
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

3 Comentarios

  1. Los jueces españoles estan cayendo en el ridiculo más manifiesto.
    Estos pájaros se creen Cadís, con el codigo deL Coran. Siglo XIII de nuestra era.
    Europa se rie de estos “magistrados”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis + 20 =