Arrojados a la multitud, con el aullido de los días y de las noches agrietando nuestro pecho, el mundo sin pausa avanza entre los labios. Como cuando llegas a casa y alguien te espera para que le digas que le amas. Como cuando sales de casa y azul el cielo sale a recibirte.

El ritmo del universo se recude a un gesto, a un minúsculo chasquido, al imperceptible movimiento de una sonrisa. Y sin embargo, volvemos a preguntarnos a qué dolor se debe tanta infamia. Por qué siempre son los mismos los que llenan las cunetas. Por qué siempre tiene que ser el pueblo el que calla y otros los que hablen por nosotros.

Alguien con un insulto, un harapo, un esputo, aquí, ahora, siempre, nos enseña la dirección del abismo, la tumba, la muerte exacta de nuestra identidad como hombres, como seres humanos que agonizamos día a día, sin una patria, sin un lugar que nos pertenezca. Todo nos lo han saqueado, incluso la dignidad. Y ya dejados a la mano de dios –si existe-, ya no siendo dignos de ser, dan en el blanco, echan por tierra las pocas esperanzas que nos quedan, dilapidan cada uno de los últimos sueños que nos pertenecen -no sois dignos de nosotros, nos dicen, mientras sacuden sus suculentos bolsillos a costa de nuestros muertos-.

Hemos perdido la frescura, la inocencia, la divinidad de sabernos vivos: la ínfima materia que mueve el mundo: la sonrisa. Ya no tenemos lo que hay que tener para salir a la calle a decir la verdad, aunque sea a costa de la vida propia, aunque sea por una razón capaz de azotar los pilares del cielo, del mar, de las estrellas. Aunque nos llamen locos, aunque nos postren entre rejas, aunque la libertad sea ese bendito atril donde poder pagar nuestros pecados.

Este es el himno de la esclavitud que nos han enseñando a cantar y a ti me encomiendo, amor, para purgar mis plegarias, como un cobarde cuando acepta su derrota, como un preso que reconoce su condena, para acabar escribiendo incansable cada página de tu cuerpo, a quemarropa, mientras que los siglos mueren uno detrás de otro, día tras día, sin apenas tener un trozo de poema que de sentido a este mundo.

Mientras que acabo recorriendo tus regiones más íntimas, hambriento de tu boca, gravitando alrededor de tus pupilas, golpeando las puertas de nuestro dolor, hasta abrir en canal nuestros labios, amor, a quemarropa, mientras que vuelven los siglos a morir uno de tras de otro, día tras día, sin apenas tener un trozo de pan que poder echarnos a la boca. Este es el himno de la esclavitud que nos han enseñando a cantar y a ti, amor, me encomiendo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorCasi todo sobre sus padres
Artículo siguienteJuristas internacionales determinan la ilegalidad de las acciones del Gobierno español contra el independentismo
Guillermo de Jorge (Guillermo George Hernández), Santa Cruz de Tenerife, 1976. Cursó Filología Inglesa en la Universidad de La Laguna. Suboficial del Ejército de Tierra del Arma de Infantería, es Diplomado Superior de Montaña por la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales del Ejército de Tierra. Ha participado en operaciones de seguridad y misiones de paz, significando su estancia en Mauritania, Afganistán e Irak. Ha estado en países como Marruecos, Portugal, Senegal, Sierra Leona, Kuwait, Francia. Poeta - soldado, armas - letras, en la actualidad ejerce la presidencia de la Asociación Nacional Círculo Artístico Cálamo. Miembro del Centro Andaluz de las Letras, ha colaborado con medios de comunicación, destacando sus colaboraciones con el Diario de Sevilla, con el periódico La Voz de Almería, el Periódico El Día de Canarias y el Periódico El Mundo. Dirige la Colección “Letras del Mediterráneo”, de la Editorial Playa de Ákaba. En 2008 fue nombrado Miembro del Instituto de Estudios Almerienses. Le ha sido otorgado por la Junta de Andalucía, Diploma por su contribución y participación en Nueva Literatura Almería y fomento de la Cultura 2004. Accésit del Premio Creación Joven de Poesía de la Universidad de La Laguna 2005, actualmente colabora con Diario de Almería y Onda Cero Almería. Ha participado en encuentros literarios de carácter nacional e internacional, destacando el Festival Internacional de Getafe de Novela Negra, el Encuentro Nacional de las Letras Islas Canarias, Festival de Poesía del Mediterráneo o el Ciclo Internacional de Poesía Ciudad de Valladolid, estando sus textos reunidos en varias antologías poéticas y narrativas. DATOS BIBLIOGRÁFICOS Ha publicado diez libros de poemas, entre ellos: “Corporeidad de la Luz", Ediciones Idea, 2006 y “HK-G36E", prologado de Rafael Guillén, Premio Nacional de Literatura. Instituto de Estudios Almerienses, 2008. Ha colaborado con revistas especializadas, como la Revista Literaria Río Arga, Navarra; La Galla Ciencia, Murcia o la Revista Literaria Culturamas, Madrid. Y sus textos han sido publicados en suplementos literarios, destacando: “Selección de poemas" Publicado por el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Puebla, México. “Varied poems" Publicado por la Universidad de Columbia, EE.UU. En narrativa ha publicado: “Relatos a Glo”. Editorial Ediciones Idea, 2008. Como Cuadernos de Combate ha editado: “Irak: Diario de un legionario”, publicado por el Periódico La Voz de Almería, 2004. “Afganistán: Diario de un Soldado”, prologado por Lorenzo Silva, Premio Planeta de Novela. Editorial Playa de Ákaba. 1º Edición, Dic 2015. 2º Edición Feb 2016. 3º Edición Sept 2017. Exposiciones fotográficas realizadas: “Afganistán: Pasajes”. Monográfico junto con Lorenzo Silva y comisariada por el artista plástico Fernando Barrionuevo, en la Sala de Arte Contemporáneo MECA Mediterráneo Centro Artístico (Almería, Andalucía).

1 Comentario

  1. cuando murio Sastre la gente en la comitiva funebre que era kilometrica
    bo decia que habia ido al funeral sino a la mani a protestar por la muerte del filosofo
    Antes habia manis cada semana o mes en la UNi taller calle etc
    Los menores de 30 apenas saben lo que es esto
    prefieren el bar, el tabaco, los videojuegos y el DVD de sillonbol

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

7 + 20 =