No voy a hablar de Juana. Aunque me han pedido por activa y por pasiva que lo haga, no voy a hacerlo.

No voy a hablar de Juana porque se han vertido ríos de tinta y agotado horas de emisión y no hemos conseguido más que exacerbar los ánimos y no llegar a ningún sitio

No voy a hablar de Juana porque el tema se ha reducido a un enconado debate a favor o en contra sin más opción que el encasillamiento.

No voy a hablar de Juana, porque su caso ha eclipsado cualquier otro debate sobre la violencia de género, incluidos los asesinatos de varias mujeres a los que apenas se ha dedicado tiempo.

Y no voy a hablar de Juana porque me niego a alimentar un circo mediático que ha desviado el foco de atención del problema a la pura anécdota.

Confieso que en algún momento pensé hacerlo. Pero a la vista del sesgo que tomaba el tema, no tardé en cambiar de opinión. Porque nada de lo que pueda decir va a hacer pensar a quienes ya tienen una posición tomada. ¿A favor o en contra? No sé de qué.

Porque no apoyar las decisiones de esa mujer y del entorno de asesores varios, jurídicos o no, que la rodean, se considera una traición al feminismo. Y hacerlo, una traición al Estado de Derecho. Y, lo que es más desazonador, tratar de mantener una posición ecléctica, en que no todo es blanco o negro, también se tilda de reprochable. Hace apenas unos días, alguien me recriminaba por mi ecuanimidad o equidistancia, según su propio criterio. Por no hablar de quien, ante un artículo en el que hablaba sobre la presunción de inocencia, utilizó para responder el razonadísimo argumento siguiente: “feminazi, te llegará tu hora”. Menos mal que hablaba de la presunción de inocencia del maltratador, que si llego a hablar de los derechos las víctimas, no sé qué me hubiera dicho. Y lo peor es que no era un caso aislado. Pero tampoco es éste el sitio para ejercer de plañidera de mis propias cuitas.

Que hay que mojarse, dicen. ¿Y por qué? Como si estuviéramos en un partido de fútbol y hubiera que ir con el Barcelona o con el Madrid y, de paso, insultar al contrario o al árbitro. Tal vez sea porque el fútbol no me gusta, pero no va conmigo el enfrentamiento en vez del diálogo.

Hay que estar no solo con Juana, sino con todas las mujeres víctimas de maltrato. Pero eso no implica confianza ciega y asumir todas sus acciones como si fueran propias e incontestables. Quizás estar con ella hubiera implicado actuar de otro modo porque, al final de la corrida, se ha vuelto al punto de partida, y en peor situación para ella. No solo no ha evitado lo que pretendía evitar, el cumplimiento de una resolución judicial, sino que, para acabar cumpliéndola, se ha visto envuelta en un nuevo proceso judicial y esta vez con la condición de investigada.

A los hechos me remito, pues. La resolución judicial en cuestión se ha acabado cumpliendo, y por el camino hemos tenido un circo de dimensiones épicas, que ha acabado pagando la propia Juana con su imputación judicial. Y, lo que es peor, una fractura entre quienes siempre han defendido a las víctimas porque hay quien ha entendido que solo había una manera de hacerlo.

Y en el ínterirn, ¿quién ha pensado en esos niños? ¿Alguien se plantea que, por más que aparezca su imagen pixelada, sus apellidos les acompañarán a lugares donde mucha gente conozca su historia? ¿Que ventilar su vida les va a perjudicar, acabe como acabe esto? ¿Qué se han convertido en el epicentro de un huracán mediático de donde pueden haber salido tocados para siempre?

Era el momento de plantear, de un modo serio y sosegado, los posibles fallos de nuestra legislación en torno a la protección de los menores en casos como éste. De hacer propuestas y arbitrar medidas. Pero no interesaba este debate estando la carnaza encima de la mesa. Había que buscar la entrevista en la puerta del juzgado, las voces a favor o en contra, el vociferio por sí mismo, el enfrentamiento. Una oportunidad de oro perdida.

Y mientras, durante este mismo verano, han asesinado a varias mujeres. Pero apenas les han dedicado unos minutos de atención. El tema de la violencia de género ha quedado reducido a un simplista “a favor o en contra de Juana”, que otros han aprovechado para reabrir un “a favor o en contra de la ley integral para la violencia de género”. Y eso, en pleno momento supuestamente histórico de un pacto de estado que solo parece papel mojado y una excusa para hacerse fotos.

Deberíamos pensarlo. Mientras perdemos el tiempo en estas cosas, muchas mujeres pueden ser asesinadas, apalizadas, amenazadas o humilladas. Hay mucho trabajo por hacer. Entre otras cosas, una seria labor de autocrítica y una reflexión pausada sobre qué es lo que falla.

Quiero creer que todas las personas estamos a favor de las víctimas y en contra del maltrato. Y ahí sí que no caben medias tintas. Por desgracia, todavía son muchas. No salen en la tele, pero están esperando que les den soluciones. Y en ellas es en lo que hay que centrarse. Y en sus hijos e hijas.

No voy a hablar de Juana. Porque aunque lo hiciera, nadie quiere en realidad opiniones sino adscripciones incondicionales. A favor o en contra.

No voy a hablar de Juana, aunque dentro de nada ya no lo hará nadie. En cuanto otra historia acapare el foco mediático, abandonarán a Juana y a sus hijos a su suerte. Sin que nada se haya resuelto sino todo lo contrario.

No voy a hablar de Juana hoy. Aunque me gustaría hacerlo el día de mañana para afirmar que todo esto sirvió para algo más que proporcionar tema de entretenimiento.

Por eso no quiero hablar de Juana. Aunque sí de lo que hemos aprendido con el caso de Juana. O lo que deberíamos haber aprendido, vaya.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

15 Comentarios

  1. Si Susana mejor que no digas nada……..puro victimismo,ya estamos cansados de esta mierda de país.A los hombres les recomiendo que vayan a otros países y se traigan mujeres a España y a cambiar el sexo femenino de aquí que está maleado y mal acostumbrado.Mejoremos la raza femenina.Las Moldavas,Montenegrinas,Búlgaras son mujeres esbeltas,guapas y tienen elegancia natural.Saben llevar esos malos momentos que tienen quince días al mes e incluso se apartan un poco del hombre para no molestarles.

  2. La condena por un delito de violencia de género, que aparta al padre del entorno familiar y de la comunicación con la madre, imposibilita el ejercicio de la función parental adecuada al interés de los hijos y, por tanto, el ejercicio de la custodia compartida.
    Así lo ha declarado la Audiencia Provincial de Cantabria en una sentencia de fecha 9 de marzo de 2016 (sentencia número 153/2016, ponente señor Fernández Díez), por la que revoca la decisión del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Santander que había otorgado la custodia compartida de sus hijos a un hombre que condenado por un delito de malos tratos.
    Prevaricación por el abogado del estado,por la juez Siles,por apelación y por la juez que la acusa de sustracción de niños la sentencia de arriba no puede ser mas clara desde la condena es Juana la única que puede tener la custodia. Esa es a ley española.No hay mas.

    • Tu eres la que la senda se acaba y sigue… Si yo dejo a mi hijo con un maltratador, que soy ? Mal padre, mala madre etc. Porque Juana se marcho de mochilera con su nuevo novio a recorrer asia, no una semana sino unos cuantos meses y dejo al hijo con su padre, entonces no era maltratador… No le importaria mucho el hijo… Prefirio su viaje. En este pais no coge una alelad@ mas..

      • La cuestión es lo que dice la ley española si estás condenado por maltrato ningún juez te podrá dar el niño.
        Esa es la ley.Si no te gusta cambiarla

      • Este italiano es bastante capullo y flojo.Dejaba que su mujer saliese por las noches y regresara de madrugada.La tal Juana se fue de viaje con otro tipo-sin estar con los hijos durante meses-y el tal Francesco la vuelve aceptar entre sus brazos.Francesco parece muy dócil y no le hace ascos a un par de cuernos.A ella parece que le gusta la juerga,la noche y los machos mas que a mí un plato de calamares rebozados.

  3. La información anterior anterior la. tiene el. Centro de la mujer de Maracena que ya la conocían y están en ello.
    El ello hubiera sido en el juicio por sustracción responder al juez::
    Señoría según sentencia ,153/2016 ponente Fernández Diez me quede los niños porque según esta sentencia son mios y nunca jamas podran ser del padre.
    En vez de eso se dedicaron a coger de la cintura a Juana y a darle achuchones! A una heterosexual. Ustedes han publicado un artículo de trata de blancas!

    • Deja de beber agua… que te sienta mal, ah y aprende a razonar tus escritos, hay que esforzarse para saber si lo escribio un simi@ o un ser racional

      • Querido no son mis escritos el primero está claro si eres un maltratador la ley Española dice que jamás podrás tener el nIño

        • No eres mas lela porque no tienes capacidad, los hijos son italianos, la residencia es italia y la ley de violencia de genero solo da asco y os viene bien a las feminazis, los maltratadores sean quienes sean lo han de pagar, y en el caso de Juana no hay malos tratos, solo riñas segun la sentencia. Coñe no bebas mas agua que te vas a quedar sin neuronas…

          • Vamos a ver aclarame algo si no hay maltrato porque en el 2009 ya Juana tiene la custodia del niño Nacido en españa

  4. La ley de violencia de género es un engendro creado paradójicamente por un denunciado por maltrato.La violencia desgraciadamente está en el ADN del ser humano.Por cada mujer que muere en manos de un hombre mueren quinientos hombres en manos de otro hombre.No debemos preocuparnos sólo de la mujer.Esta ya de por sí está hiperprotegida por la sociedad con ayudas,prebendas y privilegios de todo tipo.Hay violencia contra los hombres,los ancianos,los niños,no sólo contra las mujeres.

    • Te equivocas la definición de raza incluye la nno violencia y protección entre sus miembros. Esos matones no son humanos y deben se apartados de la raza como no humanos..
      Es biioologia aplicada de mi partido humanos.Estas mutaciones deben ser desalojadas del termino humano=macho,hembra,cría como depositarios y unoicos responsables de la supervivencia de la raza.
      Y esos con el ADN cambiado calificados como no humanos.No es un humano aquel que se revuelve contra la familia.
      El termino para encontrar un mutante es sencillo como ves y esta Susana lo es plenamente y como tal no podría ser un humano en una sociedad que defina la ley y al individuo como macho hembra cría.14

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno + catorce =