Ya sea porque nos hemos quedado en paro, porque aún no hemos dado el salto al mundo profesional o porque tenemos nuestra nómina atada en otra entidad es probable que en algún momento queramos abrir una cuenta corriente, pero no podamos domiciliar ingresos regulares. Para muchos consumidores, contratar una cuenta sin comprometerse a domiciliar su nómina es sinónimo de pagar comisiones. Pero no todos los bancos siguen esta política. Algunas entidades reciben con los brazos abiertos a los clientes sin ingresos

Por lo general, la banca suele premiar a los clientes que domicilian sus haberes regulares, ya sea la nómina, la pensión o la prestación por desempleo. Incluso algunos aceptan como ingresos las transferencias regulares de un determinado importe. En estos casos, la operativa básica suele ser gratuita, la cuenta está exenta de gastos de mantenimiento e, incluso, el cliente disfruta de ventajas extra como descuentos, rentabilidad o regalos. Todo son bondades cuando se llevan los ingresos al banco, pero ¿y si un día dejamos de hacerlo? En ese caso, lo más probable es que las ventajas se acaben y lleguen las comisiones, a menos que sustituyamos la nómina por otro tipo de vinculación, como una pensión o una prestación por desempleo, que muchos bancos también valoran, señalan desde el comparador de cuentas HelpMyCash.com.

Cuentas sin comisiones y sin vinculación

Pero si nuestra situación nos impide domiciliar nada o, simplemente, no queremos hacerlo, no está todo perdido. Algunos bancos disponen de cuentas corrientes sin comisiones que no exigen vinculación y que, además, no cobran por el mantenimiento y la administración, ni aplican comisiones sobre las transferencias, los ingresos de cheques, las tarjetas asociadas o las retiradas de efectivo.

La banca online es la que atesora la mayoría de estas cuentas. Se trata de productos que permiten realizar la operativa básica gratis sin pedir una nómina a cambio ni ningún otro requisito de vinculación. Tampoco exigen que se mantenga un saldo mínimo, por lo que son una opción a tener en cuenta tanto por aquellos que quieren una cuenta para un uso esporádico como por los que la necesitan para el día a día, pero no tienen haberes que cargar mensualmente. Es decir, que se les puede dar el uso que se quiera, incluso mantenerlas a cero euros por tiempo indefinido.

En cualquier caso y como ocurre con cualquier otro producto financiero, antes de firmar se debe leer el contrato y la “letra pequeña” y prestar especial atención al apartado de los requisitos y de las comisiones, para evitar sustos en el futuro.

Media docena de bancos online

Actualmente el escaparate bancario español cuenta con alrededor de media docena de entidades, entre marcas comerciales y bancos como tal, que operan a través de Internet. Y muchos de ellos ofrecen cuentas corrientes sin comisiones y sin vinculación. Es el caso de ActivoBank, imaginBank, Self Bank u Openbank. Todos ellos comercializan este tipo de cuentas básicas que no tienen requisitos de apertura y que son gratuitas. Además, algunos ofrecen ventajas extra como la posibilidad de contratar productos con una rentabilidad superior a la media, como Openbank o Self Bank, o la opción de sacar dinero de un amplio parque de cajeros sin coste, como imaginBank que da acceso a todos los cajeros de CaixaBank, la red más extensa del país con alrededor de 9.500 terminales, y que además permite sacar dinero gratis de cualquier cajero de la eurozona situado fuera de España, unos 200.000 más.

También podemos encontrar otro grupo de entidades virtuales que, si bien comercializan cuentas libres de gastos y de ataduras, están enfocadas al ahorro y no al manejo de las finanzas diarias. Es el caso de Coinc, plataforma que únicamente comercializa una cuenta de ahorro al 0,30 % TAE o de Banco Farmafactoring, que dispone de una cuenta de ahorro al 0,20 % y de un amplio catálogo de depósitos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × tres =