Laura Baena puede parecer frágil al primer golpe de vista. Pero no lo es. En menos de cuatro años ha creado el movimiento Malasmadres que moviliza a 600.000 mujeres, y el domingo movilizó a más de 3.200 personas en la carrera popular en el centro de Alcobendas para reivindicar un cambio social en materia de conciliación. Una jornada deportiva en la que participó hasta el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

“Por supuesto que somos feministas”

Impresionante la participación y visibilidad de la carrera por la conciliación laboral de ayer en Alcobendas (Madrid), con participación incluso del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. ¿Sois una organización feminista?

No tengo palabras. Solo emoción y orgullo, ayer fue un día muy grande para nosotras, sobre todo porque más de 3.200 Malasmadres corrimos para reivindicar la necesidad de un cambio social en materia de conciliación. Una misma causa social que unió a mujeres en más de 40 ciudades, mujeres que cada día luchan y superan obstáculos para no tener que renunciar a su carrera profesional. Nuestro grito “Yo no renuncio” llegó al Gobierno y ayer conseguimos el compromiso político del presidente Pedro Sánchez. Espero que estas palabras pasen a ser hechos y se materialicen en medidas que formen parte de un Pacto de Estado por la conciliación como llevamos impulsando desde febrero en nuestra campaña rompeleelmuro.com Y por supuesto que somos feministas, ¿acaso hay otra manera de reivindicar los derechos de la mujer? Desde hace 4 años luchamos por ser iguales en el hogar y en el mercado laboral, solo así podremos tener un papel digno en la sociedad.

Haces del humor, hacéis en Malasmadres, una forma de reivindicación como si no quisierais ofender… ¿Es necesaria la paciencia para lograr esa conciliación que brilla por su ausencia?

Todo comenzó hace 4 años cuando empecé a desahogarme en twitter. Reírse de los intentos fallidos por ser esa madre perfecta que nos exige la sociedad fue liberador para mí y ahora lo es para más de 600.000 mujeres que forman la comunidad. Desmitificar la maternidad, romper el mito de la madre perfecta y luchar por una conciliación real, con mucho esfuerzo, pero sin perder el humor. Yo creo que el humor es el mejor recurso para reivindicar, para superar una situación negativa y para poder lanzar mensajes que si no serían más duros. La situación es crítica, la realidad social nos demuestra que nos queda mucho por hacer. Pero el humor, la sonoridad y la unión de todas es lo que nos hace fuertes. Confiar en que juntas somos capaces de mover mucho y hacer oír nuestro grito “yo no renuncio”.

Hoy en día, ¿qué diferencia hay en los hogares y las familias entre el padre y la madre en cuanto a responsabilidad familiar?

La corresponsabilidad está lejos de ser una realidad en nuestro país. Los datos de nuestro estudio “Somos Equipo” del año pasado así lo demuestran. La mujer sigue siendo la principal responsable del cuidado de los hijos y las tareas doméstico familiares. La maternidad destapa los roles tradicionales de una sociedad que necesita de la implicación urgente del hombre. Por ello vemos tan importante que medidas como los permisos igualitarios e intransferibles de maternidad y paternidad sean una realidad pronto en este país, una palanca de cambio transversal que cambiará el modelo social imperante. Pero eso es solo el primer paso de muchas medidas que se tienen que implantar para que podamos acabar con la realidad de que “6 de cada 10 mujeres renuncian a su carrera profesional al ser madres”.

Eso sí, ha sido en vuestra carrera, en el evento de ayer por la conciliación cuando Pedro Sánchez ha anunciado medidas y presupuesto-si consigue los apoyos suficientes en el Congreso- para la universalización de la educación de cero a tres años, y una apuesta clara por la Igualdad entre los permisos de maternidad y paternidad. Si de ti y las malas madres dependieran las políticas por la Igualdad, ¿qué medidas prioritarias tomarías?

Llevamos más de 3 años trabajando para que la maternidad no aleje a la mujer del mercado laboral. Un cambio social que depende del trabajo conjunto de Gobierno, Empresas y Familias. Hay 3 caminos fundamentales. Por un lado, leyes que sean palancas de cambio como los Permisos Igualitarios e Intransferibles de maternidad y paternidad, incentivos fiscales para pymes que implanten jornadas continuas con flexibilidad horaria, universalización de la educación de cero a tres años, pero también apoyo cuando son más mayores. Hay que sentarse y trabajar en un pacto de Estado por la conciliación. Desde la empresa, empezar a trabajar por objetivos, entender que la flexibilidad de jornadas es el camino, no reducir las medidas de conciliación a la reducción de jornada o a la excedencia porque no son soluciones, son medidas que cortan la carrera profesional de muchísimas mujeres, trabajar en planes de igualdad que apoyen la conciliación para todos y todas, no solo cuando somos madres, apostar por el teletrabajo cuando es posible. Y la educación, trabajar los valores de corresponsabilidad desde que son pequeños. Porque necesitamos un cambio de los roles tradicionales. Para que el día de mañana nuestras hijas no tengan que renunciar. Para que el día de mañana nuestros hijos sean corresponsables.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce − 14 =