Por desgracia, Julian Cadman, el niño de 7 años que en principio se dio por desaparecido, está  entre las 13 víctimas del atentado de Barcelona. El niño, con  doble nacional británico-australiano,  ha vivido en Sídney durante los últimos tres años.

El padre de Julian Cadman, llegó a Barcelona a las 5.45 de la tarde y visitó las instalaciones donde las víctimas están siendo identificadas, con  esperanzas de encontrar vivo a su hijo.

Por desgracia,  su padre Andrew Cadman, reconocía a su hijo entre las víctimas del terrible atentado en Las Ramblas de Barcelona. Su madre Jumarie, conocida como Jom, permanece en estado grave en el Hospital Vall d’Hebron de Barcelona.

Un portavoz de la Vall d’Hebron dijo que la familia no quería hacer ningún comentario público en esta etapa dolorosa de su vida.

Se espera que el Sr. Cadman, que ha llegado  tras  un largo vuelo desde Sydney, pase  la noche en el hospital, donde se le ha ofrecido apoyo psicológico.  Los miembros de la familia que le  acompañan fueron recibidos por funcionarios consulares australianos.

Los Mossos d’Esquadra emitieron una nota pública para corregir los informes  de que el niño de siete años había sido “encontrado vivo” en un hospital de Barcelona.

El héroe que ayudó a la madre de Julian

Fouad Bakkali, un farmacéutico musulmán, consoló y ayudó a la Sra. Cadman mientras ella yacía en el piso de su tienda, asegurando que Julian, de 7 años, estaría bien.

Bakkali que trabaja en una farmacia de Las Ramblas, estaba detrás del mostrador cuando escuchó un fuerte estallido y la gente empezó a entrar a la tienda. En un minuto, un oficial de policía llevó a una mujer gravemente herida en sus brazos a la farmacia y la colocó en el suelo, junto a otra mujer herida. “Estuve con la madre, australiana, hasta que llegó el médico”, confirmó Bakkali a News Corp ayer.

“Estaba a su lado ayudándola, diciéndole: Tranquilízate, no te preocupes” El farmacéutico dijo que Cadman parecía estar sufriendo mucho dolor por sus dos piernas rotas, una lesión en la espalda y una herida en la cabeza.

Sin embargo,  la madre del niño ignoró el dolor y pidió información sobre su pequeño, que había viajado a España con ella mientras asistía a la boda de un amigo. “Ella estaba preguntando todo el tiempo acerca de su niño pequeño. Me preguntó ¿dónde está mi hijo?. Me dijo que tenía siete años “, recordó un afligido Sr. Bakkali.

“Le dije, él es bueno, todo estará bien”. El señor Bakkali se quitó su túnica de farmacéutico y cubrió a la señora Cadman con ella, y cerró las puertas de la farmacia, quedándose encerrando con unos cincuenta turistas aterrorizados.

“Ayudé a mantenerla respirando hasta que llegó el doctor”, dijo.

Los paramédicos llegaron después de algún tiempo y llevaron a Cadman y a la otra mujer al hospital.

Bakkali vino a España desde Marruecos hace 10 años y dijo que, como musulmán, siempre había encontrado Barcelona un lugar maravilloso para vivir.

Otro héroe ayudó al niño en sus ultimos suspiros

Un hombre, identificado como turista de Birmingham Harry Athwal, se inclinó sobre el niño, que estaba detrás de la furgoneta blanca, después de producirse el terrible atentado, tratando de hacer primeros auxilios.

“Le estaba acariciando el cabello y limpiándole las lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la acera en Las Ramblas”, dijo el Sr. Athwal a The Mirror.

“Se parecía a mi propio hijo. Era de la misma edad, de siete u ocho años. Le pasé las manos por el cabello, era para reconfortarlo.”

El ministro británico de Relaciones Exteriores, Boris Johnson, también envió sus condolencias a la familia.

El Departamento de Relaciones Exteriores y Comercio de Australia publicó esta declaración en nombre de la familia Cadman:

Julian era un miembro muy querido y adorado de nuestra familia. Como él estaba disfrutando de los lugares de interés de Barcelona con su madre, Julian fue arrebatado tristemente de nuestro lado. Él era tan enérgico, divertido y descarado, siempre con una sonrisa. Somos tan bendecidos por haberlo tenido en nuestras vidas y recordar sus sonrisas y mantener su memoria querida a nuestros corazones.

“Quisiéramos agradecer a todos los que nos ayudaron en la búsqueda de Julian. Su amabilidad fue increíble durante un momento difícil. También reconocemos que no somos la única familia en ser afectada por los atentados, nuestras oraciones y pensamientos están con todas las personas afectadas. “No haremos más comentarios sobre esta tragedia y pediremos a todos, especialmente a los medios, que nos den la privacidad que necesitamos para afligirnos del ojo público”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Once − Nueve =