Hace dos semanas el ministro del Interior en sesión de control en el Congreso vino a dar explicaciones sobre la delincuencia, robos y hurtos en la zonas rurales. Algo que importa y mucho para quienes el campo forma parte de su sustento, los agricultores, el sector primario en nuestra economía. También importa a quienes han de evitar que estos delitos se comentan, pues es su trabajo la seguridad ciudadana, la Guardia Civil encargada por las competencias que le atribuye la Ley 2/86 de la vigilancia y control en el ámbito rural.

El Sr. Zoido cometió un desliz que pasaría desapercibido sino fuera por la responsabilidad que ostenta, y es que llegó a recriminar a los agricultores no ejercer la suficiente vigilancia sobre sus tierras, cultivos y maquinaria. Una vez más el recurso “balones fuera” y transmitir la responsabilidad a quienes piden soluciones. La realidad es que es a él a quien le toca remangarse y ejercer responsabilidades. Vamos con retraso en una reforma en la seguridad pública de España. Las características, la población, los hábitos y costumbres no son los mismos hoy día que cuando se configuró el actual modelo policial; la sociedad se ha transformado y con ella la delincuencia. Las distancias se recorren en menor tiempo, la tecnología permite maneras de comunicarnos con las que hace pocos años parecería ciencia ficción, las carreteras y automóviles se han modernizado, hoy día se recorre en horas distancias que no hace mucho eran días, y por estos motivos vamos ya con retraso en una reforma que permita mejorar sustancialmente la labor de la Guardia Civil para beneficio de los ciudadanos. Urge una reorganización de las Casas-Cuarteles, modernizarlas y dotarlas de medios. Ya no es eficaz el “cuartelillo” con una bandera que sube y baja todos los días pero la puerta permanece la mayor parte del tiempo cerrada. Ahora los ciudadanos demandan una seguridad donde perciban un tiempo de reacción rápido ante una incidencia, la llegada de más unidades si es necesario, y cubrir eficazmente la totalidad del ámbito rural.

No son los agricultores quienes han de vigilar sus terrenos, ellos han de preocuparse de cultivar y recoger sus cosechas, la seguridad si es responsabilidad del Gobierno de España, y el ministerio del Interior, y es ahí donde toca trabajar con responsabilidad, en lugar de recriminar.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEl busto sin gusto de CR7
Artículo siguienteInminente dimisión del presidente de Murcia

Guardia civil destinado en la unidad de Tráfico de Tenerife, es el secretario de comunicación y portavoz de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), mayoritaria en la Guardia Civil.

Ingresó por vocación y pronto se convirtió en un luchador ingénito en la defensa de los derechos de los y las guardias civiles, para conseguir el cambio hacía una Guardia Civil plenamente democrática y del siglo XXI. Actualmente desarrollando el Trabajo Fin de Grado de Sociología, por la universidad de La Laguna, en la realización de un estudio sobre la percepción de ciudadanía de los guardias civiles y su relación con la sociedad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho + nueve =