Hoy charlamos con Jaime, guitarrista y vocalista de Destino 48, una distinguida banda asturiana que se consolida como una de las más prometedoras del abarrotado escaparate del indie español con su segundo disco Sol de Invierno. Después de la exitosa campaña de crowfunding que precedió a su primer disco, los gijoneses vuelven a la carga con la misma fórmula pero mejorada. Predominio de los tempos lentos, sonido descaradamente americano y letras cuidadas con regusto argentino. Sonidos  de Hammond y Wurlitzer, distorsiones medidas con chorus, un cierto aroma a dobro y lap steel, El cuidado exquisito de la dinámica y un medido equilibrio de los espacios sonorosparecen conformar el carácter que Chapo González (M-Clan y Zahara) y Antonio Pérez (Xoel López) pretenden imprimirle a esta producción. Y parece que tan minucioso trabajo comienza a dar sus frutos. Desde aquél “Esto no es un simulacro” (2013) su visibilidad ha ido aumentando exponencialmente debido a la calidad de su trabajo que les ha llevado, entre otras cosas, a participar en la gira de “Encadenados”, el espectáculo producido por el cómico Dani Mateo del que han formado parte. Pese a su juventud, ya se han subido al mismo escenario que artistas tan consolidados como Leiva o Quique González. Más recientemente han teloneado los conciertos de la gira de Dani Martín. Sobre estas y otras muchas cuestiones sobrevolamos durante aquel agradable paseo en coche.


 

Ruido Blanco: Me sorprendió mucho ver vuestro nombre en el cartel junto al de Dani Martín. Así a priori, nunca os habría relacionado. Quizás por el sonido, o quizás por asociar su nombre más al mainstream o el vuestro más al indie.

Jaime: ¿Y qué es indie actualmente? Quizás no sea un tema para debatir aquí y ahora, pero cierto es que a a efectos de producción, el show de Dani es puramente. indie, en el sentido de que es él quien financia y produce todo.

 

Ruido Blanco: Quizás el concepto mainstream defina más al público que a la banda en sí..

Jaime: Puede ser. Piensa que hay bandas como Love of Lesbian que son consideradas indie, pero llenan estadios. Es un término que ciertamente cada día define menos.

Ruido Blanco: Volviendo al asunto de la gira de Dani Martín: ¿cómo ocurrió?

Jaime: Pues ha sido bastante curioso, porque normalmente este tema de los teloneos suele ser una cuestión que se gestiona desde las agencias de promoción y suele tener poco que ver con la voluntad de las bandas, pero en este caso no ocurrió de ese modo. Dani nos llamó personalmente porque le gustaba lo que hacíamos y no lo dudamos. Ha sido una experiencia genial tanto por el plano musical, tanto por el acceso a un mayor público que al que podríamos acceder por nuestros propios medios. Las escuchas en Spotify, que representan a mi entender la mejor vara de medir la posible repercusión que haya podido tener este hecho, han aumentado una barbaridad desde entonces. Estamos ciertamente muy agradecidos.

 

Ruido Blanco: Pese a no ser todavía tan conocidos para el gran público, sois una banda ya bastante sólida con un sonido muy trabajado. En este disco sin embargo habéis dado un cierto salto de calidad.¿Cómo lo habéis logrado?

Jaime: Bueno, en primer lugar ten en cuenta que nosotros como núcleo, somos una banda que se crea sobre la relación musical entre mi hermano y yo y uno de nuestros mejores amigos. Antes de banda somos amigos, por lo que llevamos compartiendo música y gustos desde tiempos inmemoriales. Eso poco a poco cimenta un imaginario sonoro común. Por otro lado, para este disco queríamos algo que nosotros solos no podíamos lograr. En la música conviene ser humilde y saber buscar aquello que te falta. Por eso nos decidimos a venir aquí a Madrid y contar con Chapo y Antonio y con la gente de Subsonic, que son como una familia. Gracias a ellos hemos logrado acercarnos al sonido que teníamos en la cabeza.

 

Ruido Blanco: Sois una banda de Gijón con un pie y medio en la escena de Madrid. ¿Cómo se lleva?

Jaime: Bueno, parte del duro proceso de profesionalización de una banda pasa por estar donde puedas tener mayor capacidad de conectar con el público, y eso en este país es hablar de Madrid. Por eso estamos viajando constantemente desde Gijón. Por otro lado, tenemos bastante movimiento de fechas habitualmente en Asturias, por lo que no podemos trasladarnos a Madrid totalmente.

Ruido Blanco: Ciertamente la escena de Gijón han arrojado al panorama alternativo de los últimos lustros bandas de gran calidad que han sentado cátedra como pueda ser el caso de Nacho Vegas o Leon Benavente. ¿Qué relación mantenéis con la escena asturiana?

Jaime: Bueno. Precisamente con las bandas que has nombrado no tenemos tanta relación, quizás por el hecho de que son de una generación anterior, aunque con Luiggi -el bajista de ambas- hemos coincidido en alguna ocasión. Nuestra relación con la escena es bastante fluida con las bandas de nuestra generación, como Psychorubia, los MorrigansThe Garage VanMarlonLa Bande, etc… Con todas ellas la relación es de bastante solidaridad y estamos permanentemente en contacto organizando cosas juntos.

 

Ruido Blanco: ¿cómo es en vuestro caso el proceso de composición? ¿Qué bandas influencian vuestro sonido?

Jaime: Supongo que similar al de otras bandas. Uno de nosotros tiene un tema en la cabeza, llegamos al local y al estudio y lo vamos vistiendo. Me cuesta mucho entender a esas bandas como Vetusta Morla que funcionan de manera democrática. Es más, no creo en la democracia en las bandas. Ya resulta bastante complicado conseguir coherencia con uno mismo como para conseguir armonizarse con otras cinco personas en un proceso creativo. Los temas en su parte más esencial suelen salir de la cabeza de una persona concreta, al menos en nuestro caso. Y luego está el papel cohesionador que juegan las influencias que compartimos en nuestro sonido. Si afinas el oído podrás escuchar matices de Dawes o Ryan Adams entre otros, o si prefieres del mismo Quique GonzálezM-Clan o Calamaro.

 

Ruido Blanco: Entiendo entonces que esa misma filosofía impregna el modelo de gestión de la propia banda. ¿Cómo os organizáis?

Jaime: pues de manera bastante similar. Nos repartimos las tareas y tenemos roles diferentes. Somos muy “Juan Palomo”.

 

Ruido Blanco: ¿Sois autogestionados entonces?

Jaime: Totalmente. Para el tema de promoción y contratación contamos con la ayuda de la gente de 2Monkeys y de All Sounds, a los que estamos sumamente agradecidos pero a todos los efectos somos los responsables últimos de llevar el proyecto a puerto. Eso tiene sus pros y sus contras. La parte buena es que controlas toda la parte del proceso creativo y eso es muy gratificante.

 

Ruido Blanco: ¿No cambiaríais vuestra situación por tener un contrato con una discográfica?

Jaime: Creo que en este momento no. Ten en cuenta que las discográficas ya no graban discos, sino que compran discos ya grabados, por tanto la relación con la discográfica ya cambia bastante con respecto a la que se pudiese tener hace unos años. Supongo que cuando llegas a un determinado nivel de público puede llegar a resultar interesante, pero en este momento que nos encontramos no lo veo. Pierdes el control sobre el proceso creativo y de las redes, y empiezas a delegar. No me gustaría que una discográfica controlase lo que publicamos en Instagram, por ejemplo.

 

Ruido Blanco: ¿Tenéis el tercer disco en mente o preferís esperar a que rueden los temas del segundo?

Jaime: Siempre andamos maquinando. De hecho para el tercero ya tenemos incluso fechas posibles de grabación, infinidad de bocetos, etc…

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

8 + tres =