Conociendo de antemano lo importante que es la lealtad en todos los ámbitos y lo que muchos de nosotros apreciamos la lealtad en política, creo que es el momento de ejercerla con nosotros mismos, es el momento de que los socialistas valoremos con nobleza y sinceridad lo que queremos para nuestro partido y apoyemos sin ataduras el candidato o candidata que más representa con su proyecto un partido socialista de izquierdas; un partido socialista que piense en el bienestar de los ciudadanos: un partido socialista que de soluciones efectivas a las carencias que en muchas materias sufrimos los españoles; un partido socialista que no sólo hable de democracia sino que también la ejerza; un partido socialista creíble que vele por los más desfavorecidos; un partido socialista que en definitiva sea alternativa de gobierno a la derecha y que como en otros tiempos, vertebre la izquierda de nuestro país.

Este llamamiento a la lealtad, va dirigido a los y las que, como leo y escucho en numerosas ocasiones, no se atreven a avalar y/o votar la opción que no representa el “oficialismo” o “aparato” del PSOE en su territorio por temor a represalias futuras. Sobre esto quiero hacer unas reflexiones:

Me parece deleznable que se ejerza desde el poder la política del miedo y, como queriendo agarrar al compañero por los …. avales, se amenace de forma velada con arrebatar el sustento a familias que forman parte de las redes clientelares, premeditadamente creadas en algunos territorios con el fin de obtener apoyos en procesos internos del partido socialista, aprovechando un fatídico momento de crisis económica como el que vivimos, en el que el trabajo, que como nuestra Norma Suprema indica, es un derecho que todo español debería disfrutar, resulta ser una laguna en nuestro montante de derechos. Amenazar con “perder el pan de tus hijos” a un compañero, es ruin, despreciable y rastrero.

No menos detestable es realizar la misma práctica con los cargos orgánicos e institucionales; la política del sillón no debería tener cabida en este proceso de primarias que pienso es definitivo para la supervivencia de nuestras siglas. Además de detestable, es inoperativo, ya que de poco valen las promesas en este espacio si el PSOE no recupera la credibilidad de la sociedad, de los ciudadanos, porque entonces, lo que no habrá será un sillón para nadie.

Tengo claro que mi candidato es Pedro Sánchez, por eso voy a ser leal con mi partido y conmigo misma; no puedo negar que, como muchos militantes he sufrido presiones desde otras candidaturas, pero cuando lo que está en juego es mi propia dignidad, la coherencia de mis actos con mis palabras, la credibilidad y por ende el futuro de mi partido, la ilusión de decenas de miles de militantes que observo en cada acto de Sánchez que me indican que la mayoría siente como yo, no puedo ni quiero hacer otra cosa que ser leal y avalar al candidato que representa a las bases socialistas libres y congruentes.

Me gustaría que todos y todas los que nos manifiestan a algunos que les resulta imposible hacer lo que impera por lógica, discurso, justicia e historia, debido a presiones que se ejercen con manu militari desde algunas instancias de poder, demostraran con valentía su integridad y participaran en este proceso pensando en nuestro lenguaje con las premisas de libertad, igualdad y fraternidad.

Pensemos en socialista, hablemos en socialista y actuemos en socialista; el socialismo no es sólo una ideología, el socialismo es una forma de regir y vivir nuestra existencia. El socialista no ejerce la beneficencia dando lo que le sobra, el socialista comparte lo que tiene; el socialista no coacciona, el socialista entiende la libertad como una máxima en la convivencia, el socialista no distingue ni raza, ni color, ni poder económico, el socialista basa su coexistencia con el resto en la igualdad y la fraternidad, el socialismo, en definitiva es para mí, un estilo y una manera de pasar por este mundo con tolerancia y respeto.

Por todo lo expuesto, desde este humilde atril, pido a los socialistas afiliados al PSOE que tienen derecho a decidir en primarias qué proyecto y por tanto qué futuro desean para su partido, que antes de firmar y votar reflexionen detenidamente, que no piensen en ellos, que todos y todas pensemos en el bien común. Por eso y para eso somos socialistas.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

4 Comentarios

  1. ¡¡Yo no avalo al PP!
    ¡Yo n o quiero tener nada que ver con la Niña de Rajoy ni con sus socios corruptos de la derecha!
    ¡¡Yo avalo a Pedro Sánchez!!

  2. Miedo tienen los q tienen cosas q perder, los q han perdido la casa, tienen una deuda de la hostia con el banco y casi van a la cárcel encima, igual no tienen tanto miedo… miedo al cambio, q progresista suena eso… y bueno esos q no tienen miedo son consecuencia directa de las políticas neoliberales llevadas a cabo por el ppsoe ni mas ni menos… igual a las personas q lo están pasando mal, les viene bien un cambio.

    y como dice la canción… y es q españa va muy bien, va muy bien pa los de siempre…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis + 14 =