La semana pasada recordábamos a dos Franciscos, muy distintos en sus ideas, pero coincidentes por haber sido asesinados un 9 de noviembre por sus ideas políticas, igualmente los dos están enterrados en la Necrópolis del Este- Almudena de Madrid.

Pero en la muerte, como en la propia vida, a veces “no hay dos… sin cuatro”

Los dos Franciscos de la semana pasada, cuentan con una sepultura donde figura su nombre inscrito en la piedra. Pero hay otros dos Franciscos, también asesinados un 9 de noviembre, fusilados en las tapias de la misma Necrópolis, pero que a diferencia de los primeros, estos Franciscos no tienen un lugar donde su familia pueda poner una flor, ningún lugar donde su nombre quede inscrito en nuestra “especial enciclopedia” que son los cementerios.

Pero aunque no pueda mostrar una foto de su sepultura, aunque no se les pueda dejar una rosa, estos dos Franciscos también forman parte del cementerio, forman parte de nuestra historia.

FRANCISCO LASTRA

Francisco nació en Pinto, su profesión era jornalero. Al producirse el levantamiento fascista de 1936 ocupó el mando del Ayuntamiento de Getafe. Pocos meses pudo ejercer de Alcalde, pero en este tiempo aplicó las leyes de la República beneficiando a los más necesitados.

Fue detenido el 3 de abril de 1939. Contaba con 33 años

9 de noviembre de 1940, sábado, suenan los disparos en las tapias de la Necrópolis. Cae sin vida el cuerpo de Francisco.

Sus restos terminaron en el Osario Común de la Necrópolis “la fosa”

 

FRANCISCO NOMBELA VALLADARES

Francisco era natural de Torrijos, Toledo.

De profesión jornalero. Contaba con 56 años.

9 de noviembre de 1940, sábado, suenan los disparos en las tapias de la Necrópolis. Cae sin vida el cuerpo de Francisco

Sus restos terminaron en el Osario común de la Necrópolis “la fosa”

 

Muchos fueron los “franciscos”, muchas fechas iguales al 9 de noviembre, muchas balas sonaron en tapias de cementerios, en cunetas, en las cárceles, en las calles…..

Reguero de sangre ¡sangre roja!, sangre hacia la fosa.

9 de noviembre de 1940, sábado, suenan los disparos en las tapias de la Necrópolis. Caen sin vida 14 hombres

“Muchos de ellos terminaron en la fosa ¡maldita fosa!

Las tapias fueron mudos testigos de las matanzas,

tapias que las familias llenan de rosas,

hileras de rosas rojas, como la sangre ¡roja!

pero si algún lugar contiene la historia,

ese lugar es la fosa

Muchos de ellos terminaron en la fosa ¡maldita fosa!

¡Si la fosa hablara!

¿no la oyes? Llora

Hileras de cuerpos, regueros de sangre ¡roja!

¿Por qué no se recupera la memoria?

la historia no se borrara bajo el cemento de la fosa”

Luz Colombine

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × tres =