Quiero empezar diciendo que lo que voy a exponer a continuación está muy simplificado y no pretendo otra cosa que explicar de manera sencilla algunos conceptos económicos a quienes están tomando por primera vez un contacto con el mundo económico y financiero.

Introducirnos en la economía política sin nombrar a John Maynard Keynes es imposible, así que expondré brevemente su modelo. Keynes defendía que los dos principales problemas en una economía eran, por un lado el desempleo y por otro lado la inflación, es decir, la subida generalizada de los precios. Y además defendía que eran incompatibles, que no se podían dar a la vez, en el mismo tiempo. Que si subían los precios, es decir, inflación, bajaría el desempleo y al contrario, que si aumentaba el desempleo disminuirían los precios.

Para solucionar ambos problemas, ambos escenarios incompatibles, Keynes diseño un modelo económico en el cual defendía que la variable que mantenía activa la economía global era lo que se denomina como Demanda Agregada, es decir, la suma de todas las demandas individuales que forma la demanda global, lo que el conjunto de la sociedad demanda. Y desarrollaba esa fórmula como la suma del Consumo individual, la Inversión, el Gasto Público y las Exportaciones Netas (exportaciones – importaciones), quedando dicha fórmula de la siguiente manera:

D = C + I + G + XN

Con esta sencilla pero potente fórmula Keynes pretendía resolver los problemas de desempleo o inflación según apareciesen. Si por ejemplo había inflación, es decir una subida de precios producida por una elevada demanda agregada, la solución pasaba inevitablemente por reducir esa demanda agregada, ¿cómo?, pues reduciendo el consumo con subidas de impuestos, reduciendo la inversión subiendo el tipo de interés, reduciendo el gasto público que hace las administraciones públicas, y aumentando el tipo de cambio para reducir las exportaciones netas. Al ser miembros de la Unión Europea, las herramientas de los tipos de interés y de los tipos de cambio ya no dependen  del gobierno central de cada país. Con esta serie de medidas se conseguía reducir la demanda y por lo tanto se reducían los precios, es decir, la inflación. Si el problema era el alto desempleo, la manera de reducirlo era todo lo contrario: aumentar el consumo bajando impuestos, aumentar la inversión bajando tipos de interés, aumentar el gasto público y por último reducir el tipo de cambio para fomentar las exportaciones netas.

¿Por qué entonces los gobiernos, capitaneados por Bruselas, ante un claro problema de desempleo proponen medidas como subir impuestos y reducir el gasto público que ahogan la demanda y por lo tanto relentizan la creación de empleo? Pues porque les preocupa mucho más controlar que la inflación no suba. Recordemos que Alemania ha tenido varios problemas de hiperinflación y les llevó a una guerra mundial. Así que los intentos del Banco Central Europeo de mantener bajos los tipos de interés, para fomentar la inversión, de poco sirven si el consumo y el gasto público están bloqueados con subidas de impuestos y medidas de austeridad.

Pero ante este escenario hay quienes no pierden el tiempo en criticar y censurar a Keynes diciendo que en la década de 1970 su modelo falló. Es cierto, falló porque por primera vez el desempleo y la inflación coexistieron, ya no eran incompatibles, y Keynes se equivocó, pero se equivocó al no prever que podía existir una inflación o incremento de precios, producida por una subida de costes, a causa del incremento del precio del petróleo, en lugar de ser a causa de un aumento de la demanda.

En el caso de que la inflación fuese fruto de un aumento de la demanda, el modelo Keynesiano funciona, en el caso de que la inflación fuese fruto de un aumento de los costes que encarezcan los productos, entonces el modelo keynesiano falla. Pero este despiste de Keynes, por llamarlo de alguna manera, no justifica que en un momento en el que los ciudadanos pierden el empleo, el gobierno aumente impuestos y recorte en servicios sociales, pues solo conseguirá alargar la agonía más de una década.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 5 =