Foto de Agustín Millán.

Con ilusión y ganas a partes iguales. Así vive cada día Lorena Morales desde que el pasado mes de octubre fuese elegida secretaria de Igualdad del PSOE en Madrid. Un cargo que compagina con el de concejala de Juventud, Infancia, Cooperación y Participación Ciudadana del municipio de Pinto -donde reside-, y desde el que pretende aportar su grano “en la búsqueda de una sociedad más igualitaria” y que ejerce con gran responsabilidad “porque el feminismo es uno de los pilares del Partido Socialista. Desempeñar en estos momentos emocionantes mi función, en los que las mujeres hemos dicho basta y llenamos las calles, está siendo una gran experiencia”, cuenta a Diario16.

Esta licenciada en Derecho milita en el PSOE desde 2006. Sus frentes como feminista son muchos pero anda especialmente ilusionada con la propuesta de ordenanza contra la prostitución y la explotación sexual en Madrid que su partido acaba de presentar y que se centra “en proteger a quien nadie protege las víctimas y en sancionar a quienes provocan esta lacra como son los consumidores de prostitución y proxenetas”, explica.

 

¿El feminismo es dotar de sentido y justicia a un mundo que no cuida a las mujeres?

Sin duda. La causa feminista es la más justa de todas. Las mujeres no somos un colectivo, somos más de la mitad de la población, pero sufrimos cada día de nuestras vidas la discriminación y la violencia sólo por nuestro sexo. Nacer niña no puede ser una condena. A veces esta lucha es dura, pero no debemos desfallecer. Lucho por las que me preceden. También por mi generación. Pero especialmente por mi hija, por todas las Lucías,  para que no tengan el miedo interiorizado como nosotras. Y encuentren una sociedad que les ofrezca los mismos derechos y oportunidades.

 

¿Por qué la sociedad se siente insensible ante una lacra como la de la prostitución?

Porque el patriarcado nos ha enseñado que nuestros cuerpos están para satisfacer al hombre. Esta sociedad sigue pensando que el hombre siente un impulso sexual incontrolable y las mujeres prostituidas cumplen una especie de “función social”. A esto se une la falsa idea de que es muy moderno y feminista, que hasta nos empodera, convertirnos a nosotras mismas en un objeto sexual que usen otros. Y si encima la mayoría de las prostituidas son mujeres extranjeras cuyo sufrimiento lo sentimos lejano, aunque nos crucemos con ellas a diario, la trampa es perfecta. La sensibilización es clave para que salgamos de esta indiferencia.

 

¿La abolición es cuestión de voluntad política? 

La prostitución en España es legal. Incluso lo es lucrarse con la prostitución de una tercera persona. Lo único penado es la explotación y sujeto a unas condiciones muy difíciles de demostrar. De ahí que somos, según la ONU, el tercer país del mundo en consumo de prostitución. El PSOE es el único partido, con papeleta de voto propia, que se ha declarado abolicionista. Hay otras fuerzas como Cs que apuestan por la regulación.  Podemos que dice no definirse, pero luego Unidos Podemos vota para la prostitución quede fuera del Pacto de Estado como una forma de violencia hacia las mujeres. Pacto de Estado contra la Violencia de Género del que finalmente se abstuvo. Y el PP, que modificó el Código Penal, facilitando este sistema permisivo que tenemos. El panorama político no es sencillo porque los y las socialistas estamos solos. Pero no nos acobarda. Por eso, hemos dado el primer paso para trasladar nuestra postura abolicionista a las instituciones. Hemos presentado una ordenanza pionera en el Ayuntamiento de Madrid, que se acompañará con mociones reclamando normativas similares en el resto de municipios de nuestra Comunidad.

 

¿Se han acabado ya los volquetes de putas o los políticos, empresarios siguen siendo los consumidores?

Uno de cada tres hombres en España reconoce pagar por sexo, ¿cómo no va haber políticos y empresarios entre ellos?. No sólo no ha acabado, si no que parece cada vez más normalizado. No hay más que ver que aumenta el número de jóvenes que lo entienden como una forma de ocio más, influidos por un porno tremendamente machista.

 

¿Por qué os ponéis de frente ante esta lucha?

Porque, tal y como acordamos en nuestro último Congreso, “la prostitución es una de las peores formas de violencia hacia las mujeres”. Porque no alcanzaremos la igualdad de género mientras los hombres compren, vendan y exploten sexualmente a mujeres, niñas y niños prostituyéndoles.

“Esta sociedad sigue pensando que el hombre siente un impulso sexual incontrolable y las mujeres prostituidas cumplen una especie de función social”

 

¿Habláis de poner sobre la agenda el problema pero cómo se mide el dolor de las víctimas? 

Es imposible, su dolor es inimaginable. Por eso precisamente es necesario presentar batalla a esta lacra. No podemos estar impasibles mientras miles de mujeres sufren.

 

¿El problema se ha de atajar tanto desde la atención a las víctimas como desde las sanciones de los puteros?

Son dos de los ejes principales, junto a la concienciación. De poco sirven las sanciones a puteros y proxenetas, si no ofrecemos a las mujeres en situación de prostitución una posibilidad real de futuro. Para eso hacen falta planes integrales, y dotados suficientemente, que les permitan recuperar sus vidas. Entre las medidas que introduce la ordenanza registrada recientemente están esos planes y que las sanciones reviertan en ellos íntegramente.

 

¿A los puteros hay que llamarles puteros?

Por supuesto. El lenguaje construye nuestro pensamiento. Y si no llamamos a las cosas por su nombre estamos ocultando la realidad. Los puteros lo son, y si les ofende, más nos ofende a nosotros que exploten sexualmente a las mujeres.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorCampaña en Osoigo por la democratización de RTVE
Artículo siguienteNoticias falsas en los Gobiernos
Es periodista feminista, autora de Hombres por la Igualdad (Ed LoQueNoExiste), editora, organizadora de eventos feministas y responsable de Comunicación y RR.PP. de Juan Merodio. Además es Máster en Producción Radiofónica (RNE), Biblioteconomía y Documentación (Universidad Complutense) así como Mujer y Liderazgo (Escuela Aliter). Fue becaria “Erasmus” y “Leonardo” en Roma. En la actualidad colabora con Diario 16, Público, El Español, 20 minutos y AgoraNews, entre otros medios. También es formadora en periodismo con perspectiva de género y ha sido galardonada con el “Premio de Diario 16” por la labor profesional y personal en la defensa de la igualdad (2018), el de “Embajadora de honor de yocambioelmundo.org” (2018) y el de “Candidata a las Top 100 Mujeres Líderes en España” (2018) en la especialidad de medios de comunicación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 + catorce =