Foto: Cruz Roja

En una reciente entrevista el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, comentó que la UE “ostensiblemente” rebajará  la cifra de refugiados que España debe acoger antes del próximo mes de septiembre, llegando “en torno a 7.000 ó 7.500”, y no a las más de 17.000 personas comprometidas al inicio.

Para los movimientos y asociaciones que formamos parte de la iniciativa Caravana Abriendo Fronteras esta propuesta es inaceptable y es necesario desmontar algunas de las incorrecciones a las que hace mención el Sr. Zoido en su entrevista.

  1. No existen problemas de reubicación. Falta voluntad política: El ministro de Interior alude a “problemas” en la reubicación, porque no es un proceso “ágil”, ni para España ni para el resto de países europeos: Según ACNUR, actualmente se encuentran en Grecia más de 50.0000 personas refugiadas varadas desde hace más de un año y medio en situaciones precarias. Numerosas organizaciones vienen denunciando la lentitud del proceso de reubicación, que no atiende a la falta de capacidad de la UE ,sino a una falta de voluntad política, que no es compartida por gran parte de la población europea.
  2. España no sufre presión migratoria: Según el ministro, España soporta una “fuerte presión migratoria”. Directamente no es cierto. Las organizaciones que trabajamos por los derechos de migrantes y personas refugiadas nos negamos a aceptar este tipo de declaraciones interesadas. La mayoría de personas que huyen de los conflictos o de la miseria no consiguen llegar a Europa ni a España. Según la Comisión Española de Ayuda al Refugiado nuestro país recibió en 2016 el 1,3% de las solicitudes de asilo de la UE, en total 15.700 frente a las más de 745.000 de Alemania. En lo que respecta a refugiados/as, la presión es incluso menor. Recordemos que hay países, con muchos menos recursos que Europa, como Turquía o Líbano que acogen a más de 4 millones de personas refugiadas.  La dificultad de  alcanzar vías seguras para escapar de la guerra ha sido denunciada en muchas ocasiones por organizaciones de DDHH.
  3. La política española de migraciones no está avalada a nivel europeo: Comenta el ministro Zoido en su entrevista que las devoluciones en caliente o el uso de concertinas en las vallas, “está regularizado a nivel europeo”. Sabemos que España tiene el siniestro honor de haber sido pionera en exportar a la UE políticas inhumanas e ilegales que vulneran el derecho internacional, como ha ocurrido con el acuerdo con Turquía. Pero su afirmación señor ministro, es incorrecta. Frente a la posición del comisario de Interior europeo, Dimitris Avramopoulos, que avala la postura del gobierno español sobre uso de concertinas y devoluciones en caliente,el comisario europeo de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Nils Muiznieks, considera que las devoluciones de inmigrantes en la frontera “no se ajustan a la legalidad internacional” y legalizarlas pondría en riesgo el sistema de protección de asilo. Para los representantes de la Abogacía Española “resulta inexplicable que, pese a las reiteradas advertencias realizadas por el Consejo de Europa a lo largo de 2016 en relación a este tipo de prácticas, se sigan cometiendo irregularidades ya denunciadas”. Más de 80 ONG exigieron hace poco la comparecencia de Zoido en el Congreso por las últimas devoluciones en caliente en Ceuta.

Por todo esto exigimos que la UE se mantenga firme  en su posición (ya de por sí bastante tímida) y el Ministro Zoido rectifique su posición y cumpla con los compromisos acordados. Recordemos que España sólo ha acogido a 1.400 personas refugiadas de las 17.000 comprometidas. El asilo no es un privilegio de un Estado. Es un derecho humano.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 1 =