El debate social parece centrarse siempre en el abaratamiento o no del despido. Curiosamente¡, el debate nunca se centra en algo más relevante: el abaratamiento de la contratación.

Que los despidos de los trabajadores temporales se eleven de 12 a 20 días me parece bien. ¿Qué razón había para que despedir a un temporal fuera más barato que a un indefinido? Al fin y al cabo, el trabajador temporal tiene por definición fecha de caducidad. Si con esta medida se pretende desincentivar el abuso de la contratación temporal, me parece bien.

Pero la clave para la creación de empleo no está en abaratar o no el despido, sino la contratación, sometida a un impuesto -del que casi nunca se habla- de más de un tercio del sueldo del trabajador. El impuesto, llamado Seguridad Social, supuestamente protege al trabajador de diferentes contingencias. Pero esas contingencias sometidas al mercado no alcanzarían ni el 10% del sueldo.

¿Qué pasa con el resto? Se va a financiar el fondo de pensiones, ese que los nuevos trabajadores probablemente no olerán. Lo llaman “solidaridad intergeneracional”, pero la realidad es que se trata de una ‘gerontocracia’. Los nueve millones de jubilados -y creciendo- deciden las elecciones. Y las deciden con un criterio fundamental: sus pensiones.

Voilá. Esta es la razón por la que nadie quiere abrir un melón que nos resta competitividad y dinamismo. Los empresarios lo pagan y los trabajadores no lo disfrutan. ¿Cuál es el valor añadido? La cohesión social, dicen. ¿Y no es suficiente con el 21% de IVA y el 30% de Sociedades?

No lo es. El llamado ‘Estado social’ es un gigante que se lo come todo: la competitividad, el dinamismo, la contratación, los sueldos, el emprendimiento y hasta la solidaridad. Si ya está el Estado, para qué voy a ser solidario yo. Si mi padre ya tiene su pensión, ¿por qué voy a ayudarle?

Inventamos la socialización de la solidaridad intergeneracional, pero hemos creado un Frankenstein insostenible. La Seguridad Social lleva meses en números rojos y el fondo de pensiones se acabará en breve. ¿Y luego? Más maquinita. ¿Y luego? Presupuestos. Esos que son sistemáticamente deficitarios. ¿Y cuándo nadie nos quiera prestar? El último que apague la luz.


 

El anzuelo del pescador

Ibex bien y mal. Las 35 mayores compañías de España ganaron en los nueve primeros meses un 17,9% más; sin embargo, cotizan un 25% por debajo de sus homólogas europeas. ¿Por qué? ¡Exacto! La crisis catalana…

Rusia molesta. El director del servicio de inteligencia rusa acus a España de “regresión política” y de “brutal violencia policial”. A lo mejor ‘alguien’ no ha hecho bien su trabajo…

155 light. ‘Puchi’ se reúne en Bruselas con el responsable de Comunicación de la Generalitat, Jaume Clotet y con la Coordinadora del Govern, Elsa Artadi. ¿A qué espera el gobierno para cesarles?

Bélgica predemocrática. El Fiscal belga pregunta a la Audiencia Nacional por las cárceles españolas debido a la “calidad de los implicados”. ¿Es que en Bélgica hay presos de primera y de segunda?

Dator, investigada. El mayor centro de abortos, investigado por trabajar para la mafia nigeriana. Si se embarazaban las ‘tratadas’, te ‘solucionaban’ el problema…

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 5 =