Escalofriante historia, pero tan real como la vida misma. Los hechos se remontan a 1993, cuando un padre y su esposa, madrastra del hijo de su pareja de once años, deciden someter al menor a juegos sexuales para tratar de evitar que se convirtiera en un homosexual.

Al menos esa es la excusa que ambos, ya en prisión y condenados, han puesto ante el tribunal que les ha juzgado en el Reino Unido. La pareja, que se divorció hace años, pudo ser imputada gracias a una grabación en la que reconocían los hechos.

Una situación de abuso a un menor que ha conmocionado a la opinión pública del Reino Unido y cuya historia, gracias a las redes sociales, se ha extendido por medio planeta.

La horrible historia de Daniel ocurrió en el Reino Unido en 1993.

Warped Dowling notó “algo raro” en su hijo, Daniel, quien por aquel entonces contaba con 11 años. Y no se le ocurrió otra cosa que intentar “quitarle la homosexualidad” forzándolo a tener relaciones sexuales con su madrastra.

Nunca podré superar eso”, cuenta Daniel en una entrevista concedida al Sunday Mirror .Estos terribles hechos han perseguido a Daniel durante más de 20 años. Todavía no es capaz de oler el perfume que su madrastra gastaba en aquella época, según él mismo ha contado.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorPara arreglar la patria
Artículo siguienteFrasquismo
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − catorce =