La necesidad de sobrevivir nos hace a los humanos durante nuestra vida y en muchas ocasiones, a tener que transigir con situaciones arbitrarias e injustas, deliberadamente impuestas por el poder establecido, dominado por los mercados y de clara ideología neoliberal, cada vez más predominante y es que su predominio se ha venido acrecentando, a medida que la hipotética oposición que debería tener por mediación de partidos políticos autodenominados de izquierda o progresistas y “sindicatos de clase”, debido a la endogamia y jerarquización de sus estructuras sin la suficiente democracia interna, origina impotencia a la hora de darle respuesta a tanta injusticia social y falta de libertad.

Por eso no era de extrañar cuando hace aproximadamente tres años, tuve que aguantar a un “socialista”, que hasta su jubilación había sido durante más de 23 años eurodiputado y en un acto público organizado por el PP de Gran Canaria, dentro de unas jornadas para analizar los diferentes partidos políticos las repercusiones de la crisis europea con sus recortes y austeridad. Para que de alguna forma nos resignáramos, puso el ejemplo de los niños de Bangladesh, que aun siendo explotados, pero gracias al poco salario que perciben les evita morir de hambre. No me quedaba otro remedio y tuve que respetar su intervención, pero ya en el posterior debate que se produjo le deje claro mi disconformidad con el planteamiento tan reaccionario que había empleado. Lo malo es que esta no es la excepción y si la regla de muchos jerarcas “socialistas” , participes y/o cómplices de éste capitalismo cada vez mas injusto y depredador.

No es el único, pero el ejemplo más evidente en nuestro país es la Reforma Laboral, que ha venido produciendo una brecha cada vez mayor entre las clases sociales, sufriendo las consecuencias la clase media muy menoscabada y sobre todo la trabajadora, que se ha visto mermada en sus derechos y libertades hasta extremos abusivos e insoportables. Todo está perfectamente planificado y orientado a que mediante el paro estructural y la precarización del empleo, la competencia entre los trabajadores, obre en beneficio de los empresarios a quienes la crisis no les afecta, ni pasa factura, por el contrario, sus beneficios se han visto incrementados, fundamentalmente las entidades financieras, multinacionales y grandes empresas, igualmente pero en menor medida las medianas. De ahí los datos incontestables por el incremento de las fortunas y el número tan elevado de personas ricas, en contraposición con el de pobres cada vez más en aumento.

Aparte del incremento de la pobreza, el sistema a quienes la sufre impone otras discriminaciones: culturales, educativas y sociales, con la degradación de esos respectivos servicios públicos. Así no es de extrañar el elevado fracaso escolar de alumnos en barrios y familias humildes, muchas incluso desestructuradas, creándose un riesgo añadido, mediante la marginación con un muy elevado índice de paro en éste segmento de la población, fundamentalmente los más jóvenes. Todo está planificado y es que precisamente la población que más sufre las consecuencias de la injusta austeridad y recortes, suele legitimar con sus votos a quienes aplican estas nefastas políticas. De ahí el arraigo de los partidos políticos de derecha y conservadores y el incremento de la extrema derecha y el populismo.

Si ya es preocupante que la ciudadanía por las circunstancias y condiciones que atraviesa, este mermada en su capacidad de respuesta a tantas injusticias y adversidades, lo es mucho más que ocurra en el seno de los partidos políticos con sus militantes, que salvo honrosas excepciones son muy pasivos y mantienen docilidad y sumisión ante los dirigentes, que suelen utilizar todos los instrumentos a su alcance, para conseguir sus objetivos en gran medida intereses personales. Por eso no comprendo ni comparto este tipo de comportamiento de las afiliadas y afiliados del PSOE hacia sus dirigentes, a quienes les suelen incluso rendir pleitesía. Como ciudadano y socialista me siento doblemente impotente por la falta de respuesta de la Sociedad y oposición de mi Partido a tantas injusticias sociales que se vienen cometiendo.

Fue muy significativa la votación que se produjo con el 79% a favor y solo el 21% en contra del pacto suscrito por el PSOE y Ciudadanos. Pedro Sánchez en cuanto lo suscribió, trató de hacer ostentación informando era un buen pacto que iba a derogar la Reforma Laboral, la LOMCE (“ley Wert” del sistema educativo) y la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana (“ley mordaza”), pero enseguida Albert Rivera salió a la opinión pública para desmentirle y dejarle en evidencia exponiendo que no se iba a derogar nada y si se contemplaba posibles revisiones.

El colmo es ver llegar a los jóvenes al PSOE y comprobar que muchos de ellos, de lo primero que hacen es “buscar el pesebre”. Igual que el resto de los afiliados que llegan a los cargos orgánicos y públicos, no tienen necesidad de demostrar ningún merito como: capacidad, experiencia y valía, tampoco arraigo y reconocimiento por la Sociedad y el Partido. Solo basta conseguir a un dirigente como “padrino” y serle leal para que le tenga en consideración. Lamentable pero es la triste realidad.

La regeneración democrática se hace cada vez más necesaria. Con los nuevos partidos políticos emergentes, Podemos y Ciudadanos y la elección por el PSOE como secretario general de una persona joven como Pedro Sánchez, parecía que la sintonía por la edad entre ellos, propiciaría el acuerdo oportuno entre sus respectivas organizaciones políticas, para llevar a efecto los cambios profundos democráticos garantizando un Estado más justo y libre.

Sin embargo nada de eso ha ocurrido y por el contrario, la falta de libertad se ha venido acrecentando hasta niveles insoportables, con la persecución y condenas a personas del mundo de la comunicación. Cultura (como ejemplo la prohibición de la exposición del pintor Santiago Sierra sobre presos políticos en Arco Madrid 2018), musical: raperos como Valtonyc y Pablo Hasel condenados a tres años y medio y dos años de cárcel respectivamente, etc. La intransigencia y represión de Ciudadanos, como se está demostrando en estos y otros muchos casos pero fundamentalmente con el Process Catalán, le da réditos electorales y el PSOE (Pedro Sánchez), no tiene su propio espacio y está siendo connivente y cómplice con el PP y Ciudadanos. Unidos Podemos aunque está desmarcado de esas posiciones, pero débilmente y no de forma clara y contundente.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEl chalé de Escuredo que cambió la historia política de Andalucía
Artículo siguienteLos jueces alemanes rechazan la prisión para Puigdemont
Militante de los sindicatos ingleses (Trade Unions) desde 1971 y hasta mi regreso de Londres en 1976. Afiliado a la UGT y al PSOE en Londres desde junio de 1972. Cofundador y coordinador sindical de la F.A.E.E.R.U. (Federación de Asociaciones de Emigrantes Españoles en el Reino Unido). Fundador de la cooperativa de servicios PAILARCA (Pablo Iglesias-Largo Caballero). Miembro de los dos primeros comités regionales del Partido Socialista Canario -PSOE- 1977-1985 y por esas mismas fechas, miembro de las primeras ejecutivas insulares de Gran Canaria del PSOE y de la UGT. Cofundador en 1980 de Izquierda Socialista y su coordinador en Gran Canaria hasta 1989. Miembro del primer Consejo Federal de la Emigración del PSOE. Presidente del 1er. Comité de Empresa por la UGT del Hospital Materno Infantil de Gran Canaria. Concejal de deporte y de los distritos: Isleta, Santa Catalina y Guanarteme del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, legislatura 1983.1987. Miembro de la Comisión Permanente de Deporte de la FEMP (Federación Española de Municipios y provincias) y del pleno del CSD (Consejo Superior de Deporte). Cofundador en 1991 de la Fundación Juan Negrín y su secretario durante 23 años (hasta 2014).

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 − tres =