Había elegido un buen día para dejar de esnifar pegamento. Pero cuando un hombre pierde un vicio, necesita urgentemente otro que le salve la vida.

Las series de televisión son un sustituto tan malo como otro cualquiera para mi amigo el Five Queens (un burbon que no cualquiera conoce, pero quien conoce jamás abandona). Había dejado mi “pegamento”. Me puse a zampar series para compensar. HOUSE OF CARDS. Al final de la segunda temporada tuve bastante.

NARCOS, los tres primeros capítulos bien, dinámicos y vistosos. El cuarto flojo. El quinto lo paré en el minuto diez o doce y ya. Punto. No más. Me parece casi desagradable como cuentan la historia: tan cretinos los buenos como los malos. Pero lo peor, lo verdaderamente malo, porque lo que en verdad en verdad os digo que paré en el minuto diez o doce del capítulo 5 fue por el actor que da vida a Pablo Escobar. Un blandengue incapaz de enfrentar a un perro ladrando cabreado; por decirlo de algún modo.

Hay una versión colombiana de la historieta de Escobar. Me han dicho que es en plan telenovela y tiene como ochenta capítulos, pero el título mola; mucho más que el de su versión yanqui-go-home: El patrón del mal.

A lo mejor algún día me animo y la veo, la versión colombiana. Pero la americana ya me ha visto a mí.

Miro la botella de bourbon vacía que he dejado sobre la mesa de mi despacho. La miro, la huelo. Pienso en la bonita y genial frase de la peli ATERRIZA COMO PUEDAS: elegí un mal día para dejar de esnifar pegamento.

Voy a aguantar. Me han prestado unos mangas de un chaval con poderes síquicos bastante simpático HUNDRED MOBPSYCHO, by One. Es tan mal sustitutivo del pegamento como las series de televisión, pero lo probaré.

Qué aburrido NARCOS.

Otro burbon por favor (prometo sólo mirarlo y olerlo).

 

Tigre tigre.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − 16 =