Era un secreto a voces en Galicia, pero ahora es el propio narcotraficante gallego Laureano Oubiña quien lo confirma: Mantuvo relaciones y encuentros con Fraga Iribarme y el propio Rajoy y ambos sabían quién era y lo que hacía. Así lo confirma el rey de la cocaína en declaraciones a la emisora de radio catalana Rac1.

Laureano Oubiña se reunió varias veces con Fraga

En este sentido, Oubiña asegura que se reunió con Mariano Rajoy cuando era secretario de Alianza Popular (AP) “dos o tres veces a la sede (del partido) en Pontevedra”. En declaraciones al Via Lliure de Rac1, afirma que el que iba a ser el futuro presidente español sabía perfectamente quién era él: “Conocía las actividades de los narcos gallegos”.

 

Financiación de la droga

El partido de Fraga recibía financiación del narcotráfico. Así, el rey de la cocaína en la década de los 80 también revela que cuando traficaba “me reuní muchas veces con Manuel Fraga” (entonces presidente de AP, ex ministro franquista y futuro presidente gallego). El partido recibía financiación de Oubiña consciente, según él, del origen el dinero.

El narco gallego, después de 22 años en prisión, cree que ya ha pagado por lo que hizo. “No he de pedir perdón a nadie, no debo nada a nadie. Si alguien quiere cobrarse algo, tendrá que ser en la montaña. Que elija arma y sombrero que yo ya los tengo”.

En la misma entrevista, Oubiña admite que acumuló miles de millones de pesetas con el hachís y el tabaco y asegura que tenía policías a sueldo: “Sin la colaboración de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, no se puede hacer nada”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorGarzón, dispuesto a ir en la lista de Carmena al Ayuntamiento de Madrid
Artículo siguienteCasado recurre a Lorca y Unamuno para legitimar su concepto de españolidad
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 + 6 =