La Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) ha sancionado a Renfe Mercancías con una multa de 65 millones de euros por distorsionar la liberalización del transporte de mercancías por ferrocarril. De igual modo sancionó al grupo alemán Deutsche Bahn con 10,5 millones de euros por la misma razón. Estas dos empresas son los dos principales operadores de transporte ferroviario que operan en España ya que tienen un porcentaje de ocupación de mercado del 80% y en los sectores del automóvil y la siderurgia el 100%. Según la CNMC se detectaron actividades prohibidas que afectaron al comercio entre países de la Unión Europea y limitado la libertad de mercado en nuestro país, actividades como los acuerdos entre empresas de la propia Renfe que restringían la competencia con otros operadores privados.

Sin embargo, la sanción es desproporcionada tanto para Renfe como para los sindicatos. Según fuentes de Renfe consultadas por Diario16 «la desproporción de la sanción se muestra en el volumen de negocio que se mueve en España, que asciende a los 300 millones de euros anuales». Además, según la empresa ferroviaria española, «la sanción se ciñe a hechos del año 2008 y las cosas han cambiado».

Por su parte, los sindicatos también han criticado la desproporción de la multa de la CNMC. Según Juan Manuel León de CCOO «la sanción tiene que ser proporcional al delito que se comete. ¿Cuántos trenes tiene ACS y cuánto mercado se le ha quitado?». Si tenemos en cuenta que el mercado de mercancías a través del ferrocarril supone sólo un 4% del total y de ese porcentaje las empresas privadas sólo tienen un 20% de mercado, «¿cuánto supone ese 20%?», se pregunta León.

La sanción supone un 30% del valor de total de la sociedad Renfe Mercancías S.A. Los sindicatos afirman que esos 65 millones de euros no pueden suponer una pérdida para la compañía, pérdida que puede afectar también a los trabajadores. Sin embargo, desde Renfe se nos indica que la reducción de plantilla ya estaba planteada desde antes de que se conociera la sanción de la CNMC.

Pero, ¿por qué es desproporcionada esta sanción? En primer lugar, por la razón que apuntan tanto desde Renfe como desde las fuerzas sindicales: una multa que supone el 30% del valor de la compañía. En segunda lugar, y mucho más importante quizá, por la oculta intención ejemplarizante de la misma, sobre todo si tenemos en cuenta otras sanciones impuestas a otras compañías de otros sectores.

En todo el año 2015 la CNMC multó con 32 millones de euros a las grandes petroleras (Repsol, Cepsa, Galp) por diferentes actuaciones que iban en contra de la competencia y el libre mercado o con 58 millones a diferentes fabricantes de cartón.

Por otro lado, en el mercado de las telecomunicaciones se multó a Telefónica con 6,3 millones por los acuerdos alcanzados con Yoigo que restringían la libre competencia. También en este sector se impuso en el año 2012 una multa de 119,9 millones de euros a Telefónica Móviles, Vodafone y Orange por abusar de su posición en los mercados mayoristas de mensajes de texto (SMS).

En el sector seguros también se han impuestos sanciones importantes, como, por ejemplo, la que se impuso a 6 aseguradoras (ASEFA, Mapfre Empresas, Mapfre Re, Caser, Swiss Re, Scor y Münchener) por formar un cártel de fijación de precios mínimos, una sanción de 120,7 millones de euros.

En relación con sanciones por formar cárteles o por alianzas que frenaran la competencia los datos globales son muy superiores a la sanción impuesta a Renfe pero en ningún caso supuso un 30% del valor de estas compañías. Según los sindicatos todo parece indicar que lo que se pretende con esta multa es ejemplarizar y poner más énfasis en la gestión privada del transporte de mercancías por ferrocarril.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × 4 =