Recientemente he asistido a la presentación de un libro de María José López que aborda, desde un elevado número de supuestos prácticos, un tema que nos abochorna, como es la discriminación de derechos en el ámbito del deporte femenino.

La autora, una experta en Derecho deportivo, que asesora a numerosas deportistas de élite, puso de relieve algunos aspectos que recurrentemente escuchamos en los medios de comunicación, pero que más allá de la anécdota, no les prestamos excesiva atención.

Sin embargo, son un ingrediente más, en el largo camino que nos queda por recorrer en el terreno de la Igualdad.

Me gustaría resaltar, con el objeto de hacer atractivo y, sobre todo, útil, a los futuros lectores, un par de ejemplos que ilustraron su disertación.

En primer, lugar la existencia de clausulas antiembarazos. Si bien, es cierto, que no son exclusiva del deporte profesional, no lo es menos, que también son extraordinariamente denunciables. Queda claro que no van a poder rendir de la misma manera, si quedan embarazadas, que van a tener que dejar de entrenar al máximo nivel o de jugar en el caso de deportes colectivos, pero también lo es, que deberían tener los mismos derechos que otras trabajadoras a coger su baja laboral sin temor a ser despedidas.

Por otra parte, y ligado a lo anterior, María Jesús nos expuso que era bastante habitual en el deporte profesional femenino ( esto como verán es una incongruencia o perogrullada) la inexistencia de contratos. Por esa razón se incrementaban las dificultades para reclamar en el caso de incumplimientos. Además, cuando se tienen que contratar deportistas extranjeras, los equipos se las ven y se las desean para conseguir los permisos de residencia ( pues se exige un contrato de trabajo). Evidentemente, de esta forma, poco profesionales se puede considerar a estas deportistas y a este tipo de deporte.

No vamos a hablar, como diría M.Rajoy, de desigualdades salariales, pues la brecha salarial ( lo acabamos de demostrar al no haber contratos) no existe. Sin embargo, la consejera de Cultura e Igualdad, Leire Iglesias, fue contundente en este sentido: en Extremadura “ sí nos vamos a meter en eso”. Otro ejemplo, inadmisible, la desigualdad en los premios que se dan en las competiciones masculinas y femeninas que debe terminar.

Finalmente, y como reto, dejamos en el horizonte la proyección de los adolescentes. La necesidad de conseguir que chicos y chicas puedan, mas allá de la continuidad en el deporte y en sus aficiones sociales, seguir practicándolo. Es otro signo de modernidad: cuando logremos que, en especial, las mujeres, no abandonen la prolongación en la práctica del ejercicio físico en el momento en el que se adentran en su juventud.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos + 6 =