El Presidente de la Republica Árabe Saharaui Democrática (RASD), Mohamed Abdelaziz,  ha pedido al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que se investigue el asesinato de un ciudadano saharaui por disparos de militares marroquíes efectuados desde el muro que divide el Sáhara Occidental.

​El fallecido,  Achmád Abád Yuli, era un pastor nómada que estaba en las inmediaciones del muro defensivo marroquí recogiendo sus camellos, en la parte controlada por el Frente Polisario.

La muerte del ciudadano saharaui se ha producido días antes de que viaje a la zona el secretario general de la ONU, en un periplo que no incluye ni Marruecos ni el Sáhara Occidental ocupado por imposición de las autoridades de Rabat, aunque si contempla la visita a una base de la misión de NNUU en los territorios liberados por el Polisario.

Esta muerte ​es para los saharauis  una grave violación del alto el fuego al que llegaron Marruecos y el Frente Polisario, proclamado el 6 de septiembre de 1991, para realizar después un referéndum de autodeterminación controlado por la ONU.

Representantes de organizaciones de Derechos Humanos saharauis han  visto en este incidente una maniobra de Marruecos para impedir la visita de Ban Ki-moon a los campamentos de refugiados en Tinduf y, especialmente,  a Bir Lehlu, en los territorios liberados, donde precisamente hace 40 años se proclamo la RASD.

Según la versión facilitada por la agencia Sahara Press Service (SPS), el incidente tuvo lugar el  27 de febrero de 2016 cerca del sector de Güelta , una zona geográfica donde  no está  permitido  el uso de armas por el acuerdo del alto el fuego.

Abrieron fuego sin previo aviso

Informaciones de testigos presenciales citadas por SPS señalan que “las fuerzas marroquíes abrieron fuego  sin previo aviso”, mataron  a cuatro camellos y después dispararon hacia la víctima y sus compañeros, “que  sobrevivieron de  milagro”.

La agencia oficial de marroquí MAP, por su parte,  afirma que entre las 23 horas y la medianoche del sábado una persona que estaba cerca del muro de defensa, a unos 150 metros,  “realizaba movimientos sospechosos y persistentes”, ante lo que dos miembros de las Fuerzas Armadas Reales  dispararon un “tiro de advertencia”,  “en el contexto de las amenazas de seguridad transfronterizas y como consecuencia del recrudecimiento de tráficos de todo tipo y de la multiplicación de intentos de franqueamiento de la línea de defensa”.

Al amanecer,  los militares marroquíes vieron que había cuatro dromedarios muertos. La misión de las Naciones Unidas en el Sáhara, MINURSO, que vigila el alto el fuego entre Marruecos y el Frente Polisario, indicó que también había  el cadáver de un hombre.

Mohamed Abdelaziz,  líder del Polisario, habla de  “crimen contra un ciudadano saharaui inocente por las fuerzas de ocupación marroquí  en una zona que está bajo la responsabilidad de la ONU”  y subraya “la necesidad de adoptar medidas firmes  y severas  para  hacer frente a semejantes atrocidades”.

“El Presidente  saharaui ha recordado que  la ONU es la principal responsable de garantizar el cumplimiento  del plan de arreglo de las Naciones Unidas en el Sáhara Occidental en todos sus aspectos, incluido el alto  del fuego, firmado bajo su supervisión el 6 de septiembre  de 1991, en preparación para la organización de un referéndum de autodeterminación del pueblo saharaui”, según SPS.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × uno =