Un elemento de piedra que sostenía una de las vigas de la cubierta de la Basílica de Santa Croce en Florencia cayó a primera hora de la tarde del jueves desde una altura de 30 metros y mató a un turista español de 52 años, Daniel Testor, al golpearle en la cabeza.

Al lugar acudió el servicio de emergencias 118 que intentaron reanimar al hombre, pero fue imposible. Ante esta situación, tanto la Policía Local de Florencia, los Carabinieri, los bomberos y el propio ejército italiano han custodiado Santa Croce. La Fiscalía de Florencia ha abierto una investigación por homicidio.

La esposa del fallecido también tuvo que ser atendida al entrar en un grave estado de shock.

Irene Sanesi, presidenta de la Ópera di Santa Croce ha mostrado su consternación por lo ocurrido porque esa parte de la iglesia fue restaurada hace poco tiempo. «Tal cosa nunca había sucedido en la historia de la iglesia. Estamos destrozados y expresamos nuestras condolencias a la familia de la víctima».

El alcalde de Florencia, Dario Nardella, ha expresado sus condolencias a través de Twitter:

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × uno =