Fue muchas mujeres, pero sobre todo fue una gran actriz. La mejor alcahueta de La Celestina que ha dado el cine español. Fue Régula en Los santos inocentes, y una de las brujas de Zugarramurdi por las que ganó un Goya en 2014.

Y todas se han ido en un hospital de Madrid, donde ha muerto a los 78 años de edad, de un derrame cerebral.

Nació en Bilbao en 1939. Era hija de Ramón Ruiz Alonso, el hombre de la CEDA que, denunció a Lorca y propició su fusilamiento. Terele nunca lo negó, en una de las entrevista llego a pronunciase acerca de lo que le ocurrió a su padre. “Sé que mi padre fue a casa de Luis Rosales, que le explicó a la familia que tenía orden de detener a Federico García Lorca, como estaban deteniendo a otros muchos. Es más, le ofrecieron un vinito y estuvieron charlando… y, cuando regresó con él, lo llevó al cuartelillo sin saber absolutamente nada de lo que iba a pasar después con Lorca”.

Fue una de las grandes actrices secundarias de la escena y el cine español. Utilizó el apellido Pávez que correspondía a su abuela Emma Silva Pávez.

Debutó en el cine con Novio a la vista, de García Berlanga, a los doce años. Su primer gran texto en teatro es La casa de las chivas, de Jaime Salom, en 1968.  Su gran película, la Régula, que la reconcilia con todo y con todos, sobre todo con su genio de actriz en Los Santos Inocentes, basada en la novela de Delibes. Y recordada como obra cumbre del cine español.

 

Así la han despedido sus amigos de profesión y algunos políticos.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Diez − 7 =