Maldito verano del 2016 para el flamenco español. El mes pasado fallecía la cantaora Juana la del Revuelo y el guitarrista Juan “Habichuela”.  El 13 de julio nos dejó El Lebrijano y este viernes, a las once de la noche, el artista flamenco  José Menese falleció en su domicilio sevillano de la Puebla de Cazalla. Antonio Gala, Rafael Alberti y Fernando Quiñones son algunos de los nombres que le definieron como uno de los más grandes cantaores no gitanos de la historia de España.

Nacido el 3 de diciembre de 1942, Menese sintió la llamada del flamenco desde la cuna, y ya con ocho años cantaba en fiestas, entre amigos y en la zapatería de su padre. Fue un figura como Antonio Mairena el que le presentó en su debut oficial en el Cine Carretería de Osuna.

Grabó un corto para la televisión alemana en los años setenta, con tanto éxito, que motivó una gira por todo el país.

Más de treinta discos grabó el maestro a lo largo de su vida, el primero de ellos, en l 1963, cuando tan solo tenía 21 años y era un recién llegado a Madrid. El último, en 2005, tenia el título “A mis soledades voy, de mis soledades vengo”.

Menese actuó en los principales teatros españoles, incluyendo el Teatro Real, el Palau de la Música de Barcelona, en el Teatro Monumental de Madrid y en el Auditorio Nacional en 1991 y 1992. Uno de sus conciertos más memorables fue el que ofreció en la década de los Setenta, aún con vida del dictador Francisco Franco en el Teatro Reina Victoria de San Sebastián y que terminó con la platea  en pie con su Mirabra. Su fama le hizo traspasar fronteras y rendir a sus pies escenarios internacionales como el Teatro Olympia de París (fue el primer artista flamenco que actuó en este teatro francés).

El maestro sevillano recibió a lo largo de su dilatada trayectoria reconocimientos como el Premio de Honor Tomás el Nitri en el Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba, el Calle de Alcalá y el Patriarca del Cante.

Menese calla con su muerte la voz del conjunto de cantaores que irrumpió con fuerza en la década de los sesenta, con nombres como José Monje Cruz “Camarón de la Isla”, “El Lebrijano”, Antonio Fernández Díaz “Fosforito” o Antonio Cortés Pantoja “Chiquetete”.  Menese representaba el cante sabio del hambre y del pueblo.

Que la Tierra le sea leve.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × 5 =