Las empresas de telefonía móvil vuelven a aumentar sus servicios.

Las principales compañías de telefonía de nuestro país no cesan en la subida de sus tarifas. Se ha convertido en una tradición, iniciar el mes de febrero, año tras año, con el anuncio de una nueva cuota que garantizará un mejor servicio. Un hecho que podría ser fruto de un pacto entre Movistar, Orange y Vodafone.

El cinco de febrero de este año, Movistar Fusión incrementó 5 euros al mes las facturas del paquete. Orange y Vodafone han anunciado que también se unirán a la causa con sus paquetes de Love y One. Este anuncio, que supone responde a las necesidades de sus clientes, se aleja por completo de las demandas del mismo. Por ello tanto la asociación Facua Consumidores en Acción como Francisco Fernández Marugán, el Defensor del Pueblo, han denunciado el hecho.

El Defensor del Pueblo opina que esta subida de tarifas “podría alterar la competencia efectiva en el mercado de las telecomunicaciones”. Además, recuerda que “una actuación pactada podría ocasionar perjuicios a los consumidores”. Por este motivo, se ha iniciado una actuación de oficio con el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital así como a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. Han solicitado a ambos organismos información sobre esta subida y sobre las medidas que prevén adoptar en caso de confirmar que “se están vulnerando derechos de los usuarios de estos servicios”.

Facua ha presentado una denuncia ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia acusando a las operadoras de incumplir la Ley de Defensa de la Competencia que regula el mercado. Consideran que la subida en las tarifas, es sospechoso de un pacto entre las tres grandes para acordar los precios. En caso de demostrarse esta acusación, las operadoras deberán responder ante una infracción muy grave, sancionable con una “multa de hasta el 10 por ciento del volumen de negocios de la empresa infractora”.

En un escrito dirigido a la CNMC, la asociación de consumidores cuestiona “la competencia real entre las tres operadoras”. Alegan que estas subidas, generan falta de competitividad en el mercado y que, “si la practica totalidad del mercado está ocupado por ellas e igualan sus precios prácticamente a la vez, el usuario se verá obligado a aceptar la subida impuesta unilateralmente al no disponer de una alternativa real a la que portar los servicios de telefonía, internet y televisión a otra empresa del sector”. 

En el año 2015, las tres operadoras dieron el pistoletazo de salida a la imparable subida de sus tarifas. Desde entonces, Movistar ha presentado hasta seis nuevas tarifas en su paquete de Movistar Fusión. El año pasado, subieron 5 euros las tarifas de Fusión en el mes de febrero y en verano incrementaron un 33% el coste de los GB en caso de los clientes excedan el máximo contratado.

Facua también acusa a Vodafone de haber seguido las tendencias de Movistar. Comenzaron con las subidas el mismo año y desde entonces han subido hasta en 4 ocasiones sus tarifas. La última vez, en abril de 2017, incrementaron en 3 euros las tarifas de One S y M, y en 5 euros la tarifa de One L. Ahora, han anunciado la subida de 4 euros a todas sus tarifas.

Al igual que Movistar y Vodafone, Orange inició el proceso con un aumento de 2 euros. Su última oferta supone un incremento de 5 euros en las facturas de los clientes con paquetes Love Familia sin límites y Love Familia 500 megas, 3 euros para el paquete Love Esencial y 2 euros al Love sin límites.

La última en unirse a esta oleada ha sido Jazztel. La compañía ha anunciado un aumento de 3 euros en la cuota de la línea a partir del mes de abril. Las operadoras prometen una mejora en el servicio, pero ¿Han pedido los clientes esa mejora?

 

Operadoras libres de cambios

Existen “raras avis” que han apostado por respetar las condiciones que en un principio firmaron sus clientes. Por el momento, sobreviven sin unirse al “pacto” de las grandes operadoras. El grupo de MásMovil, compuesto por Yoigo, Pepehone y MásMovil son las operadoras “lowcost” y unirse a esta tendencia podría arruinar su imagen.

Estas tres operadoras servirán como refugio a los clientes hartos de los bombardeos de las tres grandes. MásMovil y Yoigo presumen de mantener las cuotas de sus clientes intactas aunque cuentan con la presión de los accionistas que reclaman más ingresos.

Más ingresos podrían traducirse a una subida en el precio de las tarifas. Sin embargo, su filosofía ‘lowcost’ no se lo permite. Por ello, continúan respetando las facturas de sus clientes aunque sí que han tenido que hacer frente en alguna ocasión a una renovación de las tarifas para nuevos clientes.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

7 − 2 =