Pablo Iglesias ha entrado por la puerta grande de la Asamblea de Madrid, al inicio de la moción de censura que desde la formación Podemos, liderada por la alternativa a la actual presidenta Cristina Cifuentes, la diputada Lorena Ruiz-Huerta, ha presentado a lo largo de la mañana del jueves, con un programa político marcado por la regeneración democrática contra la corrupción, y una reforma fiscal para la Comunidad de Madrid, al señalar Ruiz-Huerta el grave endeudamiento que atraviesa esta comunidad autónoma, que “se encuentra al borde de una quiebra técnica”.

Podemos además de recordar los casos de corrupción del PP de Madrid, se aseguraba la base de la moción de censura al enfrentar los datos económicos que atraviesa esta autonomía hacia un crecimiento de la deuda proyectada calculando unos 30.000 millones de euros en un futuro cercano, según apuntaba Ruiz-Huerta en su intervención.

El embajador de esta moción de censura fue Ramón Espinar, secretario general de Podemos, que acusó al PP de forma directa: “Ustedes son una máquina de denigrar las instituciones públicas. Son una máquina de denigrar la democracia”.

Espinar centró el debate en cuestiones clave como la educación apuntando a que los populares “privatizaron la educación y sabemos que era porque Granados se llevaba 1 millón de euros. En educación no tienen principios, tienen chequera”, dijo en su turno en la moción de censura.

Uno de los invitados a la Asamblea de Madrid, Juan Carlos Monedero, respaldó al secretario de la formación morada que defendió en Redes Sociales la claridad de Espinar y dijo “salir del PP es una cuestión de dignidad”.

El acicate político que obstaculiza esta moción de censura es una cuestión puramente matemática, que impide a Ruíz-Huerta alzarse con la presidencia de la Comunidad de Madrid, al contar tan solo con 27 votos, muy lejos de los 65 votos necesarios para prosperar la moción de censura presentada hoy por Podemos. La suma de las izquierdas Podemos-PSOE con 64 votos, no basta para esta derrota política a la presidenta Cristina Cifuentes (PP), que necesita mayoría absoluta de la Asamblea, y solo sería posible, si Ciudadanos diera su brazo a torcer, algo que no va a ocurrir, al tener intención de voto en contra de esta iniciativa política de Podemos, mientras el PSOE derivará su voto hacia la abstención.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha llegado a la moción de censura interpuesta contra su Gobierno, con relativa tranquilidad, al saberse conocedora de la falta de votos necesarios para la mayoría absoluta en la Asamblea, que derrocarían su Ejecutivo actual. Aún no está claro que Cifuentes tome un turno de intervención en este debate político, pero si ha manifestado que lo que sucede “es una falta de respeto hacia los ciudadanos”, con la mirada puesta en la moción de censura que Unidos Podemos llevará igualmente al Congreso.

La presidenta madrileña, ha devaluado la moción política de Lorena Ruíz-Huerta, apostando por el debilitamiento de Podemos en la Cámara Regional, referida a la “política espectáculo” de la formación morada, según señaló Cifuentes durante la mañana.

La portavoz de Podemos, ha propuesto “una reforma de la Cámara de Cuentas de Madrid” para poder incidir en un mayor control de los ejercicios económicos sobre las empresas públicas e instituciones, sin perder de vista la transparencia de las fundaciones y la financiación de los partidos políticos. Con este sistema alternativo, se pretende ampliar el ámbito de intervención a sociedades como Arpegio y el Canal de Isabel II.

Ruiz-Huerta también ha sugerido una “fiscalización política” considerando que esta moción de censura se debe a una “excepción por los escándalos de corrupción”, y por ello, ha solicitado eliminar los aforamientos de los diputados regionales, poner fin a las puertas giratorias de altos cargos, y acogerse a la incompatibilidad del ejercicio de duplicidad de cargos públicos, entre municipios e instituciones regionales, o nacionales.

El comienzo del pleno de la Asamblea para debatir esta moción de censura estuvo marcado por un minuto de silencio por el joven Ignacio Echeverría, fallecido en el atentado de Londres, y el pésame a la familia transmitido por la presidenta de la Cámara Regional, Paloma Adrados, mientras todo los diputados junto al resto de asistentes, se sumaron en silencio al duelo por Echeverría.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 + 5 =