Miquel Iceta es un diputado socialista convencido de los cauces democráticos en Cataluña, que ha salido a mostrar su apoyo incondicional a los alcaldes del PSOE que han recibido presiones por no ceder locales municipales para la celebración del referéndum 1-O. Este diputado en el Parlamento de Cataluña es la llave que tiene el PSOE para abordar la cuestión soberanista en la Cámara. Además, cuenta con el respaldo político del secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, quien ha visitado Barcelona en los últimos días para tomar el pulso a la sociedad catalana y plantear una reforma constitucional. Iceta fue miembro de la ponencia para la reforma del actual Estatuto de autonomía de Cataluña. Desde Diario 16 nos hemos acercado al día a día que vive secretario general del PSC en este lance político crucial para Cataluña.


 

¿Comenzó la cuenta atrás, habrá referéndum?
No se producirá el referéndum legal, vinculante y con garantías jurídicas al que el president Puigdemont se comprometió. Lo que se va a producir es una importante movilización social independentista.

La dura actuación del Gobierno, ¿ha inclinado la balanza a favor de los soberanistas?
El gobierno de España ha delegado toda su iniciativa en el poder judicial y la policía. Y eso es una mala noticia para la política. Pero lo que es peor, es que el Gobierno del PP lleva 7 años muy equivocado en su estrategia con Catalunya. Ya incluso en la oposición, cuando recogió firmas contra el Estatut. Desde entonces, no ha dejado de dar alas al independentismo.

Desde su experiencia como director del Departamento de Análisis del Gabinete de la Presidencia del Gobierno con Narcís Serra, ¿qué hará el PSOE el 1-O?
El 1-O los socialistas seguiremos defendiendo la legalidad
, la convivencia y la búsqueda de una solución política que ha de satisfacer a una mayoría de catalanes a un  problema que se ha ido agravando con el tiempo.

¿Cómo pudo evitarse esta situación?
No estaríamos donde estamos si no se hubiese alterado el Estatut votado por los catalanes; si el gobierno del PP y los gobiernos de Artur Mas y Carles Puigdemont hubiesen sido capaces de negociar; si el gobierno de Cataluña no se hubiese visto condicionado por los sectores independentistas más radicales; si se hubiese producido la investidura de Pedro Sánchez como presidente del gobierno de España; y si hubiese sobre la mesa de negociación un acuerdo que asegurase el reconocimiento a la singularidad catalana, el reforzamiento del autogobierno de Cataluña particularmente en lo que se refiere a cuestiones educativas, culturales y lingüística, la mejora de la financiación, el incremento de la inversión pública del Estado en Cataluña y una reforma federal de la Constitución.

¿Y qué pasará el día 2 de octubre tras el proceso del 1-O?

Espero que se imponga la cordura y el respeto. Que se tenga visión de Estado en un lado y “sentit de país” en el otro. Entendiendo país, como el de todos los catalanes, no sólo los independentistas. Y que se sepa, trabajar para rebajar la tensión y preparar un acuerdo. El peor escenario es el definido por un Govern decidido a proclamar unilateralmente la independencia y un gobierno suspendiendo la autonomía.

Felipe González o Rodríguez Ibarrra, compañeros suyos de partido, solo están echando leña al fuego en el conflicto, ¿esto ayuda o perjudica al PSC?

Por grande que sea la preocupación por la situación política en Catalunya, lo que se necesita son propuestas concretas para favorecer el necesario acuerdo.
Parece que es este conflicto soberanista el PSOE está fuera de juego, ¿cómo piensa recuperar el protagonismo socialista  en la sociedad catalana?

El PSOE es el único partido que está a la altura de las circunstancias. El PSOE ha logrado poner en marcha en el Congreso de los Diputados la Comisión para el Diálogo, encaminada a construir un punto de encuentro y de debate para desencallar el problema. El PSOE y el PSC lideran así la vía del entendimiento y han recogido en la Declaración de Barcelona las mejores propuestas para alcanzar un acuerdo.

El día a día en Cataluña está tan crispado como se da a entender en los medios no catalanes?

Hay crispación, sí. Hemos padecido ataques a sedes, increpaciones, amenazas e intimidaciones. No se han podido realizar plenos de ayuntamientos. Y hay también silencio. Silencio de una mayoría que asiste entre desolada y perpleja a una situación que nunca debería haber llegado hasta aquí.

Son muchos años de trayectoria política de Miquel Iceta como miembro de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE,  desde su sentir político, ¿cree que el conflicto en Cataluña tiene solución?

Sí. La solución es un pacto de Estado que implique mayor autonomía para Cataluña, mejor financiación y una reforma federal del Estado. Ese acuerdo debe poder ser votado por los ciudadanos y ciudadanas de Cataluña y, en la medida que se plasme en una reforma constitucional, debe ser votado también por el conjunto de los españoles.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 − 3 =