Les adelanto, que después de las primarias socialistas, otra vez hemos vivido un episodio emocionante y transcendental desde el registro de la moción de censura en el Congreso de l@s Diputad@s. Yo misma, he sugerido en varias ocasiones, a través de este medio, que se hiciera cuanto antes y que los números daban, en un artículo de opinión en Diario 16: “El psoe en tierra de nadie”.  Además de la sentencia tajante de la trama Gürtel, bien sabemos, que las anti políticas del PP, nos estaban apretando el cinturón demasiado. Nunca es tarde, Presidente Sánchez, nunca es tarde. Después de haber recorrido la provincia y la región en Castilla La Mancha, haciendo pedagogía y debates extensos en las Casas del Pueblo, intentado arreglar el desaguisado del 1 de Octubre de 2016, ha llegado otro día 1 de Junio, bien diferente.  La “metamorfosis política” de este año y medio, da lugar a una felicitación por mi parte.

Una moción de censura, tan esperada como el agua de lluvia que cae en nuestro país desde hace meses.

Le veo sereno y consciente de la España de la que se van a hacer cargo. Supongo que l@s representantes públicos que accedieron a apoyarle sin más en la moción también tendrán en su primera hoja de ruta, mejorar  la calidad de las políticas sociales. Ser el Portavoz de 180 Diputad@s plurales en lo ideológico, le va a costar lo suyo. Y dar una solución pacífica y política a “nuestra Catalunya”, tampoco será nada fácil. Que nadie se moleste si digo “nuestra”, porque lo hago desde el sentimiento de fraternidad y solidaridad que siempre he mantenido con el pueblo catalán y su derecho a decidir, aunque los nacionalismos no sean mi predilección, por muy progres que se presenten. Le felicito también por haber dejado atrás el “abrazo mariano” en este asunto. Ese mismo Mariano que abandonó a sus españoles, muy españoles y mucho españoles el día en el que debió dar la cara por ellos, el pasado jueves.

Espero de esta unión disciplinada y responsable, de las formaciones políticas de la Cámara que sigan siendo 180 personas comprometidas en defenestrar las leyes hostiles que tanta fractura social  han causado. Por muy enrabietados que se muestren los 169 “aprovechateguis, pp/c’s” que van a convertir este periodo de sesiones parlamentarias, en un esperpéntico circo, fieras incluidas, con la inestimable ayuda de los medios de desinformación, que intentarán mantener la vela encendida a sus santos y patronos, al más puro estilo de la tragicomedia surrealista del “España se ha roto”.  (Yo me he quedado en el lado de la izquierda). Es obvio que el bipartidismo también pasa página en la historia, y con eso tiene que lidiar. Es importante destacar que ha cambiado el Gobierno, pero el arco parlamentario sigue siendo el mismo, y la sociedad necesita sentirse amparada por esta decisión rigurosa de dar carpetazo a una etapa insufrible de recortes de libertades y derechos esenciales. Y veremos donde es capaz la derecha de canalizar y aglutinar a su electorado, que algun@ habrá que se haya disgustado lo más mínimo con su banda de malhechores, lucrados a costa de mantenerse en  las Instituciones Públicas, bendecidos y aplaudidos por una parte de la sociedad que aún sabiendo por sí misma que gobernar para el Capitalismo, está hundiendo el Estado de Bienestar, que merecemos.  A ver como maquillan la primera encuesta del CIS, después de este último espectáculo del matrimonio inseparable de conservadores y liberales que han mostrado su amor y cariño los unos por los otros, y a ver si Rivera se quita las gafas rojigualdas para empezar a ver esa encuesta publicada de su electorado en la que el 48% – 52%  mostraban la retirada a tiempo del apoyo a los expertos ninguneadores de la democracia.

De los discursos del debate de la moción de censura, permítanme que me quede con la última frase de Pablo Iglesias, dirigiéndose a la gente que no ha perdido la esperanza, a las mujeres del 8 de marzo, a los pensionistas, y en general a la clase trabajadora, y haciéndole de nuevo otro guiño al PSOE diciéndole que las próximas elecciones, hay que ganarlas junt@s.  Y en eso llevamos trabajando much@s desde que le cortaron el grifo los suyos, impidiéndole que gobernara este país con PODEMOS. Y recuerdo a navegantes que fuimos muy pocos, poquísimos, los que dimos la talla de forma altruista y desinteresada para que lo que ha pasado el 1 de junio, fuera posible, y que el trabajo de la militancia socialista no fuera en vano, y pusiera los puntos sobre las íes, en torno a un proyecto de país dirigido desde la unidad de acción de las izquierdas, con un viraje de 180 grados, dejando de lado los intereses partidistas generados en el palco vip de ferraz. El PP ordenó su descabezamiento y Podemos le ha hecho Presidente del Gobierno. Le recomiendo una buena dosis de paciencia política para intentar acabar su legislatura, haciendo caso omiso a los sargentos chusqueros que hablan ya de elecciones en el seno interno del partido,  porque esos mismos son las que precisamente no las querían por el bien de España y la estabilidad del establihsment, simple y llanamente y valga la redundancia.

Hay una abstención electoral, de más de 10 millones de votantes, que convendría analizar detalladamente,  por mi participación en mesas electorales, esa abstención responde al perfil de votante potencialmente de izquierdas y generalmente personas comprendidas entre los 18 y 30 años.  Este acto de valentía política dará sin duda un impulso a las elecciones locales y autonómicas de mayo de 2019.

La lista de demandas político-sociales, sería innumerable en estos momentos, porque hay tanto por hacer, que no sabría decir cuál sería la más importante, pero ir apostando por la subida del salario mínimo interprofesional diría mucho de las siglas socialista y obrero. La receta del cambio radical que necesitamos debería marcar los primeros cien días de cortesía  del nuevo ejecutivo y de los voluntarios partícipes en la MC. Aquí les esperamos a todos, l@s parad@s, las mujeres víctimas de violencia de género, l@s pensionistas, l@s dependientes, l@s deshauciad@s, l@s trabajador@s en precario… elija humildemente por donde empieza, marque la prioridad, porque para mi,  cualquiera es bueno.

Por cierto, sigo echando de menos a los sindicatos, apoyando uno de los acontecimientos más importantes de la historia de la democracia que podría abrir las puertas de una reforma laboral, en la que ellos han de ser coautores.

Salud, Presidente Sánchez.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

8 + trece =