300.000 personas según los organizadores toman las calles de Barcelona para reclamar a Europa el cumplimiento de los derechos humanos y dar salida a la crisis de los refugiados sirios, la peor vivida en las fronteras europeas desde el término de la segunda guerra mundial. Una crisis que hasta ahora sólo ha tenido la respuesta de la represión y el control de fronteras por unos estados miembros incapaces de querer dar solución a un problema grave que viola los derechos humanos básicos y de auxilio al refugiado, suscritos por la propia UE.

Muerte, violaciones o abuso de menores son sólo algunos de los adjetivos del drama humano al que miles de personas se enfrentan en su deseo de una guerra en la que ya han muerto más de 500.000 personas desde el inicio del conflicto sirio. 

Por todo ello, y cansados de la inoperante de los gobiernos europeos la ciudadanía ha decidido dar un paso más en sus reinvidicaciones tomando las calles de diferentes ciudades de Europa a las que ahora se suma Barcelona, para exigir a las autoridades españolas y europeas un mayor compromiso en la acogida de refugiados en Europa por los conflictos en sus países.  La marcha convocada por la plataforma “Casa nostra, casa vostra”, bajo el lema ‘Volem acollir‘ (Queremos acoger) parece que ha podido marcar un punto de inflexión en la lucha en defensa de la población civil Siria que hoy sufre en los campos de refugiados de Grecia la ignorancia de las instituciones de Bruselas. 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 4 =