Miguel Blesa, el amigo íntimo del expresidente del Gobierno José María Aznar y expresidente de Caja Madrid, tendrá que declarar como imputado ante la titular del Juzgado número 45 de Madrid, Mónica Aguirre de la Cuesta, para responder del presunto delito de administración desleal al aumentarse supuestamente el sueldo 13,5 millones de euros de forma irregular junto a otros miembros de la cúpula de la entidad. Esta denuncia se atiende un año después de solicitarla la Fiscalía Anticorrupción y en la misma también ha sido imputado su mano derecha de entonces, Ildefonso Sánchez Barcoj, ex director general de Medios de Caja Madrid.

La denuncia de Anticorrupción fechada el pasado 15 de enero de 2015 explicaba que fue el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) el que alertó el 30 de diciembre de 2014 de las supuestas irregularidades, según los datos aportados por la auditora Price Waterhouse Coopers.

Blesa incrementó el sueldo de nueve directivos de Caja Madrid un 16% en el año 2008, contraviniendo las órdenes del consejo de administración de la caja, que había acordado un aumento del 4,5%, que en todo caso debía ser aprobado por la Comisión de Retribuciones. Anticorrupción culpa a Blesa de ser el principal responsable de estos pagos irregulares por ser el que los ejecutó a dedo sin atender los repartos legales establecidos por la entidad. La remuneración total recibida por el comité ejecutivo de forma irregular llegaría a los 13,3 millones de euros entre los años 2008 y 2010. Estas cantidades se consignaban mediante sueldos fijos y variables anómalos, deducciones fiscales fraudulentas e indemnizaciones por despido.

Precisamente, Blesa cobró por este concepto en 2010 la suma de 2,73 millones de euros. El secretario del consejo de la entidad, Enrique de la Torre, cobró también por ello 2,89 millones.

 

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 − 7 =