Mienten. Cuando el señor Marzà, conseller de Educación de la Comunidad Valenciana, de Compromís,  y el señor Soler, del PSOE valenciano, dicen que se ha recuperado la plantilla de la educación pública valenciana en un 90 % respecto a los recortes del PP,  mienten. Y lo hacen como bellacos. Y cuando el señor Soler, secretario autonómico de Educación, dice que da por superados los recortes del PP,  demuestra su catadura moral y su escaso sentido del decoro y de la vergüenza.

En primer lugar, hay que tener claro que la escuela pública valenciana, según se desprende de las propias estadísticas del Ministerio de Educación, perdió nada más y nada menos que 6.400 docentes el año del gran hachazo del PP, entre el curso 2011-2012 y el 2012-2013. 6.400 docentes. La Escuela Pública. Y cuando los señores Marzà y Soler hablan de que ha aumentado la plantilla en 4.000 docentes con su gestión engloban la escuela pública y la escuela privada-concertada. Dejando al margen la creatividad contable de la que hicieron gala el curso pasado, en el que Alicante aumentó su plantilla en más de 1.500 profesores y misteriosamente la provincia de Valencia disminuyó 200, lo que es evidente es que con los propios datos que ofreció Marzá en este inicio de curso, de los 1.440 profesores de los que alardea que ha contratado más este curso, 715, prácticamente la mitad,  pertenecen a la escuela concertada. Eso quiere decir que proporcionalmente la escuela concertada ha aumentado su plantilla un 300 % en relación a la pública. Y si descendemos a los microdatos, resulta que la plantilla de la escuela pública de la provincia de Castellón este curso tiene 60 docentes más que el pasado, es decir, menos de 0,3 docentes por centro, mientras que la concertada ha aumentado en 85 docentes más.

Es decir, la recuperación de plantillas ni está ni se espera, y la reducción de ratios al nivel previo a los recortes es una pura entelequia, una pura mentira. Por poner de ejemplo un centro tipo, un ejemplo que conozco bien, podemos hablar de ese IES que tenía 86 docentes antes de los recortes, que vio como perdía 15 profesores llegando a los 71. Pues bien, ese centro recuperó un docente en los últimos años del PP, otro el curso pasado y otro y medio este, quedándose con una plantilla de 74,5 profesores este curso. Es decir, faltan 11,5 profesores, un 15 % de la plantilla, para recuperar el número de docentes que tenía antes del gran recorte. Difícilmente puede ser de otra forma además si sigue presente el aumento de horas lectivas que impuso el PP y que el gobierno del señor Puig y del señor Marzà mantiene y las ratios siguen siendo elevadísimas. Esa es la realidad, la triste realidad.

En cuanto a las condiciones laborales de los docentes valencianos, siguen en pie todos los recortes y todas las humillaciones que impuso el PP. Más de dos años y pico después no ha habido ni una mejora ni media. Absolutamente ninguna.

En definitiva, Marzà y Soler, el ejecutivo del Botánico, mienten. No ha habido ninguna recuperación de las plantillas. Y mucho menos se han revertido los recortes. Y cuando dicen que se ha hecho, en un penoso Agit Prop, además de hacer ver que no piensan acometer ninguna recuperación, insultan al profesorado valenciano y a la inteligencia de sus electores. Parecen olvidar que el profesorado valenciano fue punta de lanza en el cambio en la Comunidad Valenciana, y parecen querer que ese cambio sea efímero. Es por ello por lo que tanto  Marzà como Soler si no dimiten inmediatamente, deben ser cesados y buscar un cambio de rumbo radical en la Conselleria. Cada vez queda menos tiempo.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 + cuatro =