Rakhmat Akilov detenido por el atentado de Estocolmo perpetrado el pasado viernes, y en el cual fallecieron cuatro personas y herir a otras 15, finalmente ha confesado la autoría de un crimen terrorista ante un juez. Así lo ha anunciado su abogado Johan Eriksson.

El detenido, un hombre uzbeko de 39 años, ingresará en prisión preventiva durante un mes acusado por un delito terrorista con asesinato. Una condena interpuesta por el tribunal que el acusado ha aceptado sin ningún inconveniente tras declarar que actuó por orden directa del Estado Islámico desde Siria.

Durante su comparecencia en el tribunal, a puerta cerrada por petición de la fiscalía, Rakhmat Akilov ha permanecido esposado en todo momento en un juzgado escoltado por un fuerte despliegue de seguridad que ha sido el encargado de desplazar al terrorista.

A la salida de los juzgados, tanto el abogado del acusado, Johan Eriksson, como el fiscal Hans Ihrman se han amparado en el secreto de sumario para no desvelar detalles de la declaración de Akilov y para no entorpecer un proceso largo en el que varias personas están siendo investigadas.

Rakhmat Akilov era un albañil que no dudaba en mostrar públicamente su simpatía por el Estado Islámico a través de las redes sociales y el cual tenía, desde hace mes y medio, una orden de expulsión de Suecia tras ser denegada en junio su solicitud de asilo en el país. Además, de solicitar que se le cambiara el abogado de oficio que le fue asignado por otro de confesión musulmana suní. Una petición que el pasado lunes le fue denegada.

Recordemos que Akilov fue detenido el pasado viernes, en un piso subarrendado situado el suburbio de Vârberg, horas más tarde del atentado que se cobró la vida de cuatro personas -dos suecos, un belga y un británico- y en el que resultaron heridas otras 15 personas, de las cuales nueve aún permanecen hospitalizadas y dos en estado muy grave.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 + catorce =