“Pasé una depresión de la leche, me quedé sin cargo, sin nada en el partido, y encima me quedé un poco solo. Lo he pasado muy mal, sí, muy mal”.  A Jesús Eguiguren (Aizarna, Guipúzoca, 1954) el hombre que fue designado por el Gobierno de Zapatero para negociar con ETA, el proceso de paz le ha terminado costando la salud y el puesto de diputado socialista que siempre ha llevado con orgullo. En 2002 era el presidente del PSE pero hoy, catorce años después y pese a su impagable contribución al final de la violencia en el País Vasco, no solo no tiene un merecido monumento en su honor en una plaza pública, sino que vive apartado de la vida política. “El enfrentamiento con la gente del PSOE no fue grato, me hicieron el vacío, me tomaron por un loco, caí enfermo, y ya llevo años así. Había mucha gente que estaba acostumbrada al terrorismo y no lo veían como un problema histórico. La paz para muchos fue una putada”, asegura. Todavía lo paran por la gente para abrazarle y agradecerle que ya no haya bombas ni tiros en la nuca, pero España es un país que se olvida fácilmente de aquellos que dan lo mejor de sí mismos por una causa noble y justa. “Pues sí, es una cosa muy rara, es como si los partidos hubieran estado acostumbrados al terrorismo y al final dijeran: joder, este cabrón nos ha hecho la paz, ahora se va a legalizar Bildu, nos van echar del Gobierno…” Hoy los ciudadanos de Euskadi pueden caminar con tranquilidad por la calle sin miedo a que estalle un coche bomba, y eso es gracias a un hombre que cierto día lo empeñó todo a cambio de terminar con la violencia, un ciudadano de a pie que un buen día cogió una furgoneta y se plantó en Ginebra para vérselas, cara a cara, con Josu Ternera. El final de ETA es un hecho histórico, pero detrás de la historia siempre hay nombres propios, valientes, heroicos, aunque Eguiguren quiera ser modesto y diga que solo cumplió con su obligación. Nombres que con frecuencia, y más en este país cainita, son condenados al escarnio y al olvido.


 

¿Personalmente cómo te sientes? ¿Te sientes orgulloso del trabajo realizado, de haber sido el hombre que terminó con ETA?

Pues es una sensación un poco ambivalente porque en teoría era lograr lo que nunca pensamos que se iba a lograr, que era terminar con el terrorismo. La banda siempre había estado ahí y pensábamos que seguiría así siempre. Lograr haber terminado con ETA y que yo haya sido uno de los protagonistas en lograrlo es una gran cosa, aunque uno mismo suele apreciarlo menos porque yo lo hice todo como si estuviera cumpliendo con una obligación. La gente todavía me sigue felicitando por la calle, y me da las gracias. En fin, que me han machacado la derecha y los programas aquellos de tertulias que había, pero eso no tenía ninguna incidencia en el País Vasco.  En la calle, todo el mundo se fijaba en mí y me tenían como el artífice del alto el fuego, porque vieron que sobre todo en la última fase me peleé con Madrid y con mi propio partido. Y entonces pensaron: coño , este hombre dice la verdad, si tiene que enfrentarse con su partido se enfrenta. Y eso para la mentalidad vasca es la hostia. Pues sí, me volví el hombre más popular de aquí, pero el enfrentamiento con la gente del PSOE no fue grato, me hicieron el vacío, me tomaron por un loco, caí enfermo, y ya llevo años así.

O sea que aquello te costó la salud…

Sí, en parte supongo que, después de tantos años, aunque yo no tenía miedo, la tensión acumulada cuando todo se acaba te produce estas cosas. Empecé a acordarme de los muertos, me iba a la cama pensando en las víctimas y me despertaba igual. Lo peor fue que perdí toda fuerza física y psíquica incluso. Pasé una depresión de la leche, me quedé sin cargo, sin nada en el partido, y encima me quedé un poco solo… Lo he pasado muy mal, sí, muy mal.

Parece que en este país a quien hace un buen servicio por la patria se le condena al ostracismo en lugar de ponerle un monumento en la plaza pública…

Pues sí, es una cosa muy rara, es como si los partidos hubieran estado acostumbrados al terrorismo y al final dijeran: joder, este cabrón nos ha hecho la paz, ahora se va a legalizar Bildu, nos van echar del Gobierno… La paz es una putada para muchos, era mucho mejor que HB siguiera ilegalizada. Al legalizarlos te quitan alcaldías, te echan del Gobierno. Había mucha gente que estaba acostumbrada al terrorismo, que llevaba su escolta, y como no veían en el terrorismo un problema histórico, sino algo con lo que había que andar con cuidado cada día, pues tuve muchos problemas dentro de mi partido… Todo eso lo he ido superando porque decidí apartarme, no pelear más, y dedicarme a mejorar un poco mi salud.

Y cuando echas la vista atrás ¿piensas que mereció la pena?

Sí, los guipuzcoanos somos castellanos viejos, y desde pequeño te meten dos ideas en la cabeza: una es la de no mentir, aunque luego la gente miente como en todas partes, pero bueno. Lo de mentir los padres insisten mucho. Y luego hay otra cosa, que es cumplir con la obligación, que también te lo meten en la cabeza cuando eres pequeño. Y yo, cuando hago la valoración, me digo a mí mismo: joder, he cumplido. Me ha costado vivir toda la vida perseguido por el terrorismo, me ha costado lograr algo por lo que me siento muy orgulloso y que la gente me lo agradece. Pero el efecto no ha sido el de sentirme la hostia sino más bien desanimarme. Pero he cumplido con mi obligación.

Foto: Garoa

Hablemos del proceso de paz. Los contactos previos entre el Partido Socialista de Euskadi y miembros de Batasuna se iniciaron allá por el año 2000. Por lo que cuentas en tu libro todo empezó en el caserío Txillarre de Elgoibar…

Bueno, pues las conversaciones se iniciaron a través de Pello Rubio, un amigo común mío y de Otegi, que es el dueño del caserío. Entonces vivíamos una situación política peor que la que estamos pasando, gobernaba el PP, el PNV estaba con su desafío secesionista, había una tensión terrible, muchos atentados, y en aquel contexto a este hombre se le ocurrió juntarnos, que en aquel momento era pecado mortal porque el PP, la prensa, todo el mundo estaba detrás de estas cosas. Se había firmado un pacto antiterrorista que prohibía hablar con esta gente. Pero como pensábamos que teníamos capacidad para hacerlo discretamente, sin que se enterara nadie, empezamos a reunirnos en ese caserío y allí estuvimos cinco años o así, sin que nadie se enterara, ni el partido en Madrid, ni la prensa, ni la Policía, ni nadie.

O sea, fueron cinco años de conversaciones previas, de tanteos, por así decirlo…

Sí, más que nada fue un planteamiento para hablar y ver por qué habían fracasado los procesos anteriores, y en ese sentido pues buscar una nueva vía de negociación o diálogo que evitase los escollos donde habían fracasado los anteriores procesos.

Y empezaste a hablar con Arnaldo Otegi, ¿qué relación teníais?

Bueno, yo tenía una relación distante, porque ya sabes que el Partido Socialista y Herri Batasuna casi no nos hablábamos, bien es cierto que Arnaldo estuvo en el Parlamento conmigo. De modo que de vista y eso ya nos conocíamos, algunas palabras habíamos cruzado, pero vamos… no éramos amigos de la infancia y tal, como se dijo, yo era presidente del Partido Socialista de Euskadi y él era la cabeza visible de Batasuna.

¿Y desde el primer momento pusisteis las cartas sobre la mesa o ibais con ases en la manga?

Bueno, al principio… ¿cómo te explico? Lógicamente no sabemos muy bien de qué va la conversación, lo que pasa es que enseguida, por mi parte, yo no entré a discutir políticamente con él, fui a por el factor humano.  Teníamos más o menos los mismos años, los dos teníamos hijos, él me decía: sois gilipollas porque nos metéis en la cárcel, tenéis ochocientos presos vascos. Y yo le decía: os van a ilegalizar, nosotros estamos enterrando compañeros, albañiles, trabajadores de todo tipo que no tienen la más mínima responsabilidad política en nada. Entonces nos dijimos: esto es un problema que tenemos que arreglarlo entre nosotros; Madrid ya tiene asumido el terrorismo vasco y no le podemos dejar este problema a nuestros hijos así que vamos a empezar a hablar en serio. Y la sorpresa fue que él también quería hablar en serio para buscar una fórmula que terminara con esta lacra. Al principio no informamos al Gobierno, empezamos en el 2000, yo creo, y hasta que se produjo el cambio de Gobierno, ya con Zapatero, no informamos de nada.

Quizá esa fue una clave del éxito de las negociaciones.

Por supuesto, por supuesto…

La discreción me imagino que era fundamental…

La discreción fue la clave, y el hecho de hacerlo en un caserío, en un momento político en que nadie se podía imaginar que el PSOE y Batasuna pudieran estar hablando, y luego el haber tomado las medidas de seguridad necesarias.  Yo siempre decía que me iba para casa y me iba para allá. Y a Arnaldo y a otro los traía el casero en una furgoneta, entre lechugas, medio escondidos. La cosa funcionó en parte por lo inesperado que era todo.

Y luego es cuando llega la primera carta de ETA, que la recibiste tú personalmente. ¿Qué decía esa primera carta?

Sí, claro, lo que pasa es que nosotros, cuando empezamos a hablar, partíamos de la base de que el PP repetiría legislatura. Era yo el único que decía que iba a ganar Zapatero, nadie se lo tomaba en serio, pero cuando ganó yo informé al partido de lo que habíamos hecho en secreto durante cinco años y en qué situación estaba el proceso y que había que dar el paso ahora que estábamos en el Gobierno y contactar con ETA. Les convencí de que nosotros buscaríamos los mecanismos para hacerlo y que el Gobierno no correría ningún riesgo. Y en ese sentido se le dijo a Arnaldo que provocara que ETA mandara una carta al Gobierno. Yo estaba en Badajoz. Me acuerdo de que cuando llegó la carta me fui para Guipúzcoa a recogerla y de Guipúzcoa directamente a Santander para entregársela a Alfredo Pérez Rubalcaba.

¿Y en ese momento qué te dice él cuando le entregas la carta?

Bueno, él era muy escéptico sobre la experiencia. Pero me dijo que se abría el proceso porque así se lo había encargado el presidente. Cuando llegó la carta, él tenía miedo de que si el Gobierno contestaba, ETA lo utilizara para presionarlo, porque históricamente ya lo había hecho. Pero nosotros habíamos conseguido, a lo largo de esos primeros cinco años, y sobre todo al principio, en el momento en que había más terrorismo, que en los últimos tres años, sin declarar tregua ni nada, no hubiera atentados. Esos tres años que estuvimos hablando en el caserío no hubo atentados, tampoco hubo tregua, pero no hubo atentados. Entonces nosotros teníamos esa baza para decirle al ministro: oye, mira, si han parado los atentados solo porque estamos conversando nosotros, eso quiere decir que tienen interés y que no va a haber atentados si responde el Gobierno. Y el Gobierno respondió a la carta diciendo que estaba dispuesto a hablar con ellos.

Luego hubo dos cartas más… En la tercera misiva ETA fija una cita en el hotel Wilson de Ginebra para el inicio de las conversaciones. ¿Le dejasteis elegir a ETA el terreno neutral para las conversaciones?

Sí, en el hotel Wilson de Ginebra. Es en la tercera carta donde ellos proponen una cita concreta en ese lugar. Nos dijeron que estuviéramos a tal hora, que preguntáramos por tal nombre, en fin nombres falsos, y el Gobierno ahí se asustó un poco cuando llegó la hora de la verdad, pero yo presioné mucho, y le dije al ministro: joder, es una oportunidad después de haber conseguido que en tres años no peguen un tiro, justo cuando el terrorismo está en una fase de agotamiento y a HB ya no le gustaban los atentados. Después de un largo análisis y unas discusiones, Rubalcaba me llamó un día y me dijo que el presidente había autorizado que me fuera para Ginebra.

Entonces la cita es el martes 21 de junio de 2005, víspera de la investidura del lehendakari Ibarretxe y tú no podías faltar a la votación. ¿Es cierto que fuisteis en una furgoneta y que tuvisteis que darle esquinazo a los escoltas que os acompañaban?

Sí, sí, es cierto, al final todo el proceso lo hicimos a nuestra manera, a la manera guipuzcoana que decimos, que es hacer las cosas con naturalidad. Allí nunca hubo ni fondos reservados, ni aviones, ni nada por el estilo, no dejábamos ninguna señal. Entonces me tenía que ir para Ginebra y al del caserío Txillarre le dije: tengo que ir a Suiza. Era el primer viaje, aunque yo ya conocía Ginebra. ¿Por qué no vamos los dos? ¿por qué no te vienes?, le dije. Yo antes había hablado con Otegui sobre ver cómo afrontábamos el encuentro con ETA, jugábamos siempre con red, y nada, el hombre se cogió la furgoneta y me acompañó. Yo creo que condujimos todo el día, llegamos por la noche a Ginebra.

Diez horas de viaje…

Sí, unos ochocientos y pico kilómetros.

Y también he leído que tuvisteis que dar esquinazo a los escoltas.

Sí claro, yo tenía que hacerlo, les dijimos que íbamos a Barcelona. Ellos, cuando sales del territorio autonómico, se retiran. De manera que hicimos como que nos íbamos hacia Navarra, y cuando se retiraron volvimos y pasamos a Francia, Bayona, Toulouse, autopista de Lyon, un viaje relativamente cómodo pero largo hasta Ginebra. Era el día de las elecciones gallegas, me acuerdo porque entramos en la Sociedad del Deportivo de La Coruña y allí estaban hablando de las elecciones. Al día siguiente tenía que estar a las once y media de la mañana en el hotel Wilson. Para preguntar por mí tenían que preguntar por Miguel. Me senté en el hotel Wilson y me quede dormido, se me pasó la hora, pero luego me informé en recepción por si alguien había preguntado por Miguel y no lo habían hecho. Como estaban de intermediarios observadores los de la organización Henri Dunant les llamé y les dije que no había aparecido nadie por el hotel y que yo por la noche me tenía que ir otra vez a San Sebastián porque tenía votación del lehendakari en Vitoria al día siguiente y había empate, o sea que no podía quedarme más. Entonces los de Henri Dunant me preguntaron si yo estaba dispuesto a reunirme con los de ETA aunque fuera una hora. Eso implicaba que tenía que volver conduciendo por la noche. Les dije que me daba igual, que prefería estar con ellos ya que había viajado hasta allí. Y nada, nos llevaron a un hotel, nos subieron a una sala, nos presentaron con nombres falsos. Yo ya conocía a Josu Ternera y él también me conocía muy bien a mí y tuvimos una conversación parecida a la primera en Txillarre, a nivel personal. Yo me acuerdo que les dije: oye, ya sabeis que yo no soy un negociador de toma y daca, he venido aquí a resolver el tema si se puede resolver, con buena voluntad, ya veis que no viene un policía ni un funcionario ni nada de eso, sino el máximo representante del socialismo vasco. Y él, por su parte, me dio la misma sensación, de que iba en serio, de que iban sinceramente. Insistió mucho en que las negociaciones anteriores siempre habían fracasado en parte porque la gente que enviaba el Gobierno no tenía ni idea, que eran policías o personajes raros con los que no se podía tener confianza, con los que no se podía negociar. Pero esta vez era distinto, y si nosotros íbamos en serio, ellos también. Me comentó que como un gesto de buena voluntad habían tomado la decisión de no matar políticos. Le contesté diciendo que se ahorraran el gesto de buena voluntad porque para mí un guardia civil era tan importante como un político, y les conté que tenía que volver a casa porque tenía que votar al día siguiente. Lo entendieron y quedamos ya para la siguiente reunión. Llegamos a Vitoria, voté, y ya solo, me volví para Ginebra otra vez.

En esa reunión estaba Josu Ternera y había otra persona…

Sí estaba Ternera y Juan Carlos Yurrebaso, además de los mediadores de Henri Dunant.

Por cierto, los mediadores ¿cómo se eligieron?

Se pactaron.

Entonces te vuelves para Vitoria y días después tienes que regresar a Ginebra.

Días después no, vuelvo a San Sebastián de noche. Voy al Parlamento a votar, voto y me vuelvo a Ginebra el mismo día.

Menuda paliza, irías a base de cafés ¿no?

Sí, pero en aquel momento la preocupación principal era que pasara algo, que empezara el diálogo, no quería perder ni un segundo.

Y en esa segunda cita la cosa está más organizada, incluso os ponen pizarra y televisión…

Sí, ya la segunda reunión era una reunión formal. Yo le pedí el coche a alguien para que no me reconocieran. En un lado de la mesa estaba yo, que fui solo, porque en todo este proceso de negociación anduve solo a partir de aquel momento. Al otro lado estaban Yurrebaso y Josu Ternera, en la esquina de la mesa la traductora y en el otro lado los de la Henri Dunant.

Y en ese momento tiene lugar el atentado en el Estadio de la Peineta, en Madrid.

Nada más llegar se produce el atentado y a mí me dicen, de Madrid, que vuelva. No pensaba volver ni muerto antes de ver lo que salía de aquel diálogo. Entonces les conté la historia de que al día siguiente los de ETA iban a dar una explicación de lo que había pasado, aunque no hubo ninguna explicación, pero bueno, ya se les olvidó en Madrid, y entramos a la negociación.

¿Fue el propio Rubalcaba el que te dijo vente para acá que esto no va a ningún sitio?

Sí, sí, yo mantenía una relación directa con Rubalcaba.

Decides seguir hasta el final y hasta te quedas sin dinero. Nadie te echa una mano, ni el Estado, ni el Partido Socialista, se acaba convirtiendo en algo personal…

Es que nosotros nunca pedimos una peseta a Madrid ni tampoco nos la ofrecieron. En parte el ministerio lo hacía para desligarse de nuestra aventura, por si salía mal poder decir que esto al fin y al cabo había sido cosa de otra gente. Sí, solía ir con mi dinero, tarjetas no podíamos utilizar para no dejar rastro, la verdad, creo que no tenía ni coche en aquella época. Y aunque lo hubiera tenido no hubiera ido con mi propio vehículo, lo importante era ir con el coche de otro para no dejar rastro de que habías estado en Ginebra. Pero alguna vez sí es verdad que pedí dinero al partido, sin decir exactamente para qué era.

Foto: ETB
Foto: ETB

¡Entonces se puede decir que la paz en Euskadi la pagaste tú de tu bolsillo!

Ja, ja, ja, nunca se me había ocurrido.

Los días iban cayendo. Por la mañana os reuníais… ¿qué hacías por la tarde? Imagino que debiste sentirte muy solo…

Yo conocía Ginebra porque en los veranos, cuando era estudiante, solía ir de cocinero para pagarme el curso y, por ejemplo, el Centro Henry Dunant estaba al lado del restaurante en el que trabajaba yo. El método de trabajo lo establecieron los de ETA y los observadores porque siempre hubo la sospecha de que Josu Ternera estaba enfermo, yo siempre transmití así a Madrid. Establecimos ese sistema que para mí era un chollo: trabajabas por la mañana, las tardes libres, según ellos para preparar las propuestas del día siguiente, pero yo las propuestas las llevaba ya en la memoria, y me quedaba la tarde para otras cosas. Y así era el sistema. Estaba totalmente solo allí, pero a pesar de la escasez de dinero lo pasaba bien. Ni estaba amargado, ni sufriendo, yo lo pasaba bien. Días calurosos, días preciosos, paseaba por el lago, por el jardín botánico…

¿De qué hablabas con Josu Ternera cuando no trabajabais en la negociación?

Es muy difícil de explicar porque la gente se imagina un encuentro entre un representante del Gobierno con una banda terrorista que te ha matado un montón de amigos y conocidos, y eso era algo terrible, pero yo iba a lo que iba. No tenía la sensación de estar reuniéndome con ningunos sanguinarios y además, como a Josu Ternera lo conocía prácticamente desde el segundo encuentro, no hubo tensiones personales, nos llevábamos bien. ¿Que de qué hablábamos? En fin, de lo que se habla a esas edades, de los hijos, de los acontecimientos que ocurren en el mundo, del País Vasco, luego empezaron los Sanfermines y todas las mañanas, como veíamos por la televisión el encierro de Pamplona, pues comentábamos cómo había ido el encierro. Pero vamos, hablábamos como amigos desde el principio. Esas cosas que dice la gente,  que cómo te atreves a hablar con un terrorista, no era así, era como hablar con un político cualquiera.

En ningún momento te sentiste intimidado, no sentiste miedo…

Nada, nada, en ningún momento.

¿Ni te sentiste vigilado, no solo por la gente de ETA sino por los servicios de inteligencia?

No, no, estaba convencido de que no me seguía nadie. ¿No ves que al Gobierno no le interesaba que me siguieran? Y además que yo lo hacía de tal forma, con un coche prestado, que sabía que no me seguían.

Hay un momento que se acaba la fase Suiza y se abre la vía Noruega.

Acabamos la vía Suiza el 14 de julio, me acuerdo de que era el día de la fiesta nacional de Francia y luego acordamos reunirnos después del verano para ratificar la hoja de ruta que habíamos aprobado en Ginebra. Ese 14 de julio voy en coche, me viene a buscar mi cuñado, me acuerdo que había muchos vascos porque era el Tour y todo Euskadi se traslada a las carreteras de Francia para ver la carrera, así que pasé por un aficionado más del Tour. De modo que vine y en verano no pasó nada.  Le llevé el acuerdo a Rubalcaba, no me cambió ni una coma, con lo cual me quedé muy satisfecho, tenía miedo de que empezara a cambiarme esto y aquello y de que a la hora de ratificar con los de ETA pudieran decirme que no tenía autoridad, pero ocurrió lo contrario. En septiembre u octubre, cuando nos reunimos de nuevo, el que traía cambios era él y yo traía ratificado el acuerdo.

Esto es cuando os reunís en el famoso balneario de Oslo.

Sí, creo recordar que la ratificación se hizo en Oslo, efectivamente…

Notas de Eguiguren sobre la mesa de negociación.
Notas de Eguiguren sobre la mesa de negociación.

Pero ahí la negociación se torció, Josu Ternera venía más duro que antes.

Claro, una cosa es Ginebra en julio, que tiene sol, calor, gente en la calle, todo lleno de latinos a la orilla del lago, pero en Noruega me acuerdo que cuando llegamos hacía bastante mal tiempo y nos llevaron a un balneario que estaría a media hora de Oslo. Nos metieron en ese hotel, le adjudicaron a ETA una planta, a mí otra, todo lleno de servicios de seguridad y agentes secretos. Teníamos prohibido bajar para que no nos reconociera nadie y ya te puedes imaginar lo que es Noruega, ni los pueblos parecen pueblos, ni los bosques parecen bosques, y sobre todo anochece enseguida. Digamos que el confort no era el mismo que en Ginebra, lo cual influía también en el carácter, pero sobre todo Josu Ternera vino con un montón de cambios en el documento que habíamos aprobado ya. Yo al principio me asusté, porque siempre se suele decir que ETA, mientras negocia, va elevando el listón. Pensé que me empezaban a tomar el pelo, que querían subir un escalón. Recuerdo que me levanté de la mesa, y que intervinieron los mediadores para decirme que lo de Ginebra había salido por la buena química personal nuestra y que me tranquilizara, que los cambios no iban a ser para tanto. Bueno, costó bastante, pero al final llegamos también a un acuerdo. Asumí parte de los cambios que me plantearon.

¿Eran inasumibles esos cambios que proponía ETA?

No, a lo que allí llegamos fue a fórmulas intermedias, yo qué sé, es que todo esto es complicado, es vivirlo…

¿Qué tipo de cambios?

Pues por ejemplo yo, en el primer documento, conseguí que el Gobierno español respetara la voluntad o las decisiones que tomaran los vascos, algo así era el primer punto, e imagínate que en la segunda ronda de reuniones de ratificación este hombre me viene con las siguientes preguntas: ¿vascos? ¿pero quiénes son vascos?, para nosotros Navarra también está incluida, también queremos poner el concepto Euskal Herria para que esté dentro Navarra, me sugerían. Y yo les respondía: oye, para mí los vascos son los vascos y no es Navarra, aunque hay muchos navarros que son vascos. En teoría parecían cosas irresolubles pero se resolvieron enseguida, aprobé una cosa que decía que Euskal Herria era una entidad cultural con vínculos sociales, humanos, políticos, de todo tipo, pero que estaba dividida en dos comunidades autónomas. Luego tuvimos que hacer una aclaración que afectaba a todo el texto donde decía que para él los vascos eran vascos y navarros, y yo que para mí vascos eran los de Euskadi. Unas discusiones de estas, en fin, terminológicas…

¿Temiste que el proceso pudiera descarrilar?

En esa segunda reunión sí que tuve miedo. Cuando le vi con todos esos cambios me preocupé mucho y además, según los mediadores, yo no estaba actuando como en Ginebra, pero bueno, a medida que iba resolviendo temas me di cuenta de que ahí no había más remedio que llegar al acuerdo y que era posible. Eso sí, yo del marco democrático no me podía salir. El tema serio era que ellos pedían garantías de que la policía no hiciera detenciones durante el proceso. Eso lo habíamos medio pactado en la ronda de Ginebra, lo que ocurre es que claro, salió esa discusión. Ellos pedían que la Ertzaintza, la Policía y la Guardia Civil, en fin, que mantuvieran una especie de calma, que levantaran el pie del acelerador, esa era la expresión, y yo les decía que a la Guardia Civil no había quien le ordenase nada, que solo obedecían al duque de Ahumada para quitarles la idea de la cabeza. Pero es que además, aunque se ponga eso por escrito en un papel, las detenciones no dependen del Gobierno ni, a veces, de las Fuerzas de Seguridad, porque cuando un juez ordena la detención de alguien, la Policía tiene la obligación de detenerlo. Entonces ahí se atascó gran parte de la discusión y yo les aclaré que eso que habíamos firmado en Ginebra no había sido ninguna argucia de un leguleyo. Era un tema irresoluble, no había forma de que un juez no ordenara la detención de alguien si cometía un delito o aparecía en un proceso. Ellos querían evitarlo, pero claro, no había forma. De modo que estuvieron en verano consultando con los suyos; una de las pegas principales que surgió fue esa, que ellos pensaban: nos dicen que no nos van a detener pero no lo pueden garantizar. Ese era un problema que no pudimos resolverlo. Acordamos también que HB era ilegal aunque actuara como si fuera legal. Eso no me parecía ningún problema porque ya actuaba como si fuera legal. Creo que el resto fueron problemas de palabras, luego quisieron añadir unos anexos en el acuerdo y yo me negué porque entonces ya no era el acuerdo firmado. Les propuse que pusieran aclaraciones en lugar de anexos y en esas aclaraciones fue donde incluyeron que el derecho vigente sería el de cada momento, que podía cambiar. Todo eran obviedades para mí, pero ellos creían que podía haber trampas en ese tipo de cosas.

Y así terminan los contactos, vuelves a Biarritz y cuatro meses después, el 22 de marzo de 2006, llega el anuncio de la tregua de ETA y la declaración de Zapatero. ¿Qué te vino a la cabeza en ese momento?

Yo vuelvo a casa pensando que para Navidades o así habrá tregua, pero estuvimos hasta marzo. Se nos hizo larguísimo, ellos nos habían asegurado que enseguida declararían la tregua, pero nos dimos cuenta de que algo pasaba, que algún problema tenían, y entonces un día cogí el coche y me fui a Suiza a ver qué pasaba. Me dijeron que no había ningún inconveniente, solo que querían que toda la organización estuviera de acuerdo. Nos dijeron que estuviéramos tranquilos. Y nada, la tan esperada tregua salió al final.

Más tarde volvisteis a Noruega. Pero Josu Ternera ya no llevaba la voz cantante, aparece Thierry. Las cosas volvían a torcerse…

Bueno, cuando se produjo la tregua yo iba hacia Madrid y tenía en el coche una cinta de música preparada para escucharla en cuanto se produjera la tregua. Era una cinta de Pablo Milanés. De ese día recuerdo que todo el mundo me felicitaba por la calle. Lo que hicimos Josu Ternera y yo fue fijar la hoja de ruta. Había que empezar la negociación y para ello habíamos puesto fecha, los miembros que iban a formar parte de la negociación, los observadores, en fin, todo estaba calculado. Incluso había un apartado que quiso introducir Henry Dunant que era que en la negociación teníamos que estar Josu Ternera y yo en persona. Ellos atribuían el acuerdo de Ginebra en gran parte a la química personal que habíamos tenido, eso estaba acordado.  Pero ahí se torcieron las cosas, nos llamaron pero las reuniones de negociación no empezaban, y nos llevaron a un encuentro en Oslo. Me acuerdo que fui en un coche hasta Ginebra y desde Ginebra en un avión de los servicios secretos nos llevaron a Josu Ternera y a mí a Oslo.

Empezaba a haber disensiones en la banda…

Te explico, en esta primera reunión no se empieza a negociar, solo van a quejarse de que hay detenciones y de que no se cumple lo que habíamos firmado. Hubo dos o tres reuniones de reproches del uno al otro. En una de esas reuniones se sentó en la mesa y puso sus cojones Thierry, que no sabíamos ni quién demonios era. Curiosamente, Josu Ternera no se sentó en el centro y allí se dijeron alguna barbaridades. Insistieron en los incumplimientos pero en la segunda reunión ya no vino Ternera y vino Thierry. Le molestaba el ambiente de la negociación, le molestaban los observadores del centro Dunant. Me dijo: esto lo arreglamos tú y yo enseguida,  vámonos a un bar para hablar. Y en esa comida me di cuenta de que el proceso estaba en quiebra porque este no admitía la hoja de ruta que habíamos pactado. No decía que no la admitía pero planteaba temas como la reforma de la Constitución, la comunidad autónoma única en dos años con la inclusión de Navarra, cosas que eran inviables y que en la hoja de ruta habíamos obviado. Entonces me soltó que lo que él decía iba a misa, que era el jefe. Todo el mundo allí se quedó extrañado de que Thierry fuera el jefe.

Hubo un cambio…

Sí, había cambiado la correlación de fuerzas en la dirección de ETA. Entonces este había decidido romper la tregua salvo que se le aceptaran todas las condiciones que ponía.

Luego el atentado de la T4 ya estaba preparado…

Yo creo que lo tenían preparado sí.

Cuando se produce el atentado, ¿qué piensas? ¿crees que ya se ha ido al traste todo?

Pues en parte sí, en parte no. ¿Por qué no? Porque yo ya sabía que iba a haber algo gordo, porque me lo dijo Thierry.  Él me dijo: vamos a volar Madrid. Yo informé al ministerio pero no me lo tomaron en serio. Debieron pensar que iba a ser un atentado pequeño en una gasolinera porque hasta ese momento ETA jamás había atentado sin romper la tregua antes. Todos los expertos policiales, la Guardia Civil, todos, creían que antes de atentar romperían la tregua. En cambio a mí Thierry me decía que iban a volar Madrid. Entendí por su expresión que iba a haber un atentado gordo y así lo transmití a Madrid, aunque no conseguí hacerles creíble la amenaza. Yo lo estaba esperando. En el momento del atentado de la T4 me encontraba con Arnaldo Otegi en el caserío, eran entre las seis y las ocho de la mañana, una hora intempestiva, y así nos enteramos. Arnaldo dijo que eso no podía suponer la ruptura de las negociaciones, porque en principio parecía que no había muertos, pero yo le iba informando, un muerto, dos muertos, y le dije: Arnaldo esto se acabó, esto solo tiene un arreglo, que ETA emita un comunicado condenando lo que ha ocurrido, y si no olvídate, porque nadie va a negociar en estas condiciones, ni Madrid ni nadie. Ha habido muertos y la responsabilidad es vuestra, le dije. Yo estaba desolado en ese sentido pero ya conocía el mundo de HB y de ETA como si fuera uno de ellos. Casi pensaba como uno más de ETA. Sabía que había mucho descontento en Batasuna y que el atentado iba a hacer que muchos de ellos se levantaran contra la banda y le exigieran que parara. Y así fue, eso ocurrió. E incluso con la prisión de Otegi me dio que pensar que perdíamos la primera parte del partido, pero estaba seguro de que en la segunda íbamos a ganar por goleada. O sea que nunca di por terminada la obra iniciada en Txillarre. Suelo decir que la paz nació de los escombros de la T4 y por primera vez toda la gente de HB vio que el Gobierno quería negociar y que fue ETA quien rompió la tregua.

Ahora que Otegi ha salido de la cárcel, ¿crees que es buena idea que vuelva a la primera línea de la política para encabezar el proyecto de autodeterminación del País Vasco?

Hombre, esto se lo he dicho yo también a él. Optar a la Lehendakaritza es muy arriesgado para él porque siendo el líder más destacado que tiene la izquierda nacionalista va a quedar unido a su persona el resultado electoral. Y los tiempos que corren para Bildu no son buenos porque aquí Podemos está muy fuerte. Con lo cual Otegi se puede quemar, y además está su pasado… Pero bueno, parece ser que la situación en Bildu es muy anárquica y no pueden prescindir de Arnaldo para mantener la unidad y para movilizar a la gente.

¿La paz es irreversible o pueden volver a las andadas?

Lo de ETA es absolutamente irreversible. Aquí en Bildu hay un grupo radical que discrepa de la estrategia de Otegi. Pues a ese grupo ETA en sus comunicados lo critica. No hay posibilidad de vuelta atrás porque no lo quieren.

¿Las heridas entre los vascos han cicatrizado?

Yo creo que se han cerrado mucho antes de lo previsto. Siempre dije que aquí la reconciliación se haría enseguida porque la gente convive en los barrios, sus hijos van a las mismas escuelas, toman la hostia en la misma iglesia, es una sociedad que vive pegada, Bildu, PSOE, PNV, PP, todos. Desde el momento en que dejó de haber tiros, no es que hubiera voluntad de reconciliación sino que se hizo inevitable. Y además HB quiso congraciarse con todo el mundo porque sabían el pecado que llevaban dentro. Hay sectores minoritarios que no lo pueden olvidar, que hagan lo que hagan no les van a perdonar nunca, nunca perdonarán a Otegi ni a Bildu. Creen que si antes eran unos hijos de puta ahora lo seguirán siendo, pero yo creo que el resto, la mayoría, ha pasado página. La sociedad en general también tiene algo de culpa de que existiera ETA. Yo por ejemplo pasé página, no me he hecho amigo de ellos, no ando con ellos, pero no se me ocurre reprocharles nada ni siento rencor ni nada. Eso es según como sea cada persona.

¿Habrá comunicado final o el final ya ha sido?

Piden un gesto del Gobierno que diga que ha habido un acuerdo para disolverse y sobre los presos. Pero yo creo que el Gobierno del PP no ha querido saber nada y eso va a seguir así, pero bueno, da lo mismo que se disuelvan o no, aunque yo creo que en un momento dado Bildu les obligará a hacer un gesto de disolución, aunque sea solo formalmente, porque le perjudica mucho a la izquierda abertzale que ETA siga existiendo. En algún momento habrá una entrega de armas, aunque tampoco quedan muchas, y en cuanto a la disolución, en ETA solo quedan cincuenta tíos en Francia, no más, y los tendrá controlados la policía.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete − 6 =