Uno de los factores que más influyen en el coste de la hipoteca, además de factores básicos como el plazo, el tipo de interés o las comisiones, es el nivel de vinculación de los préstamos hipotecarios. La contratación de productos con coste como seguros, tarjetas o planes de pensiones es una de las maneras habitual para ofrecer mejores precios, a cambio de “casarnos” con nuestra entidad. ¿Resulta siempre conveniente o es más bien un gasto innecesario? El comparador bancario HelpMyCash.com nos lo aclara.

¿La vinculación es obligatoria?

Según el artículo 12 de la Directiva Europea de Hipotecas, los bancos no pueden ofrecer paquetes cerrados que incluyan la hipoteca y una serie de productos vinculados. El cliente tiene la libertad de escoger el grado de vinculación que quiere tener y las entidades no pueden supeditar la concesión del préstamo a la contratación de una serie de extras.

El único seguro que es obligatorio contratar cuando firmamos una hipoteca es el antiincendios, aunque este puede ser contratado libremente con cualquier entidad aseguradora. De este modo, mediante la comparación del seguro con los del resto del mercado, es posible conseguir cierto ahorro en la póliza.

¿Sale a cuenta?

Si sale a cuenta o no, depende por una parte de la idoneidad del propio producto. Es decir, en ocasiones la propia vinculación puede resultar atractiva desde un punto de vista práctico. Si estábamos pensando en abrir un plan de pensiones, tal vez no nos resulte tan incómodo contratar dicho producto. Sin embargo en este punto en particular no podríamos dejar de comprobar otros aspectos como la rentabilidad o las comisiones que aplica la entidad.

También podemos estudiar la vinculación desde un punto de vista meramente económico. En primer lugar, averiguaremos a cuánto asciende el coste de cada producto vinculado que nos sugiera la entidad. En estos casos, los bancos suelen indicar a cuánto asciende la bonificación por cada servicio que firmemos, por lo que el siguiente paso sería utilizar un simulador de hipoteca, para calcular cuál es la cuota que nos queda en los diferentes escenarios.

Si juntamos la “necesidad real” que tenemos de contratar más productos y el beneficio (o coste) de la vinculación, tendremos una imagen bastante detallada sobre si nos conviene o no.

Vinculación sin coste

No tenemos que pensar que todos los aspectos de la vinculación son negativos. Si antes hablábamos de los productos con coste, también existen productos que nos serán ofertados y que no suponen ningún coste para el cliente.

Tenemos por ejemplo la domiciliación de nómina y recibos. El ingreso periódico de nuestro salario en el banco, además de tener un carácter gratuito, suele permitir también acceder a una serie de ventajas según cada entidad, pero pueden ir desde la exención de comisiones en tarjetas u otros productos, hasta descuentos en tiendas y gasolineras.

Sin embargo, si únicamente tenemos abierta una cuenta corriente en la entidad, para que sirva como plataforma para el pago de las cuotas, que sea gratis o no dependerá de una serie de factores.

Si contratamos la hipoteca antes de 2013 y no realizamos ningún movimiento en dicha cuenta más que para abonar las mensualidades, esta debería ser gratuita. Si, por el contrario, firmamos la cuenta ya entrado 2013, existen una serie de puntos clave para determinar si corresponde pagar por la cuenta o no:

  • El banco debe haber informado previamente a los clientes a través de un documento obligatorio que especifica la exigencia de contratar una cuenta vinculada a la hipoteca.
  • La entidad debe informar al cliente del coste total que supone el mantenimiento de dicha cuenta asociada a la hipoteca.
  • Tanto la contratación como su coste deben recogerse de forma expresa en el contrato
  • Dicho coste no puede ser modificado unilateralmente por la entidad a lo largo de la vida del préstamo personal o hipoteca, por lo que para cambiar las condiciones de la cuenta asociada a la hipoteca, deberían consultar con nosotros, y en el caso de no que no estemos conformes no podrían cambiar ningún aspecto.
¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × tres =