Màxim Huerta, el ministro más breve de la democracia, anula su cuenta en Twitter tras aprender que por la boca muere el pez. Cuando buscamos su cuenta en la red social del pajarito nos encontramos que “esta página no existe”.

Después de más de 71.000 tuits y de su imprudencia de no deshacerse de la cuenta antes de salir a luz pública su nombramiento como ministro, aparecen las primeras polémicas. Tras ser nombrado ministro de Cultura y Deportes emergieron rápidamente mensajes del pasado en los que renegaba del deporte. En uno de los mas divulgados, y ya desparecido, pero nunca borrado, se leía: “Umberto Eco: “odio a los deportistas”. Yo, el deporte. Qué manera de sobrevalorar lo físico! Ozu”. O este otro: “No tuiteo de futbol porque no tengo ni puta idea. Perdonadme”.

El ministro más breve de la historia de España no siempre fue vilipendiado, el partido animalista PACMA lo felicitó por su defensa de los animales y la repulsa por el mundo de los toros. –en España a la fiesta de los toros se la considera cultura-.

El ex ministro había tuiteado cosas como: “Y de pronto eres Ministro y haces lo que te da la gana. Ea”. O “Y pensar que a los políticos no sólo les votamos sino que les pagamos!”, mensajes que permanecerán en la historia de esta red social para siempre. También escribió: “Juro cumplir las obligaciones de ministro… jajajaja. #ObjetivoColocados”.

Su última polémica provenida de su asunto con Hacienda, un mensaje escrito años antes decía: “Estar al día con Hacienda ya no se lleva”. O “La tolerancia que tenéis hacia los futbolistas en cuestión fiscal…”.

Màxim Huertas había escrito demasiados tuits como para pasar inadvertido. Su imprudencia en mantenerlos una vez conocido su nombramiento no le costó el puesto, pero le hubiera ahorrado muchos quebraderos de cabeza. Al final su imprudencia y su deseo de pagar menos impuestos, le ha costado el puesto de ministro y el Twitter.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

doce − ocho =