Los pobres no existen en España, esto es así. Lo demuestra no solo su desaparición de los medios de comunicación, sino sobre todo el hecho de que don Mariano Rajoy Brey describiera ayer la totalidad de la población española, durante la sesión de investidura, con la expresión “los ricos y los no ricos”.

Los pobres no existen, pero existen, y ahí está el fastidio. En su muy conocido y eterno empeño por molestar, los pobres siguen ahí, e incluso hay quien afirma haberlos visto. Esa y no otra es la razón por la que me atrevo a dirigirme al muy ilustre presidente en funciones y registrador de la propiedad –ah, la propiedad, de eso se trata–, para hacerle llegar mi modesta proposición, mucho más sencilla, dónde va a parar, que la del maestro Swift.

Allá va.

Bien es sabido que lo que no se nombra no existe, y que lo que no existe no puede sufrir ni protestar. Por si eso fuera poco, a los pobres, en caso de existir, el sufrimiento se les supone de cuna y la protesta ya la tenemos gravada. Así pues, lo más sensato e higiénico es, sin duda, liquidar de una vez por todas a todos esos individuos no existentes en España.

¿Cómo? Matándolos, claro. La Historia demuestra que solo hay una manera efectiva de desaparecer un engorro de tamaña dimensión: Eliminar definitivamente su existencia física, pesada, insistente, embarazosa.

Pese a que me gustaría decorar esta propuesta mía con florituras y sutilezas, detallaré los pasos de manera breve y concisa, dado que el señor don Mariano Rajoy Brey es hombre de pasito a paso, y poco dado a lecturas largas o complejas que enturbiarían su plácida existencia.

Paso 1. Para eliminar a los obstinados no existentes en España, debe utilizarse el censo de pobres que maneja el Instituto Nacional de Estadística (INE). Deberían sumársele los seres humanos encerrados en los centros de concentración denominados CIEs, así como todos los que constan en los seudocensos que obran en poder de la ONGs dedicadas a la atención de individuos carentes de papeles.

Paso 2. Una vez localizados los individuos a eliminar, el Gobierno deberá organizar cuadrillas de jóvenes sin empleo procedentes de las clases “no-pobres” –ergo existentes–, así como de hinchadas organizadas entre lo que se conoce como ultras de clubes de fútbol, sector que el presidente registrador conoce y goza. Se recomienda hacer hincapié en lo que la actividad exterminadora tiene de deportivo, o sea, saludable. Este paso no supone un gran trabajo (aunque sí regocijo), ya que, siendo los pobres de natural esperanzado, la mayoría acudirá por su propio pie al lugar donde se les cite con la excusa que se considere conveniente.

Paso 3. Utilícese para la eliminación, además de los citados CIEs, aeropuertos en desuso, pistas de Fórmula1, polideportivos abandonados, ciudades de la Justicia a medio levantar y los numerosos terrenos que la acción de los no-pobres recalificó pero no llegó a construir.

Paso 4. Procédase al exterminio. Para ello, puede usarse cualquiera de los métodos que los múltiples ensayos de la Humanidad han demostrado útiles. Pero déjenme decirles que yo prefiero la hoguera.

Paso 5. Recomiendo tener especial cuidado a la hora de elegir el terreno donde inhumar los restos de los no existentes, ya que las tierras de España se encuentran todavía sembradas de fosas comunes y cunetillas ya ocupadas de antiguo.

Me permito indicar, por último, que los beneficios de esta acción no se limitan a hacer coincidir la engorrosa realidad con los deseos del muy ilustre Gobierno del reino de España: Que no haya pobres. También, y esto es sin duda más importante, supondrá una nada despreciable creación de puestos de trabajo.

El descenso en las cifras del desempleo resultante, junto con la desaparición DEFINITIVA de la pobreza, serán minuciosamente relatada en los medios de comunicación para alegría y pompa del Ejecutivo. Cabe señalar que éstos, dado que hace tiempo eliminaron a los pobres de la realidad existente, no publicarán noticia de la operación, algo que, pese a restarle sentido de gesta, ahorrará cualquier posible problema internacional, desde luego procedente de allende las fronteras europeas.

Para terminar, me permitirá el presidente en funciones de la propiedad de España un último consejo: Todo este operativo debería finalizar antes de la próxima temporada estival, para que los alegres muchachos puedan cumplir religiosamente con su labor de camareros en los centros a los que acuden esos millones de turistas que son orgullo y bandera de nuestro D. Mariano Rajoy Brey.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorSánchez y Rajoy, dos líderes fallidos
Artículo siguienteEntre lo malo y lo peor
Periodista y escritora, estudió Ciencias de la Información en la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha ejercido como periodista en El Mundo, Cadena Ser, Radio Nacional de España, El Periódico de Cataluña, Cuatro, Telecinco, Antena3 Televisión,... Ha sido (por este orden) redactora de calle, entrevistadora, reportera, guionista de radio y televisión, columnista política, analista política, columnista cultural, articulista, jefa de sección, jefa de redacción y subdirectora. Directora de D16.com

5 Comentarios

  1. Es curioso, como atacan a Rajoy. La corrupción, la tienen las personas, no los partidos, y está en todo el mundo mundial, pero a España, le ha atacado una enfermedad que se llama “mala memoria crónica”, por no decir otra cosa.Es bien sabido que el Sr Rajoy, representa el centro derecha de nuestra socidad,y como tal, defiende el capital, que es el único recurso que genera empleos y da confianza a los ciudadanos.En los gobiernos socialistas y de izquierda, el capital huye, por la desconfianza, y no podemos ser tan ingenuos, que pensemos que con la izquierda o el socialismo nos va a disminuir el paro.Ahora tenemos dos disyuntivas, que son: dejar que los ricos ganen mas por arriegar su capital en crear negocios y puestos de trajo, o apretar al rico, que pague mas, y por ende, hecerle huir del país, con su capital naturalmente.En eso, deben de pensar los españoles, y miren uds. no entro a valorar la integridad de España en materia territorial, ni la simpatía absurda que tienen la izquierda con los musulmanes por su alto porcentaje de ateos o anticristianos. Ahora bien, que país va bien con sistemas de izquierda, nómbreme alguno.

    • Que la corrupción radica en las personas y no en los partidos era una realidad universal hasta que llegó el Partido Popular. Este partido ahora está imputado como tal por corrupción, rompiendo así la regla.

    • Por otra parte, el elevado nivel de ateos viene a sólo a confirmar una realidad: que dan igual cristianos que musulmanes.

  2. Es increible todo lo que escucho:
    Sanidad publica
    Mi hijo nacio hace dos años yo no tuve que pagar nada por su nacimiento al contrario encontre un servicio hodpitalario a la altura de mis expectativas si hubiera sido privado no lo hubiera podido costear.
    Hablais de la la energia:
    En el caso de Iberdrola podeis llamar y llevar la factura a ultimo recurso si este su nombre y existe y vereis como baja.
    Hay mucha informacion pero quedaros con la que contrasteis no con la de fulanito que ya viene desviada.
    Las cosas hay que mejorarlas pero no caigais en la hipocresia y mirar el dia a dia hace verse reflejado en quien nos govierna.
    No existen ideas existen personas.
    Ni izquierda ni derecha.
    Todos juntos.

  3. O sea que lo que dice el Juez Ruz de que el Pp es una organizacion montada para robar desde que se creo, es mentira??ya….Defender que lo que hay o sea derecha capitalista y estafadora,, porque a ver diganme paises de izquierda, o sea socialistas..pocos..porque en cuanto suman ,se les hace un golpe de estado, o golpe militar, o simplemente una guerrita.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × tres =