No podría haber elegido mejor enunciado para este artículo.

Comienza…. bueno, mejor dicho, continúa la persecución sin descanso a quienes desean terminar de una vez por todas con la corrupción en este país.

Claro, el problema es que muchos de los políticos y políticas que luchan por ello, resultan ser del partido endemoniado llamado Podemos. Y eso sí que no. Por ahí ni en broma.

¿Por qué entro así? Pues bien, resulta que hay un chico canario, para más detalles, chicharrero, y con rastas en su cabeza pensante, que es diputado por Tenerife. Y no se le ocurre a este chico una vez más, que lanzar misiles dialécticos en lenguaje coloquial para que todo el mundo le pueda entender.

Coge y empieza arremeter contra el PP, Ciudadanos, La Banca….

Vamos, que repartió del derecho y del revés, contando lo que ganan unos y otros en los diferentes puestos de supuesta responsabilidad.

¿Y cuál es la reacción? Pues hablar del chalé de Pablo Iglesias y lo que ganan en sus puestos de trabajo muchos de ellos. O meterse con el aspecto de Alberto, porque su pelo y su vestimenta como que no es digno de estar en un hemiciclo. Comprenderán que ya por ese hecho queda más que claro que aquí se gana más votos yendo encorbatado y engominado, que ir con el aspecto de alguien que no deja de ser representante de la sociedad de a pie, no a la de alta cuna.

Eso ha sido más que suficiente para que los de siempre lancen sobre él toda clase de descalificaciones, y como no, de nuevo los chalés de algunos de sus representantes (hablamos de los diputados de dicha formación política).

Así se cumple una vez más, una parte de esta sociedad prefiere tener al partido del PP gobernando, aunque hayan cogido “prestado” millones entregados en sobres blancos, azules, negros, verdes…. de nuestros impuestos (porque ese dinero sí ha salido de ahí) a que Podemos forme parte de un gobierno, aunque sea de forma directa o indirectamente.

Todo esto se ha desatado, porque no sé si habrán enterado que PP, Ciudadanos, la banca y el espíritu santo se niegan a que a los ciudadanos de a pie se les suba el SMI (Salario Mínimo Interprofesional) a 900€.

Y la bronca se produce porque si eso se lleva a cabo el país se va a la mierda. Tal cual lo han expuesto los perjudicados que no son otros que los que cobran millones hasta por calentar el colchón.

Y es ese el escenario el que tenemos. Una vez más se ha demostrado que a una gran parte de a sociedad le sigue viniendo bien que les robe, porque más vale que lo hagan los de siempre, a que lo puedan hacer los que acaban de llegar. Porque claro está, parece ser que gobernar es igual a robar. En esas seguimos estando.

Mi querido Alberto, llevo años siguiéndote y además hemos compartido tertulias, manifestaciones, y conmemoraciones que a ambos nos compete, mal que le pese a muchos.

He sido testigo de la persecución hacia ti por ser un defensor de los DDHH, algo que parece molestar bastante.

Quizás Alberto deberías meterte en unos pantalones de pinzas, con la raya en medio bien planchadita, cortarte el pelo y dejar las rastas en una gaveta de tu casa, y ya, si nos ponemos, deberías defender un poquito a la banca, porque no es justo que los machaques. Y menos aún a la banca.

Vamos, que directamente Alberto, deberías dejar de ser tú.

Yo que os digo. Que seguiré escribiendo de forma llana para que todos me entiendan y espero y deseo que Alberto siga haciendo lo mismo, porque esa es la finalidad, llegar a la sociedad sin exclusión alguna. Esa exclusión que siempre le ha servido a quienes hablan con tecnicismos para que sólo se enteren los de siempre.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × 3 =