Décadas después de que el dirigente socialista Ramón Rubial pronunciara la mítica frase: “Primero España, luego el PSOE y después nosotros, los militantes”, ayer, Artur Mas rememoró dicha cita adaptada a su propia realidad: “Primero es el país, después el partido y por último la persona”.

Llama la atención que en tiempos tan convulsos y en el que la brecha independentista con el resto de España parece infranqueable, sea uno de sus líderes soberanistas el que opte por una frase de un dirigente socialista tan importante para la familia del PSOE.

Con una frase tan contundente, Mas trató ayer de despedirse de los medios, de la opinión pública y publicada por la puerta grande. Sin embargo, en las preguntas posteriores a su intervención en la rueda de prensa ya algún periodista trató de “aguarle la fiesta” al preguntarle si su despedida no tenía que ver con las nuevas pesquisas que están a punto de ver la luz en el Caso Palau.

Artur Mas, para quien su imagen pública es importante, da un paso a un lado ante sus problemas con la justicia pero dejando claro que con esta decisión no abandona la política.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

doce + quince =