Son varios los datos que presentan las mujeres atendidas por Cruz Roja que preocupan a la organización: más del 60% de las mujeres en edad activa atendidas están en situación de desempleo; entre las trabajadoras, el 80% son trabajadoras pobres; los hogares monomarentales representan más del 37%; el 73,5% de las mujeres atendidas se encargan solas del trabajo doméstico y de crianza de los hijos e hijas; más del 92% de los hogares de las mujeres atendidas está en riesgo de pobreza y exclusión.

La construcción de una sociedad en la que no exista la desigualdad, la discriminación, ni la violencia de género continúa siendo una tarea pendiente. Cruz Roja, como organización humanitaria está en contacto directo con esta realidad. La desigualdad persiste en todo el mundo, privando a mujeres y niñas de derechos y oportunidades fundamentales por el simple hecho de ser mujeres.

De este modo, la organización, a través de proyectos busca paliar las situaciones de pobreza, mejorar la empleabilidad y favorecer la generación de mercados laborales inclusivos. En 2017, intervinieron con más de 51.4000 mujeres, de las cuales el 24% ha logrado su inserción laboral.

La violencia de género es la manifestación más brutal de la desigualdad de género. Por ello, Cruz Roja cuenta con proyectos dirigidos a mujeres víctimas de la violencia de genero. En 2017 se atendió a más de 20.000 mujeres y a sus hijos e hijas, a través de iniciativas de acogida temporal, asesoramiento jurídico, acciones de orientación y apoyo psicosocial o acompañamiento a recursos comunitarios. Cuentan también con el Servicio de Atención y Protección a Víctimas de Violencia de Género (ATENPRO), cuya titularidad pertenece al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y gestiona la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

Uno de los objetivos principales de la organización es acelerar la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), en concreto, el objetivo número 5: lograr la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas. Un objetivo especialmente necesario para evitar que haya casi 15 millones de niñas que contraen matrimonio al año, las 133 millones de mutilación genital femenina que han sufrido niñas y mujeres en todo el mundo. Proponen “poner fin a todas las formas de discriminación contra las mujeres y las niñas en todo el mundo; velar por que todas las niñas y niños terminen los ciclos de la enseñanza primaria y secundaria; erradicar todas las prácticas nocivas como el matrimonio infantil, precoz y forzado”.

Cruz Roja Española también trabaja en el ámbito de la protección a las personas en situación de Trata de Seres Humanos. En 2017, más de 250 personas fueron formadas para poder detectar a víctimas de la Trata y se acompañaron a más de 1.000 personas, en su mayoría mujeres y niñas, al observarse indicadores de estar sufriendo una situación de trata de seres humanos.

El año pasado, las mujeres representaron el 56% de las personas participantes en los proyectos específicos de intervención social. Al fin y al cabo, son mujeres ayudando a mujeres. Y es que las mujeres son, en mayor grado, víctimas de la pobreza y la vulnerabilidad social, según informa Cruz Roja.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis − 5 =