Si tomamos un perfil de personas con quince años o más que están desempleadas más de un año, la consideración que la OCDE da al término “parado de larga duración”, los datos de la Encuesta de Población Activa dados a conocer esta semana indican que más de la mitad de los desempleados que hay en España tienen este perfil.

Pero este no es un problema exclusivo de nuestro país. Según los datos de la OCDE, este es uno de los principales problemas que tienen que resolver las economías desarrolladas. O sea que no es privativo de España. De hecho, Grecia ocupa la cabeza de la lista con el 70% del total de desempleados, seguida de Eslovaquia, con un 62,3%, e Italia, Irlanda y Portugal con cifras cercanas al 58%. En España, los parados de larga duración suponen un 51,6% del total. 

Según datos que ha recogido el Instituto de Estudios Económicos, IEE, en Alemania, Francia y los Países Bajos, las cifras se sitúan por encima de la media de los miembros de la OCDE, una media que está en el 33,8%.

Por debajo de ella encontramos al Reino Unido, Finlandia, Austria, Dinamarca y los Estados Unidos donde los datos oscilan entre el 20 y el 18% de parados de larga duración.

El Instituto de Estudios ha comparado estos datos con los de 2007. La tendencia es al alza. Es decir, que hay países que doblan porcentajes de parados de larga duración respecto a los que tenían en 2007. Sólo Eslovaquia, República Checa, Hungría, Alemania, Polonia, Suiza, Estonia, Turquía e Israel han logrado reducir los porcentajes de parados de larga duración en sus países.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 − dos =