Millones de españoles y españolas se levantan a diario para levantar el país, generarse unos ingresos dignos (una gran parte no lo consigue) y pagar sus impuestos para que políticos como Esperanza Aguirre pague sus campañas electorales. Algo así demuestra la documentación incautada en casa del ex-tesorero de la duquesa consorte, Beltrán Gutiérrez. Como ha puesto al descubierto el periódico El Mundo, entre la documentación incautada se encuentra otra fórmula de financiación ilegal del Partido Popular de Madrid.

En este caso parecer ser que la campaña de 2007 fue financiada a través de pagos indirectos de la patronal madrileña CEIM a las diversas agencias de publicidad que contrató el partido conservador. Del total de 3,1 millones de euros no contabilizados de la campaña electoral la CEIM, presidida en aquellos momentos por Arturo Fernández, abonó más de un millón de euros. El reparto, según consta en los papeles del ex-tesorero, fue el siguiente: 700.000 euros para publicidad en prensa y radio; y 300.000 en publicidad exterior. Ese dinero se abonaba a las agencias de publicidad Carat, Sintra y Over Marketing.

Over Marketing es una de las empresas del “conseguidor” del PP Diego Mercado, quien está siendo investigado (imputado) por amañar varios contratos de administraciones del PP. Como se ha demostrado, esta empresa recibió 360.000 euros entre 2005 y 2006 en publicidad de la inacabada Ciudad de la Justicia de la Comunidad de Madrid. Luego Francisco Correa y sus amigotes le dejaron sin pastel bajo el auspicio del aguirrismo.

Desde CEIM, y ante la gravedad de los hechos, su presidente actual, Juan Pablo Lázaro, ha solicitado que se abra una investigación interna mediante una auditoría externa a la propia institución. “En el caso de que dicha investigación interna arroje cualquier irregularidad, CEIM la trasladará, con total transparencia, al juzgado instructor que está instruyendo la supuesta campaña de financiación ilegal” ha comunicado la patronal madrileña. No desean verse presas del aguirrismo de su anterior presidente.

¿Qué es CAM?

En las cuentas que el PP de Aguirre y de Pío García Escudero entregó a la Cámara de Cuentas sólo constaban 2,6 millones de euros. Según la documentación de Beltrán se gastaron 5,7 millones por los que quedan 3,1 millones. De esos, un millón se estima que fue entregado por CEIM, ya que los apuntes y referencias cruzadas de los mismos indican que lo pagaba Diego de León (calle donde tiene su sede la patronal). Los 2,1 millones restantes fueron abonados por empresas como Acciona (300.000), Grupo Ortiz (150.135) y Publibus (300.000). Empresas que, ¡oh casualidad!, han sido beneficiadas con diversos contratos públicos del Faraón Gallardón y de Aguirre.

Sin embargo, existen en las anotaciones unas siglas que son más complicadas de determinar, aunque su aportación total a esa financiación ilegal llega hasta el millón de euros. CAM puede significar Caja Madrid o Comunidad Autónoma de Madrid. En estos momentos la investigación está tratando de averiguar cuál de las dos posibilidades es la más factible. Aunque en los mismo documentos se pueden ver anotaciones que indican que hubo algunos pagos de administraciones sin especificar. Siendo la época de Miguel Blesa se podría conjeturar que CAM sería Caja Madrid (actual Bankia). Pero en el mundo oscuro y corrupto de Aguirre cualquier posibilidad es factible.

Financiación ilegal y corrupción el legado de Aguirre

No es nuevo en la gestión de Esperanza Aguirre, quien llegó al gobierno regional gracias al tamayazo financiado por empresarios cercanos a su entorno, el despilfarro y la doble financiación. La utilización de Fundescam (fundación del PP madrileño) para financiar la campaña de 2003 según los sumarios del caso Gürtel es sólo el primer paso. Como se recordará, diversos empresarios realizaron donaciones a la fundación conservadora a fin de que tuviese el suficiente dinero para financiar la segunda campaña electoral de 2003. La que acabó aupando a Aguirre al poder. Estos hechos al haber prescrito en el momento en que aperturaron las diligencias judiciales no pudieron ser llevados a juicio. Sin embargo, la investigación del caso Púnica y los propios papeles incautados al ex-tesorero podrían contener información de que el delito de financiación ilegal a través de Fundescam es continuado y por tanto punible.

Sorprende que Aguirre, quien no pagaba la luz de su palacete sino que se la pasaba a la Comunidad de Madrid, mantenga que no ha escuchado, no sabía o no conoce. Todos los que han trabajado con ella o han visto su forma de actuar como máxima responsable de la comunidad madrileña saben que es la reina del ordeno y mando. Hasta el cargo más pequeño en un pueblecito de la sierra norte era fiscalizado por la duquesa consorte. De hecho el equipo que posee en el Ayuntamiento madrileño está compuesto por todos aquellos que, aún, no han sido encausados de los que le quedan de sus equipos anteriores.

El dinero de todas estas trapacerías ilegales al final sale del bolsillo de los contribuyentes. Acciona no dona presuntamente 300.000 euros de sus beneficios en cualquier lugar de mundo, sino que lo hace de los beneficios obtenidos de hacer la tunelación de la M-30, de autopistas o a saber qué otros contratos públicos. O el amiguísimo Arturo Fernández, que casualmente, obtenía numerosas adjudicaciones en Hospitales e instancias públicas, como la cafetería de la Asamblea de Madrid que fue intervenida por la UCO para investigar posibles fraudes. Por ello, los 60.000 euros de donación que reconocía Fernández no salían de sus bolsillos sino del de todos los madrileños y madrileñas.

Aguirre puede aparcar en la Gran Vía, atropellar a un funcionario público, colocar a todos los más corruptos del mundo mundial en los cargos de la Comunidad de Madrid, pero nunca sabe nada y nunca pasa nada. Y lo que es peor nunca paga nada de su bolsillo. Porque incluso su salario se financia gracias a los impuestos de la ciudadanía.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 + Nueve =