El ex presidente de la Generalitat Artur Mas, acorralado por las confesiones de Félix Millet y Jordi Montull ha trasladado a Junts pel Sí (JxSí) su disposición a comparecer en el Parlament, después de que todos los grupos parlamentarios de la oposición hayan registrado una solicitud para que acuda a dar explicaciones sobre la financiación de la antigua Convergencia.

Como no podía ser de otra manera, Artur Mas defendió ayer jueves a la entrada de un acto en Barcelona, a su extesorero Daniel Osácar frente a “las mentiras” de Millet, Montull y la hija del último Gemma. Esta semana, en el marco del juicio por el caso Palau, los tres han acusado a su expartido Convergencia Democrática de Catalunya (CDC) ante un juez de Barcelona, de cobrar comisiones de empresas constructoras como Ferrovial a través del Palau de la Música mediante pagos en metálico, facturas falsas y convenios con su fundación afín.

Según Mas, ambos “mienten” porque “ésa es su manera de protegerse de quienes necesitan rebajar sus penas tras haber estado robando dinero del Palau de la Música”.

En el juicio hoy le tocaba declarar a Pedro Buenaventura, exdirector territorial de Ferrovial, una de las empresas acusadas tanto por Millet como por Montull de financiar con hasta el 4% en comisiones ilegales a Convergencia, a cambio de adjudicaciones de obras.

El Fiscal acusa a Ferrovial de “utilizar la relación de patrocinio publicitario con el Palau” para transferir comisiones ilegales y “garantizar suculentas y continuadas adjudicaciones de obra pública a dicha empresa“. La constructora Ferrovial siempre ha negado el pago de comisiones.

El exdirector territorial de Ferrovial, Pedro Buenaventura, asegura que la constructora patrocinaba el Palau de la Música, entre otras cosas, para tener más presencia en Cataluña. Pedro Buenaventura, explica que Fèlix Millet le pidió que siguiera al frente de las obras del Palau de la Música, pese a que lo habían trasladado a trabajar a Polonia. A preguntas del Fiscal sobre ¿por qué entre 2001 y 2002 “se triplicó la aportación de Ferrovial al Palau, que pasó de 600.000 a 1.700.000 euros”? Buenaventura ha respondido que no tiene constancia de ello y que no recuerda ningún motivo que justifique el aumento, además de negar haber mantenido reuniones con los extesorero del partido, Daniel Osàcar y Carles Torrent. “Jamás he tenido ninguna reunión ni los he conocido” ha remarcado. Buenaventura también a negado la existencia de un aumento significativo en la obras adjudicadas a Ferrovial por este supuesto trato de favor. “Rotundamente no. Pero rotundamnete, además, no”. Pedro Buenaventura, ha finalizado su declaración negando con rotundidad haber financiado irregularmente a Convergencia a cambio de obra pública.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 + cuatro =