Amnistía Internacional (AI) ha hecho público su Informe Global sobre la Pena de Muerte en el Mundo. Según este documento en el año 2016 se produjo una reducción de 602 personas ejecutadas respecto a 2015, un 37%. Sin embargo, el número de ejecuciones se mantuvo por encima de la media de la década 2001-2010. El total de ajusticiados por pena de muerte es de 1.032 en todo el mundo.

Los países que más ejecutaron fueron China, Irán, Arabia Saudí e Irak, por este orden. El gigante asiático sigue siendo el líder en ejecuciones del mundo a pesar de que, según Amnistía Internacional, se «desconoce la verdadera magnitud del uso de la pena de muerte allí, pues los datos al respecto se consideran secreto de Estado». Por tanto, en la cifra global publicada por AI no están incluidas las, según la organización, miles de ejecuciones que estiman que se produjeron en China.

Del total de ejecuciones un 87% se produjeron en sólo 4 países: Irán, Arabia Saudí, Irak y Paquistán. La República persa ejecutó al 66% de las muertes registradas en Oriente Medio y en el Norte de África, y eso a pesar de que respecto a 2015 el número se redujo en un 42% (567). Respecto a Arabia Saudí mantuvo el número de ajusticiados a muerte (154).

Respecto al país occidental con mayor número de ejecuciones, Estados Unidos, por primera vez desde 2006 se encuentra fuera de las cinco primeras naciones en penas de muerte. Los 20 ejecutados en 2016 es la cifra más baja desde el año 1991.

A pesar de que estas cifras sean muy alarmantes, Amnistía ve algunos motivos para un optimismo moderado puesto que se ha reducido prácticamente a la mitad el número de países que han ejecutado a personas. De 40 países en 1997 se ha reducido a 23 en 2016, es decir, que más de dos terceras partes de los países del mundo son abolicionistas. Respecto a los países que no aplican la pena de muerte el número ha crecido de 64 en 1997 a 104 en 2016. Además, se produjeron 60 indultos o conmutaciones de pena en 28 países.

Sin embargo, aún queda mucho por hacer. En 2016 Amnistía Internacional registró 3.117 condenas a muerte en 55 países. Esto supone un incremento respecto a 2015 (1.998). AI ha detectado, además, que las condenas a muerte se han incrementado en países como Tailandia o Vietnam. En total hay 18.848 personas en el mundo condenadas a muerte.

También reseñable el hecho de que siga habiendo países que continúen ejecutando a menores de edad, como el caso de Irán, o que los mantengan en los corredores de la muerte, como ocurre en Arabia Saudí, Indonesia, Irán, Maldivas o Nigeria.

Respecto a las mujeres los datos de Amnistía Internacional reflejan que se ejecutó a mujeres en Arabia Saudí, Irán, Egipto y Japón. Respecto a los métodos de ejecución sigue destacando Arabia Saudí con la lapidación por adulterio. Amnistía ha recogido un caso en 2016, el de Fariba Khaleghi, que aún sigue condenada en el corredor por este delito.

También es destacable el hecho de que aún haya países que condenen a muerte por orientación sexual, como es el caso de Irán en que las relaciones homosexuales siguen castigándose con la muerte.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × 3 =