Son 250 sacerdotes de todas partes del mundo, apenas una minoría del cerca de medio millón que están ordenados, pero su petición de volver a las antiguas formas ha levantado ampollas. En una carta abierta titulada “Apelación Pastoral a los Obispos para una Reafirmación Apostólica del Evangelio” estos curas pretender recordar que cosas como las relaciones fuera del matrimonio son “pecado mortal”.

Critican duramente la posición aperturista del Papa Francisco, que entienden está provocando un “caos doctrinal” en la Iglesia. 11 de los curas firmantes son españoles, y el que más fervientemente lleva las riendas de la oposición radical en nuestro país es Christopher Hartley Sartorius, que trabaja con los pobres en Etiopía.

Hartley está promoviendo, a través de la red, la ‘Apelación Pastoral’ a los obispos de todo el mundo para que hagan frente a la deriva teológica que, en su opinión, se está viviendo en el actual pontificado, y que se plasma en la apertura a los gays, a los divorciados vueltos a casar o el debate sobre el papel de los laicos, el sacerdocio femenino o los curas casados.

En la carta abierta, los ultraconservadores reclaman a los obispos de todo el mundo y por tanto al Papa, que no permitan la comunión a los divorciados vueltos a casar, gays y demás personas que “cometen actos objetivamente malos” pero “se sienten subjetivamente libres de culpabilidad”.

Entre otras cosas, los firmantes resaltan cómo “la actividad sexual fuera del matrimonio es en toda circunstancia gravemente malo”, algo que puede llegar a categorizarse como “un pecado mortal”. Para estos sacerdotes, la conciencia “puede juzgar erróneamente debido a la deformación que proviene de pecados anteriores”.

“Nos damos cuenta” aseguran en la carta, “como sacerdotes, de que muchos clérigos y laicos han sido tan afectados por las mentalidades seculares y la falsa teología moral de décadas pasadas que ahora ven el testimonio apostólico de la Iglesia como idealista, anticuado o incluso cruel”, resaltan estos curas, que aseguran que la actual situación de la Iglesia de Francisco resulta “desalentadora para los sacerdotes y podría llevarnos a evitar ofrecer una presentación clara y auténtica del Evangelio”.

El cardenal Brandmüller, uno de los cuatro firmantes de los famosos ‘Dubia’ contra los divorciados vueltos a casar, fue más allá, y recalcó que “quien defiende la ordenación de mujeres es un hereje y está excomulgado”, en una oposición y desafío directos al Papa Francisco.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Gracias a Dios que no estoy loca y que mis temores sobre este Papa , no estaban errados.
    Lamento ler cada cierto tiempo sus “cambios”, sus malas artes para introducirnos sus nuevas ideas, profundamente traicioneras a lo que siempre ha tenido la verdadera Iglesia.
    No quiero seguir porque estoy profundamente emocionada. Gracias sacerdotes verdaderos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × dos =