La recuperación que ha experimentado el mercado laboral en los cuatro últimos años ha tenido un efecto llamada entre los más jóvenes, lo que ha provocado que en ese periodo 100.000 menores de 24 años hayan comenzado a trabajar en el España habiendo concluido solo la enseñanza obligatoria, según se desprende del informe elaborado por la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE).

Durante la crisis se mitigó el abandono escolar temprano al verse reducidas las opciones laborales

En la actualidad hay más de medio millón de ocupados menores de 24 años cuya formación no supera la etapa secundaria obligatoria, de los que 100.000 se han ido incorporando al mundo del trabajo desde 2014, la mayoría de ellos (60.000) en 2017.

Según se desprende de los datos de la Encuesta de Población Activa, estos 507.400 trabajadores menores de 24 años que sólo cuentan en su currículo con la segunda etapa de educación secundaria con orientación general (ESO), como máximo, representan a más de la mitad de los 931.700 jóvenes ocupados actuales.

De ellos, 286.000 sólo ha terminado la primera etapa de la educación secundaria y 180.000 cuentan con la segunda etapa, aunque no han concluido el nivel escolar.

El nivel de ocupación entre jóvenes que no han terminado sus estudios -al abandonarlos sin concluir la enseñanza secundaria posobligatoria (Bachillerato o FP)- se ha incrementado en los cuatro últimos años, ya que a cierre de 2014 (primer año del que se tienen datos registrados) había 418.300.

De éstos, la mayoría eran hombres (242.400) y el resto mujeres (176.000), si bien su incremento desde 2014 hasta 2017 ha sido bastante equilibrado, sumando cada sexo cerca de 45.000 nuevos ocupados sin haber terminado sus estudios.

El abandono temprano de la educación y la formación se situó en 2017 en el 18,3% del total de jóvenes estudiantes, lo que supone un descenso del 0,7 puntos respecto al anterior, si bien esta tasa aún se sitúa por encima de la media europea.

Un informe elaborado por la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) señala que durante la crisis se mitigó el abandono escolar temprano al verse reducidas las opciones laborales de los más jóvenes, haciendo más atractiva la alternativa de seguir estudiando.

Junto a estos datos, el número de jóvenes que no estudian ni trabajan, los llamados ninis, también ha disminuido en el último año, en 68.100 personas, hasta un total de 1,08 millones de personas. Sólo en el último trimestre del año, el número de ninis ha disminuido en 246.500 personas. Por el contrario, en la actualidad hay 615.600 jóvenes que han logrado compaginar sus estudios con un empleo, los llamados sisis, tras crecer en 41.500 en el último trimestre del año hasta marcar la mayor cifra desde 2011. También el paro juvenil se ha reducido, en 400.000 personas desde que alcanzó su cifra máxima en 2012.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorA sus señorías no les gusta demasiado ir al Congreso
Artículo siguienteLa huelga del 8 de marzo debe servir para acabar con la desigualdad laboral y salarial
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis − 2 =