Instituto Cervantes, sede central. Festival Getafe Negro. Cuatro escritores en el escenario acompañados del creador del festival de novela policíaca de Madrid: Lorenzo Silva. Todos los autores son interesantes y dicen cosas interesantes, pero yo solo tengo ojos y oídos para la mujer vestida como Catwoman: Marta Robles, periodista y novelista. Lo primero que hace es cambiar el turno de las intervenciones, ella iba a ser la última en hablar pero le basta con entablar la espalda, afilar la mirada y dibujar una sonrisa: ya es la primera. Y habla. Y cuenta. Sobre su más reciente libro: La mala suerte (el título está bien, pero confieso que no se me queda, he tenido que mirarlo en google antes de ponerme a escribir). Aunque el título es lo de menos. Y quizá hasta el interior del libro es lo de menos. Lo de más es como lo vende, con una habilidad espléndida.

Dos preguntas:

“¿Se tienen hijos por generosidad o por egoísmo?

“¿Hasta dónde es capaz de llegar a una persona para conseguir tener un hijo?”

Ya está. La curiosidad del posible lector está garantizada. En los últimos leo sólo manga, ahora estoy con El Ataque a los Titanes y me gusta mucho, pero voy a hacer una excepción con La mala suerte, voy a pedirla y voy a leerla. Y lo voy a hacer porque me he quedado impresionado con Marta Robles. La conocía, sí, la había visto un par de veces, quizá tres, pero siempre ha sido estando Ana Gavín, y al lado de Ana Gavín hasta Catwoman es un gatito. Pero hoy, en el Cervantes, no estaba la Gavín, y la Robles se los ha comido a todos: elegante, rápida y certera. Ella sola era un festival, porque Marta Robles es una novela negra.

 

Tigre tigre.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 2 =