La joven activista Arantxa Mejías Cano, presidenta de la asociación de afectados por la venta de la vivienda pública de la madrileña Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS) a fondos buitre, lleva cuatro días sin piso. Y con ella, su familia. La empresa que se quedó la vivienda tras la venta del consistorio de Ana Botella no les ha renovado el alquiler, como explicamos en este diario. Enviamos una entrevista a Marta Higueras, Primera Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Madrid y concejala del Área de Equidad, Derechos Sociales y Empleo, interesándonos por el papel del actual consistorio y la situación de la vivienda protegida en Madrid a día de hoy.

Estas son sus respuestas: 

–¿Cuál es la situación exacta hoy de los pisos de protección oficial que vendió Ana Botella a fondos buitre?

–La política de vivienda que llevaba la corporación anterior estaba destinada fundamentalmente a la venta a entidades, fondos y particulares. Tanto en lo referente a la vivienda libre como a la protegida. Una vez vendidos estos pisos, dejan de pertenecer al patrimonio municipal, y por tanto son sus titulares, ya sean fondos o particulares, los plenos y legítimos tenedores a día de hoy.

–O sea, que como afirma la activista Mejías, el Ayuntamiento actual “poco puede hacer”. ¿Es eso cierto?

–El Ayuntamiento está iniciando los trámites para activar todas las acciones que se anunciaron en su día: La nulidad del proceso de venta, y ha remitido al letrado de la asociación de afectados por la venta de viviendas a fondos buitre la conformidad y el apoyo de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS) a la reapertura de la causa penal. Asimismo, está a la espera de la decisión que se adopte por el Tribunal de Cuentas.

–¿Cuántos pisos de protección oficial se encontró el actual equipo de gobierno?

–La reducción de viviendas municipales ha sido una constante en los últimos años. A fecha de diciembre de 2010, la EMVS tenía más de 10.600 viviendas en su patrimonio. Dos años después, en diciembre de 2012 había caído a 8.719. Y cuando este equipo llegó al Ayuntamiento, quedaban menos de 6.500 viviendas.

–¿Han tomado algina medida?

–Este equipo ha eliminado las ventas en los programas municipales desde su llegada, de forma que no sigan disminuyendo las viviendas propiedad de la EMVS.

–¿Cuántos de los pisos se encuentran hoy aún vacíos?

–Al llegar julio 2015, había más 2.146 viviendas vacías. Hoy quedan 1.113, de las que previsiblemente se adjudicarán 400 más dentro de lo que queda de año. Con ello, pretendemos acabar el año con 713 viviendas sin ocupar. A éstas tendríamos que sumar las que están actualmente en proceso de compra y que no sabremos el número exacto hasta que no termine la operación. Queremos comprar 150.

 –¿Cuántos aspirantes a ocupar los pisos vacíos esperan?

–El dato de solicitantes es difícil de determinar a julio 2015, porque se diferenciaban por programas de venta y alquiler, y la venta fue eliminada en ese momento. Por lo que podemos recuperar, había 3.500 solicitudes para alquiler. Hoy, superamos las 14.000 solicitudes para arrendamiento. Está prevista comisión de adjudicación a la vista de la modificación del reglamento publicada ayer este jueves 6, en el B.O.C.M, a finales de noviembre.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − 3 =