La madre superiora era el nombre en clave que empleaba la propia Marta Ferrusola, esposas de Jordi Pujol, para ayudar a su familia a acumular una fortuna sin precedentes.

Los investigadores de la Policía Nacional que indagan en la fortuna de la familia Pujol han cifrado, tras cinco años de investigación, en 69,08 millones de euros «el beneficio no justificado» que el clan acumuló desde 1990 «hasta la fecha». Un informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Financiera (UDEF) de la Policía Nacional, firmado el 24 de abril y al que ha tenido acceso ABC, realiza este cálculo después de describir a la familia Pujol como una organización criminal que actuó coordinada y unida para enriquecerse.

Por su parte, La Vanguardia explica que un documento bancario extraído del sumario del caso Pujol revela un código en clave, de índole religiosa, que utilizaba la familia con el objetivo de ocultar su dinero en Andorra. El documento contiene un mensaje manuscrito que habría escrito de su puño y letra la esposa del expresident.

Ferrusola se dirige a su gestor bancario en el Principado como “reverendo mosén” y se presenta como la “madre superiora de la Congregación”. Pero es que además, para pedir un traspaso de su cuenta a la de su hijo, Jordi Pujol Júnior, solicita el traspaso de “dos misales de mi biblioteca a la biblioteca del capellán de la parroquia”. El mensaje termina con una última orden: “Él ya le dirá donde debe colocarse”.

Los agentes policiales aseguran que los 69 millones de euros, cobrados en diversas divisas, serían el dinero sin justificar que la familia Pujol, con todos sus miembros imputados, recaudó gracias a una «actividad presuntamente ilícita y prolongada» en el tiempo, al menos desde 1990, cuando los siete hijos del expresidente de la Generalitat Jordi Pujol Marta Ferrusola abrieron cuentas bancarias en Andorra para recibir su parte. «Se ha probado que la familia Pujol estaría coordinada al objeto de recibir y repartirse desde 1990 y de forma continuada diversas cantidades de dinero de dudosa procedencia», señala el informe, que ocupa 102 páginas y que se refiere a los Pujol como «La familia».

El método utilizado por el clan Pujol -que mantiene sin fisuras que los fondos proceden de un legado del abuelo Florenci, pero no aportan ningún documentos para acreditarlo- incluye, según la Udef, unos «patrones comunes», un rasgo exigido por la ley para que exista una organización criminal. Los investigadores aluden a cuatro comportamientos: «ingresos en efectivo en cuentas en bancos andorranos, reparto vía transferencias entre las cuentas andorranas, actuaciones transnacionales dirigadas a garantizar la máxima opacidad del dinero y utilización de cualificados profesionales o expertos cuyas funciones estarían dirigidas a crear estructuras comerciales para» aflorar el dinero obtenido de forma ilícita y su integración en supuestos negocios legales.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × 1 =