Tal vez para muchas personas haya pasado desapercibida la controversia que está originando la nueva Ley contra la violencia hacia las mujeres, que el Consejo de Gobierno marroquí acaba de aprobar. Organizaciones de mujeres y feministas saltan la voz de alarma ante el retraso de su promulgación y las lagunas que siguen dejando en indefensión a las mujeres más vulnerables.

El pasado 8 de marzo, la ministra de la Solidaridad, Mujer y Familia, Bassima Hakkaoui, anunciaba que el proyecto de ley 103-13 vería pronto la luz. Y así ha sido como en la sesión del Consejo de Gobierno del pasado 17 de marzo, se daba luz verde a una legislación que no cuenta con todos los apoyos de la sociedad civil. Las asociaciones de derechos para las mujeres denunciaron en la víspera de la sesión la no conformidad con el texto.

Miembros del movimiento ‘Primavera de la dignidad’ y de la Asociación Marroquí de Derechos de la Mujer han hecho manifiesta su disconformidad ante algunas disposiciones de la nueva versión, que no incluye, por ejemplo, protección jurídica a madres solteras, mujeres migrantes y mujeres con necesidades especiales. De igual forma reclaman mayor precisión en la prevención de la violencia basada en el género, la represión de la violencia y de apoyo a las víctimas.

Así lo recoge ‘LA VIEéco‘ en una entrevista a Asmaa El Mehdi coordinadora de ‘Primavera de la dignidad’. “Esta versión está lejos de estar guiada por el enfoque de género. Es un agujero negro que absorbe lo poco positivo que se podría encontrar en otra legislación. Esto es una regresión significativa en términos de derechos de la mujer”.

El proyecto de ley fue presentado en noviembre de 2013, antes de que Abdelilah Benkirane diera carpetazo a la iniciativa y retomara una segunda versión del proyecto de ley, que en opinión de las organizaciones no cumple con las expectativas expresadas por la sociedad civil. Human Rights Watch también ha expresado su preocupación ante la vaga definición del maltrato y los vacíos legales que podrían ser aprovechados para legitimar o justificar algunas formas de violencia contra las mujeres.

El retraso en la promulgación de esta ley, ha sido interpretado como una falta de voluntad política para establecer una legislación eficaz ante la protección de las mujeres contra la violencia, de conformidad con los compromisos internacionales de Marruecos y las disposiciones de la Constitución.

Cifras sin cifrar

Si bien no existen datos oficiales públicos sobre la incidencia de la violencia contra las mujeres en Marruecos, las organizaciones no gubernamentales computan el registro de su alcance. Según la Federación de la Liga Democrática de los Derechos de la Mujer (FLDDF), registraron 2.472 quejas y 8.432 actos de violencia durante el año 2014. Un 47% correspondía al maltrato psicológico (insultos, críticas constantes, humillaciones, etc.), mientras que el 27% correspondía a la violencia económica (pérdida de sueldo, documentos administrativos o la falta de pago de la pensión alimenticia). El 15% de las quejas y actos de violencia fueron físicos. Por último, la violencia legal, que incluye el matrimonio infantil y la poligamia tuvo un registro del 7% y un 4% la violencia sexual.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 + 10 =